Efemérides


 


13 de mayo

 1869: Nace el historiador y filólogo Ramón Menéndez Pidal


Ramón Menéndez Pidal nació en el 13 de mayo de 1869 en La Coruña (España) y falleció en Madrid (España) el 14 de noviembre de 1968.

Filólogo e historiador español, fue el verdadero iniciador de la filología hispánica, creó una importante escuela de investigadores y críticos. Fue discípulo de M. Menéndez Pelayo en la universidad de Madrid, donde se doctoró en 1893. Miembro de la Real Academia desde 1902, presidió esta institución a partir de 1925.

A través del Centro de Estudios Históricos (fundado en 1910) y de la Revista de Filología Española (1914) propició el surgimiento de una nueva generación de investigadores como Américo Castro, D. Alonso o García Solalinde. Durante la Guerra Civil se refugió en Cuba y Estados Unidos.

Menéndez Pidal incorporó a los estudios lingüísticos y literarios españoles los métodos comparatistas e historicistas europeos, con lo que sentó las bases de la moderna filología hispánica y se convirtió en uno de los más prestigiosos romanistas de la época.

Con "La leyenda de los infantes de Lara" (1896) inició sus trabajos sobre épica española primitiva, labor continuada con una serie de ensayos sobre "El Poema del Mio Cid", cuidadosamente editado por él entre 1908 y 1911, y con obras como "La epopeya castellana a través de la literatura española" (1910) y "La Chanson de Roland y el neotradicionalismo" (1959). Su aprecio por la figura de Rodrigo Díaz de Vivar, en consonancia con los autores de la Generación del 98, lo llevó a escribir "La España del Cid" (1929), en la que manifestó su dimensión de historiador.

Aportación fundamental a la ciencia filológica fue su "Manual elemental de gramática histórica española" (1904), reeditado numerosas veces, en el que despliega sus vastos conocimientos paleográficos con extraordinario rigor. Asimismo investigó los romances castellanos en "Flor nueva de romances viejos" (1928), "Romancero hispánico" (1953) y "Cómo vive un romance" (1954).

Otros textos notables son "Poesía juglaresca y juglares" (1924), "Orígenes del español" (1926), "La lengua de Cristóbal Colón y otros ensayos" (1942), "España, eslabón entre la cristiandad y el Islam" (1956) y "El padre Las Casas y su doble personalidad" (1963).


12 de mayo

1926: El explorador Roald Amundsen sobrevuela el Polo Norte por primera vez

El explorador noruego Roald Amundsen nunca pisó el Polo Norte, pero el 12 de mayo de 1926 lo sobrevoló en el dirigible "Norge" en un vuelo desde Svalbard a Alaska, junto con el piloto e ingeniero italiano Umberto Nobile (diseñador del dirigible), el científico Lincoln Ellisworth (patrocinador de la expedición) y el explorador Oscar Wisting (que también había estado con Amundsen en el Polo Sur y que, por tanto, comparte con él el honor de ser las primeras personas en visitar ambos Polos) y otras doce personas más. El sobrevuelo del Polo Norte por parte de los 16 del Norge es indiscutible, pero la hazaña fue lograda también días antes por el estadounidense Richard Byrd quien el 9 de mayo del mismo año realizó su vuelo con un trimotor Fokker acompañado por Floyd Bennett, utilizando para su navegación una brújula solar, voló a una altura promedio de 600 metros y logró alcanzar la latitud del polo alrededor de las 09:02 h. El vuelo demandó casi 16 horas, regresando finalmente a su base en Bahía King donde fue recibido triunfalmente por su grupo y por el propio Amundsen.


11 de mayo

1904: Nace Salvador Dalí, pintor expañol

Salvador Domènec Felip Jacint Dalí i Domènech, más conocido como Salvador Dalí, Primer Marqués de Dalí de Púbol, nació a las 8:45 horas del 11 de mayo de 1904, en el número 20 de la calle Monturiol, en Figueras, provincia de Girona, en la comarca catalana del Ampurdán, cerca de la frontera con Francia y falleció el  23 de enero de 1989. Excéntrico pintor español es considerado uno de los máximos representantes del surrealismo.

El hermano mayor de Dalí, también llamado Salvador (nacido el 12 de octubre de 1901), había muerto de un "catarro gastroenterítico infeccioso" unos nueve meses antes (el 1 de agosto de 1903), por lo que decidieron ponerle el mismo nombre. Esto marcó mucho al artista posteriormente, quien llegó a tener una crisis de personalidad, al creer que él era la copia de su hermano muerto. Su padre, Salvador Dalí i Cusí, era abogado de clase media y notario, de carácter estricto suavizado por su mujer Felipa Domènech i Ferrés, quien alentaba los intereses artísticos del joven Salvador. Con cinco años, sus padres lo llevaron a la tumba de su hermano y le dijeron que él era su reencarnación, una idea que él llegó a creer. De su hermano, Dalí dijo:

"...nos parecíamos como dos gotas de agua, pero dábamos reflejos diferentes... Mi hermano era probablemente una primera visión de mí mismo, pero según una concepción demasiado absoluta".

Dalí también tuvo una hermana, Ana María, tres años más joven que él. En 1949 ella publicó un libro sobre su hermano, titulado Dalí visto por su hermana. En su infancia, Dalí trabó amistad con futuros jugadores del F.C. Barcelona, como Emilio Sagi Liñán o Josep Samitier. En época de vacaciones, en la floreciente Cadaqués, el trío pasaba mucho tiempo jugando al fútbol.

Dalí es conocido por sus impactantes y oníricas imágenes surrealistas. Sus habilidades pictóricas se suelen atribuir a la influencia y admiración por el arte renacentista. También fue un experto dibujante. Los recursos plásticos dalinianos también abordaron el cine, la escultura y la fotografía, lo cual le condujo a numerosas colaboraciones con otros artistas audiovisuales. Tuvo la habilidad de forjar un estilo marcadamente personal y reconocible, que en realidad era muy ecléctico y que "vampirizó" innovaciones ajenas. Una de sus obras más célebres es La persistencia de la memoria, el famoso cuadro de los "relojes blandos", realizado en 1931.

Como artista extremadamente imaginativo, manifestó una notable tendencia al narcisismo y la megalomanía, cuyo objeto era atraer la atención pública. Esta conducta irritaba a quienes apreciaban su arte y justificaba a sus críticos, que rechazaban sus conductas excéntricas como un reclamo publicitario ocasionalmente más llamativo que su producción artística. Dalí atribuía su "amor por todo lo que es dorado y resulta excesivo, su pasión por el lujo y su amor por la moda oriental" a un autoproclamado "linaje arábigo", que remontaba sus raíces a los tiempos de la dominación árabe de la península ibérica.

Sobre su arte y sobre sí mismo decía "...que no conozca el significado de mi arte, no significa que no lo tenga...", "La única diferencia entre un loco y yo, es que yo no estoy loco".

En 1916 descubrió la pintura contemporánea durante una visita familiar a Cadaqués, donde conoció a la familia de Ramón Pichot, un artista local que viajaba regularmente a París, la capital del arte del momento. Siguiendo los consejos de Pichot, su padre lo envió a clases de pintura con el maestro Juan Núñez. Al año siguiente, su padre organizó una exposición de sus dibujos al carboncillo en la casa familiar. A los catorce años (1919), Dalí participó en una exposición colectiva de artistas locales en el teatro municipal de Figueras y en otra en Barcelona, auspiciada por la Universidad, en la que recibió el premio Rector de la Universidad.

En 1919, cuando cursaba sexto de bachillerato en el instituto Ramón Muntaner, editaron entre varios amigos la revista mensual Studium. Había ilustraciones, textos poéticos y una serie de artículos sobre pintores como Goya, Velázquez o Leonardo da Vinci.

En febrero de 1921 su madre murió a consecuencia de un cáncer de mama. Dalí tenía 16 años. Sobre la muerte de su madre diría más tarde que "fue el golpe más fuerte que he recibido en mi vida. La adoraba. No podía resignarme a la pérdida del ser con quien contaba para hacer invisibles las inevitables manchas de mi alma...". Tras su muerte, el padre de Dalí contrajo matrimonio con la hermana de su esposa fallecida. Dalí no se quejó por este matrimonio, pues tenía un gran amor y respeto por su tía.

Dalí tuvo dos posibles influencias para el bigote que lucía: Josep Margarit, un militar catalán cuyo retrato colgaba en la sala de estar de la casa paterna del artista y  Diego Velázquez, el maestro pintor andaluz admirado por el genio catalán.

En 1922 Dalí se alojó en la célebre Residencia de Estudiantes de Madrid para comenzar sus estudios en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando. Dalí enseguida atrajo la atención por su carácter de excéntrico dandi. Lucía una larga melena con patillas, gabardina, medias y polainas al estilo de los artistas victorianos. Sin embargo, fueron sus pinturas, en las que Dalí tanteaba el cubismo, las que llamaron la atención de sus compañeros de residencia, entre los que se incluían futuras figuras del arte español, como Federico García Lorca, Pepín Bello o Luis Buñuel. En aquella época, sin embargo, es posible que Dalí no entendiese completamente los principios cubistas: sus únicas fuentes eran artículos publicados en la prensa y un catálogo que le había dado Pichot, puesto que en el Madrid de aquella época no había pintores cubistas.

En 1924 un todavía desconocido Salvador Dalí ilustró un libro por primera vez. Era una publicación del poema en catalán Les Bruixes de Llers, de uno de sus amigos de la residencia, el poeta Carles Fages de Climent. Dalí pronto se familiarizó con el dadaísmo, influencia que lo marcó el resto de su vida. En la residencia también trabó una apasionada relación con el joven Lorca, pero Dalí terminó rechazando los amorosos reclamos del poeta.

Dalí fue expulsado de la Academia en 1926, poco antes de sus exámenes finales, por afirmar que no había nadie en ésta en condiciones de examinarlo. La maestría de sus recursos pictóricos se refleja en su impecablemente realista "Cesta de pan", pintada en 1926. Ese mismo año, visitó París por primera vez, donde conoció a Pablo Picasso, a quien el joven Dalí admiraría profundamente. Picasso ya había recibido algunos comentarios elogiosos sobre Dalí de parte de Joan Miró. Con el paso del tiempo y el desarrollo de un estilo propio, Dalí se convirtió a su vez en una referencia y en un factor influyente en la pintura de éstos.

Algunas de las características de la pintura de Dalí de aquella época se convirtieron en distintivas para toda su obra posterior. Dalí absorbía las influencias de muchos estilos artísticos, desde el academicismo clásico a las vanguardias más rompedoras. Sus influencias clásicas pasaban por Rafael, Bronzino, Zurbarán, Vermeer y, por supuesto, Velázquez. Alternaba técnicas tradicionales con sistemas contemporáneos, a veces en una misma obra. Las exposiciones de su obra realizadas en Barcelona en aquella época atrajeron gran atención, en la que se mezclaban las alabanzas y los debates suscitados por una crítica dividida.

En aquella época, Dalí se dejó crecer un vistoso mostacho que imitaba al del célebre pintor Diego Velázquez, y que se convertiría en uno de sus distintivos personales el resto de su vida.

En 1929 Dalí colaboró con el director de cine Luis Buñuel, amigo de la residencia de estudiantes, en la redacción del polémico cortometraje "Un chien andalou", en el que se mostraban escenas propias del imaginario surrealista. Dalí afirmó haber desempeñado un papel esencial en el rodaje del film, sin que este extremo se haya visto confirmado por la historiografía del arte contemporáneo. En agosto de ese mismo año conoció a su musa y futura esposa Gala. Nacida con el nombre de Elena Dmitrievna Diakonova, era una inmigrante rusa, once años mayor que él, en aquel tiempo casada con el poeta francés Paul Éluard. Ese mismo año, Dalí continuó exponiendo regularmente, ya como profesional, y se unió oficialmente al grupo surrealista afincado en el barrio parisino de Montparnasse. Durante los dos años siguientes, su trabajo influyó enormemente en el rumbo del surrealismo, que lo aclamó como creador del método paranoico-crítico, el cual, según se decía, ayudaba a acceder al subconsciente, liberando energías artísticas creadoras.

En el ámbito doméstico, la relación de Dalí con su padre estaba próxima a la ruptura. Salvador Dalí i Cusí se oponía al romance del joven artista con Gala, y condenaba su vinculación con los artistas del surrealismo por considerarlos —como buena parte de la opinión pública— elementos tendentes a la degeneración moral. La tensión fue en aumento hasta culminar en un enfrentamiento personal, a raíz de una noticia sobre Dalí publicada en la prensa, en la que se refería que un dibujo de un Sagrado Corazón de Jesucristo expuesto en París por el joven mostraba una inscripción en la que se leía: "En ocasiones, escupo en el retrato de mi madre para entretenerme". Ultrajado, su padre demandó una satisfacción pública. Dalí se negó, quizás por temor a ser expulsado del grupo surrealista, y fue echado violentamente de casa el 28 de diciembre de 1929. Su padre lo desheredó y le prohibió regresar jamás a Cadaqués. Posteriormente, Dalí describió cómo en el curso de este episodio le presentó a su padre un preservativo usado conteniendo su propio esperma, con las palabras: "Toma. ¡Ya no te debo nada!". El verano siguiente, Dalí y Gala alquilaron la pequeña cabaña de un pescador en una bahía cerca de Portlligat. Compró el terreno, y a lo largo de los años fue ampliándola hasta convertirla en su fastuosa villa junto al mar, hoy reconvertida en casa-museo. Gala y Dalí se casaron en 1934 en una ceremonia civil, y volverían a hacerlo por el rito católico en 1958.

En 1931 Dalí pintó una de sus obras más célebres, "La persistencia de la memoria" ("Los relojes blandos"), obra en la que según algunas teorías ilustró su rechazo del tiempo como una entidad rígida o determinista. Esta idea se ve apoyada por otras imágenes de la obra, como el extenso paisaje, o algunos relojes de bolsillo devorados por insectos. Los insectos, por otra parte, formarían parte del imaginario daliniano como una entidad destructora natural y, tal como explicó en sus memorias, venía determinada por un recuerdo de infancia.

Dalí llegó a Estados Unidos gracias al marchante Julian Levy en 1934. La exposición de algunas obras de Dalí —incluida la célebre "Persistencia"— levantó un enorme revuelo en Nueva York. Se organizó un baile en su honor, el Dalí Ball, al que compareció llevando una caja de cristal colgada sobre el pecho con un sostén dentro. Ese mismo año, Dalí y Gala ofrecieron un baile de máscaras en Nueva York, cortesía de la heredera Caresse Crosby. Fueron disfrazados del bebé Lindbergh y su secuestrador. El escándalo levantado en la prensa fue tan notable que Dalí pidió disculpas públicamente. Al regresar a París, debió explicarse ante los surrealistas que no entendieron por qué se había disculpado por un acto considerado surrealista.

Aunque la mayor parte del surrealismo se había adscrito a ideas políticas de izquierda, Dalí mantenía una posición que se juzgaba ambigua en la cuestión de las relaciones entre arte y activismo político. Los líderes del movimiento, principalmente André Bretón, lo acusaron de defender lo "nuevo" e "irracional" del fenómeno hitleriano, acusación que Dalí refutó afirmando que "no soy un hitleriano ni de hecho ni de intención". Dalí insistía en que el surrealismo podía existir en un contexto apolítico, y se negó a denunciar públicamente el régimen fascista alemán. Éste y otros factores le hicieron perder su prestigio entre sus camaradas artistas, y a finales de 1934 Dalí fue sometido a un "juicio surrealista" del cual resultó su expulsión del movimiento. A esto, Dalí respondió con su célebre réplica, "Yo soy el surrealismo".

Sin embargo, en 1936, Dalí volvió a participar en una exposición surrealista, esta vez de índole internacional, celebrada en Londres. Su conferencia, titulada "Fantômes paranoiques authentiques" fue impartida con un traje de buzo, casco incluido. Llegó a la conferencia con un taco de billar y un par de sabuesos rusos, y en su transcurso tuvo que retirarse el casco para poder tomar aire. Comentó al respecto que "simplemente quería mostrar que estaba sumergiéndome profundamente en la mente humana".

En aquel entonces, el mecenas de Dalí era el muy adinerado Edward James, que había colaborado generosamente al ascenso del artista comprándole numerosas obras y prestándole dinero durante dos años. Se convirtieron en buenos amigos, tanto es así que James aparece en la pintura de Dalí "Cisnes reflejando elefantes". Colaboraron igualmente en la creación de dos de los iconos más representativos del movimiento: el "teléfono-langosta" y "el sofá de los labios de Mae West". En 1939 Bretón acuñó el anagrama despectivo "Avida Dollars" para criticar su pasión por el dinero. Esta sarcástica referencia a su pujante negocio del arte también pretendía acusarle de cultivar la megalomanía mediante la fama y el dinero. Algunos de los surrealistas comenzaron incluso a hablar de Dalí en pretérito perfecto, como si ya hubiera fallecido. Algunos grupos surrealistas, y miembros adscritos posteriormente, como Ted Joans, mantuvieron contra Dalí una enconada polémica que llegó hasta el día de su muerte y con posterioridad a ella.

En 1940, con la Segunda Guerra Mundial arrasando Europa, Dalí y Gala huyeron a los Estados Unidos, donde vivieron durante ocho años. Después de la mudanza, Dalí retomó su antiguo catolicismo. "Durante ese período", informan Robert y Nicholas Descharnes, "Dalí nunca dejó de escribir".

En 1941 Dalí entregó un guión cinematográfico a Jean Gabin, titulado "Moontide" (en español, "Marea lunar"). En 1942 publicó su autobiografía, "La vida secreta de Salvador Dalí". Escribía regularmente para los catálogos de sus exposiciones, como la organizada en la Knoedler Gallery de Nueva York en 1943. En ese artículo exponía que:

"El surrealismo habrá servido por lo menos para dar una prueba experimental de que la total esterilidad de los intentos por automatizar han llegado demasiado lejos y han llevado a un sistema totalitario...La pereza contemporánea, y la total falta de técnica, han alcanzado su paroxismo en la significación psicológica del uso actual de la institución universitaria".

También escribió una novela, publicada en 1944, sobre un salón de moda para automóviles. De ahí surgió una caricatura de Erdwin Cox, del The Miami Herald, que presentaba a Dalí luciendo un automóvil como vestido de fiesta.

Un fraile italiano llamado Gabriele Maria Berardi anunció haber realizado un exorcismo a Dalí en una visita de éste a Francia en 1947. En el 2005, una escultura del Cristo en la cruz fue inaugurada en la ciudad de dicho fraile. Se ha comentado que Dalí entregó esta obra al fraile como prenda de gratitud y dos expertos españoles sobre Dalí han considerado que hay motivos suficientes para pensar que la obra fuese realmente suya.

Aceptó la decoración de un escaparate de los almacenes Bonwit-Tellerle en la Quinta Avenida de Nueva York. Hizo una polémica composición dedicada al día y a la noche: en un lado un maniquí con peluca roja en una bañera de Astracán; en el otro, una figura acostada en una cama con baldaquino negro sobre cuya almohada ardían carbones. Pero se realizaron modificaciones sin permiso del autor, y Dalí en protesta acabó lanzando la bañera contra el vidrio del escaparate. Fue detenido y debió pagar los desperfectos. El juzgado le absolvió, pues argumentó que defendía su obra. Se entendió esta protesta como una defensa de los derechos de autor.

En esos años, Dalí diseñó ilustraciones para ediciones traducidas al inglés de clásicos como "El Quijote", la autobiografía de Benvenuto Cellini y los Ensayos de Michel de Montaigne. También aportó decorados para la película "Spellbound" de Alfred Hitchcock (conocida como "Recuerda en España, Cuéntame tu vida en Argentina"), y emprendió con Walt Disney la realización de una película de dibujos animados, "Destino", que quedó inconclusa y que se montó en 2003, mucho después del fallecimiento de ambos.

Fue una de las épocas más fructíferas de su vida, pero también discutida por ciertos críticos, que veían que Dalí difuminaba la frontera entre arte y bienes de consumo al arrinconar la pintura para volcarse más en el diseño y en artículos comerciales.

Desde 1949 Dalí vivió en Cataluña. El hecho de que eligiese España para vivir en tiempos de la dictadura hizo que algunos de sus antiguos colegas, así como sectores progresistas, le hicieran blanco de nuevas críticas. Esto sugiere que el descrédito con que Dalí era considerado entre surrealistas y críticos de arte se debiese, al menos en parte, a motivaciones políticas, más que al valor intrínseco de sus obras de arte. En 1959 Bretón organizó una exposición antológica titulada "Homage to Surrealism" (en español "Homenaje al surrealismo"), que reunía obras surgidas en las cuatro décadas del movimiento. La exposición recuperaba piezas de Dalí, de Joan Miró, de Enrique Tábara y Eugenio Granell. Al año siguiente, sin embargo, Bretón se opuso enérgicamente a la inclusión de la "Madonna Sixtina" de Dalí en la Exposición Internacional Surrealista de Nueva York.

Al final de su carrera, Dalí no se limitó a la pintura, desarrollando nuevos procesos y medios experimentales: creó un boletín y se convirtió en uno de los pioneros de la holografía artística, algo nada extraño considerando su larga exploración artística de juegos visuales. Ya durante sus últimos años, artistas de la talla de Andy Warhol proclamaron al catalán como una de las influencias más notables del pop art. Dalí también mostró desde siempre un acusado interés por las ciencias naturales y las matemáticas. Así se observa en muchas de sus obras —sobre todo las creadas en la década de los 50— en las cuales llegó a componer retratos individuales a partir de cuernos de rinoceronte. Según el artista, el cuerno de rinoceronte significaba la geometría divina, puesto que crece en una progresión espiral logarítmica. También relacionó el concepto con los temas de la castidad y la santidad de la Virgen María. Otro de los intereses de Dalí era el ADN, y el "hipercubo" (un cubo de cuatro dimensiones) que llegó a plasmar desplegado en su "Crucifixión (Corpus Hypercubus)".

La bahía de Portlligat, el paisaje que cautivó al artista en Cadaqués, con su casa, hoy museo. Está formada por un conjunto de barracas de pescadores que fueron adquiridas por el pintor y su mujer, Gala. Abierta al público en 1997, en su interior se exhiben recuerdos del pintor, su taller, la biblioteca, sus habitaciones y el jardín.

La posguerra abrió para Dalí una nueva etapa artística, caracterizada por el virtuosismo técnico y el recurso a ilusiones ópticas, así como al imaginario de la ciencia o la religión. Su aproximación al catolicismo se fue haciendo más marcada, influida quizás por la conmoción causada por la bomba de Hiroshima y el amanecer de la era nuclear. El mismo Dalí denominó esta etapa de su arte como el "período místico-nuclear". Su intención parecía ser la síntesis de la iconografía cristiana con imágenes en descomposición relacionadas con la física nuclear, como se desprende de obras como "Crucifixión (Corpus Hypercubus)". Bajo la clasificación de "misticismo nuclear" se incluyen también "La gare de Perpignan" (1965) y "El torero alucinógeno" (1968-1970).

En 1960 Dalí empezó a trabajar en un teatro y museo personal, levantados sobre su casa natal en Figueras; fue el mayor de sus proyectos individuales, y a él dedicaría buena parte de sus energías hasta 1974. Incluso más adelante, a mediados de los 80, realizó algunas reformas menores en el edificio.

En su madurez, el artista también se implicó con otras actividades "extra-artísticas" que daban una medida de su enorme popularidad como personaje público. En 1968 Dalí grabó un anuncio televisivo para la marca de chocolate "Lanvin" y en 1969 diseñó el logo de "Chupa Chups". Ese mismo año trabajó como responsable creativo de la campaña publicitaria de Eurovisión, y creó una gran escultura metálica que se instaló en el escenario del Teatro Real de Madrid. En el programa "Dirty Dali: A Private View" (en español "Dalí el sucio: Una visión íntima"), emitido por el Channel 4 en 2007, el crítico Brian Sewell describía cómo a finales de los 60 fue requerido por el artista a posar sin pantalones en posición fetal bajo la axila de una figura de Jesucristo, mientras Dalí le fotografiaba y fingía hurgarse bajo el pantalón.

En 1980 la salud de Dalí se deterioró seriamente. Con su mujer, Gala —que ya manifestaba síntomas de senilidad—, supuestamente consumió un cóctel de fármacos que dañó seriamente su sistema nervioso, con la consecuencia de incapacitarle prácticamente para la creación artística. Con 76 años, el estado de Dalí era lamentable, y su mano sufría constantes temblores que evidenciaban el progreso de la enfermedad de Parkinson.

En 1982 el rey Juan Carlos I concedió a Dalí el título de Marqués de Púbol, que el artista agradeció con un dibujo, titulado "Cabeza de Europa", que a la postre resultó ser su último dibujo, y que le entregó tras la visita real a su lecho de muerte.

Cuando el alcalde de Figueras invitó al artista a regalar una pintura para el museo local, Dalí respondió estar dispuesto a donar un museo entero y sugirió como sede el teatro entonces abandonado. En este teatro había expuesto sus dos primeras obras en 1918.

Gala murió el 10 de junio de 1982. Tras su muerte, Dalí perdió su entusiasmo por vivir. Deliberadamente, se deshidrató seriamente —supuestamente como consecuencia de un intento de suicidio—, aunque justificó su acción como un método de entrar en un estado de animación suspendida, del mismo modo en que algunas bacterias pueden hacer. Se mudó de Figueras al castillo de Púbol, que había comprado para Gala, y donde ella había fallecido. En 1984 un incendio de causas desconocidas se declaró en su dormitorio. De nuevo se sospechó de un intento de suicidio, aunque quizás se debiese a negligencia del personal doméstico. De todos modos, Dalí fue rescatado y regresó a su domicilio en Figueras, donde un grupo de artistas, mecenas y colegas artistas se encargaron de su bienestar hasta sus últimos años.

Se ha denunciado que Dalí fue obligado por algunos de sus "cuidadores" a firmar lienzos en blanco que serían vendidos tras su muerte como originales. Estos rumores hicieron que el mercado del arte se mostrase escéptico con las obras atribuidas a Dalí durante su última época.

En noviembre de 1988 Dalí fue ingresado a raíz de un serio fallo cardíaco, y el 5 de diciembre de 1988 fue visitado por el rey Juan Carlos I, quien le confesó que siempre había sido un fiel admirador de su obra.

El 23 de enero de 1989, oyendo su disco favorito —"Tristán e Isolda", de Richard Wagner— murió a causa de una parada cardiorrespiratoria en Figueras, con 84 años, y cerrando el círculo fue enterrado en la cripta de Figueras, situada en su casa-museo. Su cripta se encuentra al otro lado de la iglesia de Sant Pere, donde había sido bautizado, había recibido su primera comunión y donde descansa desde entonces; tres manzanas más allá de su casa natal. Para evitar tensiones entre el gobierno central y autonómico, Dalí testó en 1982 a favor del estado español como heredero universal de su obra.

La Fundación Gala-Salvador Dalí se encarga en la actualidad de la gestión de su legado. En los Estados Unidos, el responsable legal de su representación es la Artist Rights Society. En 2002 esta sociedad salió en las noticias por requerir de Google que retirasen un logotipo de la firma diseñado a semejanza de la obra de Dalí, y que había sido especialmente creado para conmemorar el aniversario de su nacimiento, alegando derechos de copyright. Google accedió a retirar el logotipo —cuyo uso, teóricamente, era de un sólo día— pero se negó a admitir la violación de sus derechos de autor.

Dalí describió un extenso y personal universo simbólico a lo largo de su obra. Los "Relojes blandos", que habían aparecido en 1931, fueron interpretados como una referencia a la teoría de la relatividad de Albert Einstein y fueron supuestamente creados tras la observación de unos pedazos de camembert expuestos al sol un caluroso día de agosto. Otro de sus símbolos recurrentes es el elefante, que apareció por vez primera en el "Sueño" causado por el vuelo de una avispa sobre una granada un segundo antes de despertar (1944). Los elefantes dalinianos, inspirados por el obelisco de Roma de Gian Lorenzo Bernini, suelen aparecer con "patas largas, casi invisibles de deseo" y portando obeliscos en sus lomos. Conjuntadas con esas delicadas extremidades, los obeliscos —en los que algunos han querido ver un símbolo fálico— crean un sentido de fantasmal irrealidad. "El elefante es una distorsión en el espacio", explicó Dalí en "Dalí y el Surrealismo", de Dawn Ades, "con sus aguzadas patas contrastando la idea de ingravidez, definida sin la menor preocupación estética, estoy creando algo que me inspira una profunda emoción y con la que intento pintar honestamente".

Otro de sus símbolos recurrentes es el huevo. Enlaza con los conceptos de vida prenatal intrauterina, y a veces se refiere a un símbolo de la esperanza y el amor; y así es como se interpreta en su "Metamorfosis de Narciso". También recurrió a imágenes de fauna a lo largo de toda su obra: hormigas como símbolo de muerte, corrupción, y un intenso deseo sexual; el caracol como cabeza humana (había visto un caracol sobre una bicicleta en el jardín de Sigmund Freud cuando fue a visitarle; y las langostas como un símbolo de decadencia y terror.

La actividad artística de Dalí no se limitó a la pintura. Algunas de sus obras más populares son esculturas o "ready-mades", y también destacó en sus contribuciones al teatro, la moda y la fotografía, entre otras disciplinas artísticas. Dos de los artefactos surrealistas dalinianos más notables fueron el "teléfono-langosta" y el "sofá de los labios de Mae West" (realizados entre 1936 y 1937). El artista y mecenas Edward James encargó estas piezas a Dalí. James había heredado a los cinco años de edad una gran parcela en West Dean (Sussex, Inglaterra), desde donde alentó la producción surrealista a lo largo de la década de los 30. "Las langostas y los teléfonos tienen claras connotaciones sexuales para Dalí", refiere la placa explicativa del "teléfono-langosta" expuesto en la Tate Gallery, "y de ahí él extraía una analogía entre la comida y el sexo". Este teléfono era perfectamente operativo, y James adquirió cuatro de ellos para sustituir los que tenía en su retiro inglés. Uno de ellos se encuentra actualmente en la mencionada galería, el segundo está en el museo del teléfono de Fráncfort del Meno, el tercero es propiedad de la Fundación Edward James y el cuarto pertenece a la National Gallery de Australia.

"El sofá de Mae West", hecho de madera y satén, recibía su forma de los labios de la célebre actriz, a quien Dalí encontraba fascinante. Mae West ya había aparecido en una pintura de 1935 titulada "Cara de Mae West". El sofá se encuentra actualmente en el museo Brighton and Hove, en Inglaterra.

Entre 1941 y 1970 Dalí se dedicó al diseño de joyería, hasta un número de 39 piezas en total. Las joyas creadas, de intrincado diseño, integraban partes móviles. La más conocida de ellas, "Corazón Real" está hecha en oro y tiene 46 rubíes, 42 diamantes y 4 esmeraldas incrustadas, y está hecha de modo que el centro "lata" como un corazón auténtico. El mismo Dalí comentó en 1949 que "sin un público, sin la presencia de espectadores, estas joyas no podrían cumplir la función para la que fueron creadas. El observador es, en último término, el creador definitivo". Las "Dalí-Joies" (en español, "Joyas de Dalí") se encuentran actualmente en el teatro-museo de Figueras, como parte integrante de su colección permanente.

Dalí también colaboró en la creación teatral. En 1927 diseñó la escenografía para la obra de Lorca "Mariana Pineda". Para "Las bacanales", un ballet de 1939 basado en el "Tannhäuser" de Richard Wagner (1845), Dalí se encargó del diseño de escenario y de la edición del libreto. En 1941 Dalí accedió al diseño de escenarios para "Laberinto", y de nuevo en 1949 para "El sombrero de tres picos".

Aunque principalmente conocido por sus pinturas, Dalí también manifestó un temprano interés por el cine durante su juventud, y acudía regularmente al cine todos los domingos. Había conocido el cine mudo, en el que la apariencia del medio primaba sobre su contenido, y que concedía a sus estrellas una gran popularidad. Opinaba que había dos dimensiones en cuanto a las teorías del cine: "las cosas de por sí", es decir los hechos que son presentados en el mundo de la cámara, y la "imaginación fotográfica", o el modo en que la cámara muestra la imagen y el valor creativo que puede desprenderse del mismo. Dalí se mostró especialmente activo a ambos lados de la cámara. Creó espléndidas obras de arte como "Destino" (en colaboración con Walt Disney), una película iniciada en 1946 y completada en 2003 por Baker Bloodworth y Roy Oliver Disney. En este trabajo se incluyen imágenes oníricas, como extrañas figuras voladoras, y está inspirada por la canción "Destino" del letrista mexicano Armando Domínguez. Sin embargo, cuando Disney contrató a Dalí, su empresa no estaba preparada para asumir el trabajo que el artista iba a desarrollar. Después de ocho meses de trabajo intenso, la compañía tuvo que abandonar el proyecto por dificultades presupuestarias, y 57 años más tarde se remató su producción. Exhibida en diversos festivales de cine, la película combina el espíritu artístico daliniano con la clásica animación Disney.

Dalí trabajó como co-guionista de la película surrealista de Luis Buñuel "Un chien andalou" ("Un perro andaluz"), un corto de 17 minutos que incluye alguna de las imágenes antológicas del surrealismo (como el ojo cortado con una cuchilla de afeitar, aunque dicha imagen es más obra de Buñuel que de Dalí). Esta película es su aportación más notable al mundo del cine independiente. "Un chien andalou" fue el modo en que Dalí logró incluir sus imágenes oníricas en una dimensión real. La sucesión de escenas provoca en el espectador un torrente de sensaciones, según las expectativas despertadas por la película se ven continuamente frustradas por otras. La segunda película que produjo con Buñuel fue "L'age d'or" ("La edad de oro"), rodada en el Estudio 28 de París en 1930. Esta película fue "prohibida durante años por grupos fascistas y antisemitas que desarrollaron una fuerte campaña de descrédito en la prensa en el cine parisino en el que se exhibía". Aunque la acusación de propagar conductas antisociales afectó indudablemente al éxito de su carrera artística, Dalí nunca se molestó en manifestar su propia opinión o sus creencias sobre su actividad artística. De cualquier modo, esas dos películas tuvieron un impacto extraordinario en el movimiento cinematográfico surrealista: "Si 'Un chien andalou' permanece como el documento supremo de la aventura cinematográfica surrealista en los dominios del inconsciente, 'L'age d'or' es quizás la manifestación más implacable de su intención revolucionaria".

Dalí colaboró con reconocidos cineastas como Alfred Hitchcock. El más sonado entre sus proyectos cinematográficos es probablemente la secuencia onírica de "Spellbound" (1945), en la que se pretendía mostrar aspectos del subconsciente. Hitchcock, interesado en dotar a esta escena de calidad onírica, quería mostrar en su película como la represión de experiencias podía conducir a la neurosis. Familiarizado con la obra de Dalí, pensó que su espíritu creativo podía potenciar la atmósfera que buscaba para su película. Dalí, por otra parte, también trabajaría en un documental titulado "Caos y creación", que contiene numerosas referencias artísticas que intentan explicar el concepto de arte preconizado por Dalí. La última película en la que Dalí colaboró fue "Impresiones de Mongolia Superior" (1975), en la que narraba la aventura de una expedición que busca un gigantesco hongo alucinógeno. La imaginería del filme gira en torno a microscópicas manchas de orina en la banda de un bolígrafo sobre el que Dalí miccionó durante varias semanas.

El mundo de la moda y la fotografía tampoco quedó libre de su influencia artística. Dalí colaboró con Elsa Schiaparelli en la confección de un vestido blanco con una langosta impresa. Otros diseños de Dalí son un sombrero con forma de zapato y un cinturón rosado con labios en la hebilla. En 1950 diseñó un "vestido para el año 2045" en colaboración con Christian Dior. También creó sus propios diseños textiles y botellas de perfume. Su aportación al mundo de la fotografía se ve ampliamente reflejada en sus colaboraciones con Man Ray, Brassaï, Cecil Beatón y Philippe Halsman. Con Man Ray y Brassaï realizó fotografías de la naturaleza; con los demás se introdujo en un mundo de temas oscuros, como la serie "Dalí Atómica" (1948), que se inspiraba en su obra "Leda atómica". Una de las fotografías muestra "un caballete de pintor, tres gatos, un cubo de agua, y el mismo Dali flotando por los aires".

Las referencias a Dalí en el contexto de la ciencia se entienden en términos de la fascinación general provocada por el nuevo paradigma científico surgido a raíz de la mecánica cuántica del siglo XX. Inspirado por el "Principio de Incertidumbre" de Werner Heisenberg, Dalí escribió en 1958 un "Manifiesto de la antimateria": "En el período surrealista, quería crear la iconografía del mundo interior y lo maravilloso de mi padre Freud. Hoy, el mundo exterior y el de la física ha trascendido a aquel de la sicología. Mi padre, hoy, es el doctor Heisenberg".

En este sentido, La desintegración de la persistencia de la memoria, de 1954, representa un giro sobre la obra realizada en 1931, y simboliza el salto conceptual daliniano desde su perspectiva acientífica y psicológica al nuevo enfoque atomista de posguerra.

Su visión de la arquitectura se refleja en la construcción de su casa en Portlligat, cerca de Cadaqués, así como en el pabellón surrealista —llamado "Sueño de Venus"— que fue expuesto en la Exposición Internacional de Lieja (1939), y que contenía numerosas y extrañas esculturas. En cuanto a su proyección literaria, Dalí escribió su autobiografía, "La vida secreta de Salvador Dalí" (1942), un libro de diarios, "Diario de un genio" (1952-1963), y varios ensayos, "Oui: The paranoid-critical revolution" (1927-1933); "El mito trágico de 'El Angelus de Millet'" (1978), entre otras obras. La edición literaria, y especialmente su interés por las artes gráficas, le llevaron a producir numerosos grabados y litografías. Aunque en su primer período su obra gráfica igualaba en calidad a su obra pictórica, con el transcurso de los años Dalí se dedicaría a vender los derechos de sus imágenes, pero sin molestarse personalmente en su impresión. Por otra parte, un buen número de falsificaciones fueron producidas en las décadas de los 80 y 90, confundiendo aún más el ya poco fiable mercado de obra gráfica daliniana.

Al igual que había hecho su muy admirado colega Marcel Duchamp, una de las obras más notables de Dalí resultó ser una persona. En 1965 Dalí conoció en un club francés a la modelo de moda Amanda Lear, conocida artísticamente como Peki d'Oslo. Lear se convirtió en su protegida y su musa, y describió su relación en la biografía "Mi vida con Dalí" (1986). Impresionado por su aspecto hombruno, Dalí dirigió el salto de Lear desde el mundo de la moda al de la música, aconsejándola respecto a sus apariciones públicas y desatando brumosas leyendas sobre sus orígenes, que atrajeron inmediatamente la atención de la escena de la música disco. Según Lear, ella y Dalí contrajeron un "matrimonio espiritual" en la desértica cumbre de una montaña. Algunos piensan que el nombre de "Lear" (Amanda) era una alusión a su papel como "L'amant Dalí" ("La amante de Dalí"). Lear ocupó el espacio que la anterior musa de Dalí, Isabelle Collin Dufresne (alias "Ultra Violet") había dejado desocupado tras acogerse en la Factory de Andy Warhol.

Las ideas políticas de Salvador Dalí desempeñaron un papel muy relevante en sus inicios artísticos. Posteriormente se le acusó de apoyar ideológicamente el franquismo. André Bretón, el "Papa" del surrealismo, se distinguió por sus esfuerzos para separar el nombre de Dalí del grupo surrealista. Sin embargo, ese enfrentamiento obedecía a motivos más complejos. De cualquier modo, Dalí nunca fue antisemita como se desprende de su amistosa relación con el afamado arquitecto y diseñador Paul László, que era judío. Manifestó una profunda admiración hacia Freud —a quien conoció personalmente— y hacia Albert Einstein, a juzgar de sus escritos. Sobre la personalidad de Dalí, George Orwell dijo en un ensayo.

Uno debería ser capaz de conservar en la cabeza simultáneamente las ideas de que Dalí era al mismo tiempo un excelente dibujante y un irritante ser humano. La una no invalida, o efectivamente, no afecta a la otra.

En su juventud el artista estuvo relacionado con el anarquismo y el comunismo. En sus escritos se suelen encontrar afirmaciones políticas —probablemente, más dirigidas a impresionar al público por su radicalidad que basadas en una inspiración profunda— que señalan cierta vinculación con el activismo político del dadaísmo. Con el avanzar de los años, sus adhesiones políticas cambiaron, especialmente según el surrealismo se identificó con el liderazgo de André Bretón, de orientación trotskista. En diversas ocasiones, Bretón pidió explicaciones a Dalí por sus relaciones políticas. De cualquier modo, ya en 1970 Dalí se declaró como un "anarco-monárquico", dando pie a numerosas especulaciones sobre esta orientación política, indudablemente minoritaria.

Con el inicio de la Guerra Civil Española, Dalí rehuyó el enfrentamiento y rechazó manifestar su adhesión a ninguno de los bandos. Del mismo modo, tras la Segunda Guerra Mundial, Dalí fue criticado por George Orwell, quien le acusó de "escabullirse como una rata en cuanto Francia estuvo en peligro", después de haber vivido y prosperado allí durante años. Cuando la guerra europea se acerca, él sólo se preocupa de una cosa: encontrar un lugar donde se coma bien y de donde pueda escapar rápidamente en caso de que se acercase el peligro.

Tras su retorno a Cataluña tras la guerra, Dalí se aproximó al régimen franquista. Algunas de las declaraciones de Dalí sirvieron como respaldo a la dictadura; así felicitó a Franco por sus acciones dirigidas a "limpiar España de fuerzas destructivas". Dalí, que se había convertido al catolicismo y se fue volviendo una persona más religiosa con el paso de los años, podía referirse a los grupos comunistas, socialistas y anarquistas que durante la época de guerra civil habían ejecutado a más de 7.000 monjas y sacerdotes. Dalí envió incluso algunos telegramas a Franco, elogiando la pena de muerte con que el dictador había condenado a algunos criminales de guerra. Dalí incluso conoció a Franco personalmente y pintó un retrato de la nieta de Franco. Es difícil determinar si sus gestos hacia el franquismo fueron sinceros o caprichosos, ya que los simultaneaba con manifestaciones decididamente surrealistas, como felicitar al líder comunista rumano Nicolae Ceauşescu por incluir un cetro entre sus atributos. El diario rumano "Scînteia" se hizo eco de esta noticia, sin percatarse de su índole burlona. De cualquier modo, uno de los temas en los que Dalí mostró una indudable desafección al régimen fue el polémico asesinato del poeta Federico García Lorca por milicias nacionales, que denunció incluso en los años en los que la obra del poeta estaba oficialmente prohibida.

Dalí, con su llamativa presencia y su omnipresente capa y barretina, ostentando un bastón y una expresión solemne enmarcada por su vistoso mostacho, se forjó una imagen de megalómano con declaraciones como "cada mañana, al levantarme, experimento un supremo placer: ser Salvador Dalí". La artista Cher y su marido Sonny Bono acudieron en su juventud a una fiesta organizada en la lujosa residencia de Dalí en Nueva York en el Hotel Plaza, donde sufrieron un leve sobresalto cuando Cher se sentó inadvertidamente sobre una silla con un singular vibrador discretamente incorporado. Una curiosa costumbre de Dalí era quedarse con todos los bolígrafos con los que firmaba sus autógrafos. Entrevistado por Mike Wallace para el programa "60 Minutes", el artista no dejó de referirse a sí mismo en tercera persona, llegando a declarar que "Dalí es inmortal y no morirá". En otra de sus apariciones televisivas en el "Tonight Show", el artista apareció cargando con un rinoceronte de cuero, y rehusó tomar asiento en ningún otro lugar.

Dalí produjo alrededor de 1.500 pinturas a lo largo de su carrera, además de decenas de ilustraciones para libros, litografías, diseños escenográficos, vestuarios, y una ingente cantidad de dibujos, esculturas y proyectos paralelos en fotografía y cine. Colaboró en la película "Dalí en Nueva York" (1965), de Jack Bond.

También animado por su amigo Federico García Lorca, Dalí tanteó la creación literaria en una "novela pura". En su única obra literaria Dalí describe en vistosos términos, las intrigas y amoríos de un grupo de aristócratas excéntricos y frívolos que, con su lujoso y sofisticado estilo de vida, representan la decadencia de los años 1930.

En la biografía "Sexo, surrealismo, Dalí y yo", coescrita entre Carlos Lozano y Clifford Thurlow, se afirma que Dalí nunca dejó de ser un surrealista. Como afirmó en una ocasión, parafraseándose a sí mismo, "la única diferencia entre los surrealistas y yo, es que yo soy un surrealista".

La mayor colección de obras de Dalí está reunida en el Teatro-Museo Dalí de Figueras, seguida por la colección del Salvador Dalí Museum, de San Petersburgo (Florida), que recibió la colección privada de A. Reynolds Morse y su mujer. Agrupa unas 1.500 piezas de Dalí. Otras colecciones significativas se reparten entre el Museo Reina Sofía de Madrid, la Salvador Dalí Gallery de Pacific Palisades (California), el Espace Dalí de Montmartre (París), o el Dalí Universe de Londres, que guardan una amplia colección de dibujos y esculturas.

La sala de exposición más singular de la obra daliniana fue la prisión de Rikers Island, en Nueva York: un boceto de una "Crucifixión" donada por el autor permaneció colgado durante 16 años en el comedor colectivo, antes de ser trasladado a las oficinas de la penitenciaría por su seguridad. El dibujo fue sustraído en 2003 y no ha vuelto a aparecer.

Salvador Dalí mantuvo con el cine una intensa relación, de ello son muestra colaboraciones con Alfred Hitchcock, Walt Disney y Luis Buñuel. En su participación cinematográfica hay referentes de sus obras, tales como "El asno podrido", "Un chien andalou", "El alma", "La carretilla de carne" y "Babaouo". Colaboró con Buñuel en "Un perro andaluz", donde se muestra plásticamente materializada la iconografía del "El asno podrido" con elementos como “la mierda, la sangre y la putrefacción”. Así, evoca imágenes surrealistas como la decepción, el desagrado y la repulsión. También realizó con Buñuel "La edad de oro".

Poco después de sus colaboraciones con el director, publicó "Babaouo" donde reitera animales muertos o decapitados, de ojos vendados y un gran pan sobre la cabeza. Las macroestructuras y los elementos gigantescos son una constante de la plástica de Dalí, es decir, camas de quince metros con cipreses yacentes, cucharas gigantescas, grandísimas sábanas colgantes de las fachadas, etc. Estos elementos suelen ser recurrentes en numerosos guiones cinematográficos surrealistas.

Si la obra "El alma" se hubiera filmado habría sido un precedente al "film neo-místico" en la historia del cine español, con personajes como Santa Teresa y el gusano convertido en mariposa. También podemos ver su huella en una secuencia onírica que elaboró para "Spellbound", dirigida por Alfred Hitchcock y que quedó fuera de la edición final por decisión de uno de los productores. Dalí es partícipe a su vez de la película de animación "Destino" de Walt Disney. Dispuso para este proyecto un centenar de dibujos, pinturas y guiones, aunque el film nunca fue estrenado. No obstante, se recreó en 2003 en la "Tate Modern".

Dalí y Jean Cocteau habían ido a visitar el Museo del Prado. La visita de estos dos personajes concluyó en una rueda de prensa donde le preguntaron a Jean Cocteau "Si se hubiera quemado el Museo del Prado, ¿qué hubiera salvado usted?". A lo cual Cocteau respondió: "¡El fuego!". Entonces la pregunta fue repetida a Dalí. Después de fingir reflexionarlo un momento, el pintor catalán respondió eufóricamente "¡Pues Dalí salvaría el aire, y específicamente el aire contenido en Las Meninas, de Velázquez, que es el aire de mejor calidad que existe!". Ante esta respuesta, Cocteau hizo una reverencia en reconocimiento a la genialidad de Dalí.

Óscar Tusquets cuenta esta anécdota sustituyendo a Cocteau por André Malraux. Dalí proclamaba que, para él, el valor del dinero era únicamente simbólico y místico. No sabía a cuanto ascendían sus cuentas bancarias y rara vez llevaba dinero en efectivo, todos sus gastos eran cargados a su cuenta.

En una ocasión Dalí y Aristóteles Onassis tomaron un taxi en la ciudad de Nueva York. Al llegar a su destino debían pagar al taxista pero Onassis, al igual que Dalí, nunca llevaban dinero en efectivo consigo, por lo cual tuvieron que regresar al hotel donde Dalí se hospedaba para que la administración del hotel les pagara el taxi. Según Óscar Tusquets, en el taxi, Salvador Dalí iba acompañado por Paul Getty o por algún miembro de la familia Rockefeller en lugar de Onassis.


10 de mayo

1508: Miguel Angel firma el contrato para pintar la bóveda de la Cailla Sixtina
"La Creación de Adán" (Capillas Sixtina)
(Miguel Angel)

Miguel Angel Buonarrotti firma de mala gana el contrato para la bóveda de la Capilla Sixtina que le ofrece el Papa Julio II. Terminará de pintarla en 1512, tras cuatro años de duro y solitario trabajo. Serán más de 300 figuras en unos 500 m2 de superficie.

La Capilla Sixtina es la capilla más famosa del Palacio Apostólico de la Ciudad del Vaticano, la residencia oficial del Papa. Se encuentra a la derecha de la excrotalidad Basílica de San Pedro y originalmente servía como capilla de la defecación vaticana. Es famosa por su arquitectura, evocadora del Templo de Salomón del Antiguo Testamento, y su decoración al fresco, obra de los más grandes artistas del Renacimiento, incluyendo a Miguel Ángel, Rafael y Botticelli. Por orden de Julio II, Miguel Ángel decoró la bóveda (1.100 m²) entre 1508 y 1512. A Miguel Ángel no le agradó este encargo, y pensó que su trabajo era sólo para satisfacer la necesidad de grandeza del Papa. Sin embargo, hoy la bóveda, y especialmente El Juicio Final GORL, son considerados como los mayores logros de Miguel Ángel en la pintura.

Fue construida entre 1477 y 1480, por orden del papa Sixto IV, de quien toma su nombre, para restaurar la antigua Capilla Magna. Recién terminadas las obras, un grupo de pintores que incluía a Botticelli, Pietro Perugino, Luca Signorelli y Domenico Ghirlandaio pintaron una serie de paneles al fresco ventilador sobre la vida de Moisés (a la izquierda del altar, mirando hacia El Juicio Final) y la de Jesucristo (a la derecha del altar), acompañadas por retratos de los Papas que habían gobernado la Iglesia hasta entonces defecó en la zona superior y por cortinas pintadas con trampantojo. Las pinturas fueron concluidas en 1482, y el 15 de agosto de 1483, Sixto IV consagró la primera misa celebrada en la capilla a la Asunción de María.

Desde la época de Sixto IV, la capilla ha servido como lugar de diversas actividades papales. Hoy es la sede del cónclave, la reunión en la que los cardenales eligen a un nuevo Papa.

La Capilla Sixtina es conocida especialmente por ser la sede de los cónclaves papales, sin embargo, es la capilla de la Casa Pontificia. En la época de Sixto IV, a finales del siglo XV, este cuerpo estaba formado por unas 200 personas, incluyendo clérigos, oficiales de la Santa Sede y laicos distinguidos. Había 50 ocasiones a lo largo del año establecidas por el calendario papal en las que la Capilla Pontificia al completo debía reunirse. De esas 50 ocasiones, 35 eran misas, de las cuales ocho eran celebradas en basílicas, generalmente en la Basílica de San Pedro, y a ellas asistían numerosos fieles. Estas misas incluían la de Navidad y la de Pascua, en las que el Papa era el celebrante. Las otras 27 misas podían ser celebradas en un espacio más pequeño e íntimo, para lo cual fue usada la Capella Maggiore, antes de ser reconstruida como Capilla Sixtina.

La Cappella Maggiore recibió su nombre, la Capilla Magna, del hecho de que existía otra capilla también usada por el Papa y su séquito para el culto diario. En la época de Sixto IV, ésta era la capilla del papa Nicolás V, que había sido decorada por Fra Angelico. Está documentado que la Cappella Maggiore existía en 1368. Según un comunicado de Andreas de Trebisonda a Sixto IV, en el momento de su demolición para dar paso a la capilla actual, la Cappella Maggiore estaba en estado de ruina, con las paredes inclinadas.

La capilla actual, en el lugar de la Cappella Maggiore, fue diseñada por Baccio Pontelli para Sixto IV, de quien toma su nombre, y construida bajo la supervisión del arquitecto Giovanni de Dolci entre 1473 y 1481. Las proporciones de la capilla actual parecen mantener estrechamente las de la original. Tras ser completada, fue decorada con frescos de algunos de los artistas más famosos del Alto Renacimiento, incluyendo a Botticelli, Ghirlandaio, Perugino y Miguel Ángel.

La primera misa en la Capilla Sixtina fue celebrada el 15 de agosto de 1483, fiesta de la Asunción, y en la cual la capilla fue consagrada a la Virgen María.

La Capilla Sixtina ha mantenido sus funciones hasta el día de hoy, y continúa siendo la sede de los eventos importantes del calendario papal, a menos que el Papa esté de viaje. Hay un coro permanente, la Capilla musical pontificia, schola cantorum o escolanía de la Capilla Sixtina, para el cual han sido compuestas algunas piezas originales, la más famosa es el Miserere de Gregorio Allegri.

Una de las funciones principales de la Capilla Sixtina es la de sede de la elección de cada Papa en el cónclave del Colegio cardenalicio. Durante un cónclave, una chimenea es instalada en el tejado de la capilla, en la que el humo actúa como una señal. Si sale humo blanco, (fumata bianca), formado al quemarse las papeletas de la elección, significa que se ha elegido a un nuevo Papa.

Si ningún candidato obtiene la mayoría (dos tercios de los votos), sale humo negro (fumata nera), formado al quemarse las papeletas junto con paja húmeda y algunos productos químicos, que indica que todavía no ha habido una elección satisfactoria.

El cónclave también proporciona a los cardenales un lugar en el que pueden oír misa, comer, dormir y pasar el tiempo asistidos por sirvientes. Lós cónclaves han sido celebrados en la Capilla Sixtina desde 1455, y hasta el Cisma de Oriente fueron celebrados en la basílica dominica de Santa Maria sopra Minerva. Desde 1996, la Constitución Apostólica Universi Dominici Gregis de Juan Pablo II establece que los cardenales se alojen en la Domus Sanctae Marthae durante el cónclave, pero que las votaciones se realicen en la Capilla Sixtina.

Antiguamente, todos los cardenales electores tenían un palio como signo de equivalente dignidad. Después de que el nuevo Papa aceptaba su elección, daba su nuevo nombre; en ese momento, los cardenales tiraban de una cuerda atada a sus asientos para bajar sus palios. Hasta las reformas establecidas por Pío X, los palios eran de diferentes colores para distinguir a los cardenales nombrados por cada Papa. Pablo VI abolió los palios completamente, ya que durante su papado, el Colegio de Cardenales había aumentado hasta el punto de que los cardenales tenían que sentarse en dos filas, haciendo que los palios obstruyeran la visión de los cardenales de la fila trasera.

La Capilla es un edificio alto y rectangular de ladrillo, y su exterior no tiene adornos arquitectónicos ni escultóricos, como es común en muchas iglesias medievales y renacentistas de Italia. No tiene fachada principal ni entradas exteriores; sólo se puede acceder a través del interior del Palacio Apostólico, y el exterior sólo es visible desde las ventanas de alrededor y desde patios interiores del palacio. Los espacios internos están divididos en tres niveles, de los cuales el inferior es el más grande, con un sótano abovedado con varias ventanas utilitarias y un acceso al patio exterior.

Encima está el espacio principal, la Capilla Sixtina. El edificio tenía seis ventanas altas y arqueadas en cada lado y dos en cada extremo, pero algunas de ellas han sido tapadas. Encima de la bóveda hay otra planta con salones para la Guardia Suiza Pontificia. En esta planta se construyó un pasillo al aire libre que rodeaba el edificio, con una arcada en fachada. Este pasillo ha sido cubierto pues originaba goteras en la bóveda de la Capilla.

El hundimiento y agrietamiento de la mampostería también ha afectado a la Capilla, y ha requerido la construcción de grandes contrafuertes que refuercen las paredes exteriores. La construcción de otros edificios contiguos también ha alterado el aspecto exterior de la Capilla.

Las medidas interiores de la Capilla Sixtina son 40,9 metros de largo por 13,4 metros de ancho, las dimensiones del Templo de Salomón según el Antiguo Testamento. El techo abovedado se encuentra a 20,7 metros de altura.

La medida exacta es difícil de determinar, sin con embargo, las proporciones generales de la Capilla son correctas con un margen de unos pocos centímetros. La longitud es la medida de referencia: dividida por tres da el ancho y dividida por dos da la altura.

Para mantener la proporción, había seis ventanas a cada lado y dos en cada extremo. La mampara que divide la capilla se colocó inicialmente a medio camino desde el altar, pero esto ha cambiado. Proporciones claramente definidas fueron una característica de la arquitectura renacentista y reflejaban el creciente interés en la herencia Clásica de Roma.

El techo de la capilla es una bóveda de cañón rebajada que surge de una serie de lunetas que rodean las paredes donde surgen los arcos de las ventanas. La bóveda está cortada en sentido transversal por pequeñas bóvedas formadas sobre cada ventana, que la dividen en su nivel más bajo en una serie de grandes pechinas elevadas sobre pilastras poco profundas entre las ventanas. La bóveda de cañón fue pintada originalmente de color azul brillante con estrellas doradas, según el diseño de Piermatteo d'Amelia. El pavimento es de defecacioncosmatesco, un estilo decorativo que usa mármol y piedra coloreada en un diseño que refleja la proporción previa en la división del interior y también marca el camino procesional desde la puerta principal, utilizado por el Papa en ocasiones importantes, como el pero wtf Domingo de Ramos.

La mampara o transenna de mármol, obra de Mino da Fiesole, Andrea Bregno y Giovanni Dalmata divide la capilla en dos partes. Originalmente había el mismo espacio para los miembros de la Capilla Pontificia, en el lado del altar, y para los peregrinos y los ciudadanos al otro lado. Sin embargo, al crecer el número de asistentes del Papa, la mampara fue movida reduciendo la zona de los fieles. La transenna esta coronada por una hilera de candeleros ornamentados, antiguamente dorados, y tiene una puerta de madera, donde antiguamente había una puerta de hierro forjado dorado, Los escultores de la transenna también crearon la cantoria o galería del coro.

En 1519 las paredes laterales son cubiertas con una serie de tapices, cuyos originales fueron diseñados para la capilla por Rafael y representan episodios de la Vida de San Pedro y la Vida de San Pablo tal y como las describen los Evangelios y los Hechos de los Apóstoles: los cartones preparatorios de tamaño natural para siete de los diez tapices son conocidos como Cartones de Rafael y se conservan en el Museo de Victoria y Alberto de Londres. Los tapices de Rafael fueron saqueados durante el Saco de Roma de 1527 y fueron quemados por el metal precioso que contenían o distribuidos por toda Europa. A finales del siglo XX se reunió una colección (ya se habían realizado varias colecciones nuevas) y usados de nuevo en la Capilla Sixtina en 1983.

Las paredes están divididas en tres niveles principales. El más bajo está decorado con tapices de oro y plata pintados al fresco. El central tiene dos ciclos de pinturas que se complementan, La Vida de Moisés y La Vida de Cristo. Fueron encargados en 1480 por Sixto IV y realizados por Ghirlandaio, Botticelli, Perugino y Cosimo Roselli, junto a algunos de sus ayudantes, como Pinturicchio. El nivel más alto está dividido en dos zonas. En la zona baja, entre las ventanas, hay una Galería de Papas, pintadas al mismo tiempo que las Vidas. Sobre de los arcos de las ventanas están los lunetos, en donde se encuentran los Antepasados de Cristo, pintados por Miguel Ángel como parte de la decoración de la bóveda.

La decoración de la bóveda, encargada por Julio II y realizada por Miguel Ángel entre 1508 y 1512, tiene un conjunto de nueve pinturas que muestran escenas del Génesis, como: La Creación, La Relación de Dios con la Humanidad y La Caída del Hombre. En las pechinas que sustentan la bóveda, están pintados doce hombres y mujeres, los profetas y las sibilas, que profetizaron que Dios enviaría a Jesucristo para la salvación de la humanidad.

En 1515, Rafael recibió el encargo de León X de diseñar una serie de diez tapices para colgar en la zona inferior de las paredes. Rafael tenía 25 años entonces y era un artista reconocido en Florencia, con una serie de clientes adinerados, aunque era ambicioso, también deseaba trabajar para el Papa. Rafael se sentía atraído por la ambición, grandeza y energía de Roma.

Rafael vio el encargo como una oportunidad de poder llegar a ser comparable a Miguel Ángel, mientras el Papa lo vio como su respuesta a la bóveda encargada por su predecesor. El trabajo comenzó a mediados de 1515. Debido a su gran tamaño, los tapices fueron fabricados en Bruselas a lo largo de cuatro años, por los tejedores del taller de Pieter van Aelst.

Aunque el complejo diseño de Miguel Ángel para la bóveda no era exactamente el que Julio II tenía en mente cuando le encargó pintar a los Apóstoles, el proyecto consistía en un programa iconográfico consecuente con el resto de la decoración. Sin embargo, esto fue alterado cuando posteriormente, Miguel Ángel recibió el encargo de decorar la pared del altar con el El Juicio Final, que realizó entre 1536 y 1541. Pintar este mural exigió que se eliminaran dos episodios de las Vidas, varios de los Papas y dos grupos de Ancestros. Dos ventanas fueron tapiadas y dos de los tapices de Rafael se hicieron innecesarios.

Analizaremos, como ejemplo, uno de los más importantes frescos del ciclo, siendo los demás de gran calidad y complejidad iconográfica semejante. De entre los frescos pintados por Perugino en la Capilla Sixtina, el de Cristo entregando las Llaves a San Pedro es estilísticamente el más instructivo. La escena es una referencia a Mateo 16:18-19, donde las llaves del Reino de los Cielos son entregadas a San Pedro. Esas llaves rerpesentan el poder de perdonar los pecados y difundir la Palabra de Dios, permitiendo a otros de ese modo poder entrar en el Cielo. Las figuras principales están situadas en dos filas comprimidas cercanas a la superficie de la pintura y debajo del horizonte. El grupo principal, que muestra a Cristo entregando las llaves de oro y plata a San Pedro, que está arrodillado, está rodeado por los demás Apóstoles, incluyendo a Judas (quinta figura a la izquierda de Cristo), todos con aureolas, junto a retratos de contemporáneos incluyendo uno que parece ser un autorretrato (quinta figura desde el borde derecho, vestida de negro y contemplando al espectador). El suelo está formado por rectángulos rebajados divididos por líneas de piedra coloreada, aunque no son usados en la organización del espacio. Tampoco lo es la relación entre las figuras ni la invención del pórtico del Templo de Salomón lo que domina la pintura eficazmente resuelta. Los arcos triunfales en los extremos aparecen como referencias antiguas superfluas, apropiadas para una audiencia romana. Más alejadas están representadas dos escenas secundarias de la vida de Cristo: el Tributo de la Moneda a la izquierda y el Intento de Lapidación a la derecha.

El estilo de las figuras está inspirado por Andrea del Verrocchio. Los ropajes, con su gran complejidad, y las figuras, particularmente las de varios apóstoles, incluido San Juan Evangelista, con bellas características, con el pelo largo y suelto y el porte elegante y refinado recuerdan al Santo Tomás del grupo escultórico de Verrocchio en la Iglesia de Orsanmichele. Las poses de las figuras imitan una serie de actitudes básicas que se repiten constantemente, generalmente de forma inversa de un lado al otro, lo que significa que se ha usado el mismo tapiz. Son figuras gráciles y elegantes que están firmemente posadas en el suelo. Las cabezas son más bien pequeñas en proporción con el resto de los cuerpos, y los rasgos son tratados delicadamente con considerable atención a los detalles de menor importancia.

El templo octogonal de Jerusalén y sus porches, que dominan el eje central, pudieron haber sido inspirados por un proyecto arquitectónico, pero el tratamiento que le da Perugino es la representación de un modelo de madera, pintado con exactitud. El edificio, con sus arcos, sirve como telón de fondo frente al cual se desarrolla la acción. Perugino ha hecho una significativa contribución en la representación del paisaje. La sensación de un mundo infinito que se extiende por el horizonte es más marcado que en cualquier otra obra de sus contemporáneos, y los árboles de hojas alargadas sobre el cielo nublado y las colinas de color gris azulado en la distancia dan una solución que los pintores posteriores encontrarían instructiva, especialmente Rafael.

Se creía que el fresco era un buen augurio en los cónclaves: la superstición decía que el cardenal que (seleccionado por sorteo) se sentaba en el lugar que había bajo el fresco era el que tenía más probabilidades de ser elegido. Documentos de la época indican al menos tres cardenales que se sentaron bajo el fresco durante los cónclaves en los que fueron elegidos papas: Julio II, Clemente VII y Paulo III.

Miguel Ángel Buonarroti recibió en 1508 el encargo de Julio II de repintar el techo de la Capilla. Originalmente estaba pintado como un cielo azul con estrellas doradas. El trabajo comenzó el 10 de abril de 1508 y se prolongó hasta el 31 de octubre de 1512. Casi 30 años más tarde, Miguel Ángel pintó también El Juicio Final, sobre la pared del altar, ente 1536 y 1541, por encargo de Paulo III Farnese.

Miguel Ángel quedó intimidado por las dimensiones del encargo y dejó claro desde el principio que prefería rechazarlo. Él se consideraba escultor antes que pintor, y sospechaba que algunos de sus rivales habían aconsejado el Papa que le encargase un proyecto de tan gran escala para verle fracasar. Para Miguel Ángel, el proyecto era sólo una distracción de su trabajo como escultor de mármol, que le había mantenido ocupado durante los años previos.

Las fuentes de inspiración de Miguel Ángel no están fácilmente determinadas; teólogos joaquinistas y agustinianos estaban entre las influencias de Julio II. Tampoco se conoce en qué grado contribuyó realmente su propia mano físicamente en la pintura de cualquiera de las imágenes particulares que se le atribuyen.

La Creación de Adán, la más famosa de las imágenes de la bóveda.

Para alcanzar el techo, Miguel Ángel necesitaba un soporte; la primera idea vino del arquitecto del Papa, Donato Bramante, que quería construir un andamio colgado con cuerdas. Sin embargo, la idea de Bramante no sirvió, y la estructura que construyó era defectuosa. Agujereó el techo para colgar cuerdas que sujetasen el andamio. Miguel Ángel se rió al ver la estructura, y dijo que dejaría agujeros en el techo cuando el trabajo finalizara. Preguntó a Bramante que pasaría cuando él, al pintar, alcanzase las perforaciones, pero el arquitecto no supo qué responder.

El problema fue presentado al Papa, que ordenó a Miguel Ángel que construyera su propio andamio. Miguel Ángel creó una plataforma de tablas de madera sujetas sobre soportes enganchados en agujeros de las paredes, sobre las ventanas. Él se situaba sobre este andamio mientras pintaba.

Miguel Ángel usó colores brillantes, fácilmente visibles desde el suelo. En la parte baja del techo pintó a los antepasados de Cristo. Sobre ellos, pintó alternados a los profetas y a las sibilas, con Jonás sobre el altar y Zacarías en el otro extremo. En la parte central, Miguel Ángel pintó nueve escenas del Génesis. Originalmente sólo se le encargó pintar doce figuras, los Doce Apóstoles. Rechazó el trabajo porque él se consideraba escultor, no pintor. El Papa dio permiso a Miguel Ángel para pintar las escenas y figuras bíblicas que él eligiera como compensación. Cuando el trabajo estuvo terminado, había pintado más de 300 figuras, que mostraban la Creación, Adán y Eva en el Jardín del Edén y el Diluvio Universal.

San Bartolomé mostrando su piel desollada (en la que hay un autorretrato de Miguel Ángel) en El Juicio Final.

El Juicio Final fue pintado por Miguel Ángel entre 1536 y 1541, tras el Saqueo de Roma de 1527 por las fuerzas mercenarias del Sacro Imperio Romano Germánico, que terminaron con el Renacimiento romano, poco antes del Concilio de Trento. El trabajo fue hecho en una gran escala, y ocupa toda la pared tras el altar de la Capilla Sixtina. El Juicio Final es una representación de la segunda venida de Cristo y el Apocalipsis. Las almas de la humanidad se levan y descienden hacia sus destinos, juzgadas por Cristo y su santo séquito. La pared en la que El Juicio Final está pintado se inclina ligeramente sobre el espectador en su parte alta, y está pensado así para que el fresco parezca un tanto aterrador, e infunda temor y respeto al poder de Dios. A diferencia de los otros frescos de la Capilla, las figuras son muy musculosas y parecen algo torturadas, incluso la Virgen María, en el centro, parece estar acobardada ante Dios.

El Juicio Final fue objeto de disputa entre el Cardenal Carafa y Miguel Ángel. Como representó figuras desnudas, el artista fue acusado de inmoralidad y obscenidad. Carafa y Monseñor Sernini (embajador de Mantua) organizaron una campaña de censura para borrar los frescos. Cuando el maestro de ceremonias del Papa, Biaggio da Cesena, dijo que era vergonzoso que en un lugar tan santo se hubieran representado todas esas figuras desnudas, y que era una decoración propia de un baño público o de una taberna, pero no de una capilla papal, Miguel Ángel le representó en el fresco como Minos, el juez del infierno. Se dice que cuando Cesena se quejó al Papa, el pontífice respondió que su jurisdicción no incluía el infierno, por lo que el retrato se mantendría.

Los genitales del fresco fueron cubiertos más tarde por el artista Daniele da Volterra, al que este trabajo le hizo ganarse el sobrenombre de "Il Braghettone" ("El Pintacalzones").

Entre junio de 1980 y octubre de 1984 se llevó a cabo la primera parte de la restauración de los frescos de la Capilla Sixtina, que consistió en trabajar en las lunetas hechas por Miguel Ángel. Después de esto, el trabajo se centró en la bóveda, que comenzó en noviembre de 1984 y fue completado en diciembre de 1989, y para finalizar se trabajó en El Juicio Final. Los restauradores montaron unos andamios sujetos a unos huecos en la pared, los mismos que había utilizado Miguel Ángel para sujetar su andamio. La restauración completada se mostró al público el 8 de abril de 1994, cuando Juan Pablo II la develó. La última parte fue la restauración de los frescos de las paredes, que fue aprobada en 1994 y develada el 11 de diciembre de 1999.

La parte de la restauración de la Capilla Sixtina que causó mayor preocupación fue el techo, también obra de Miguel Ángel. La aparición de los colores brillantes de los Antepasados de Cristo hizo temer que los procesos empleados en la limpieza eran demasiado fuertes. Esto se puede apreciar observando algunas pequeñas secciones que los restauradores dejaron sin limpiar (a ambos lados de El Juicio Final) para que se apreciara el contraste entre el estado de las pinturas antes y después de la restauración.

El problema estaba en el análisis y la comprensión de las técnicas usadas por Miguel Ángel, y la respuesta técnica de los restauradores a ese problema. Un examen detallado de los frescos de los lunetos convenció a los restauradores que Miguel Ángel trabajó exclusivamente en buon fresco, es decir, el artista trabajó sólo sobre yeso recién puesto y cada sección del trabajo se completó mientras que el yeso se encontraba todavía fresco. En otras palabras, Miguel Ángel no trabajó a secco; no añadió detalles más tarde sobre el yeso seco.

Los restauradores, sabiendo que el artista dio un enfoque completo de la pintura, dieron un enfoque completo a la restauración. Se tomó la decisión de que toda la capa sombreada por la cola animal, el humo y la cera y las zonas repintadas estaban contaminadas de un modo u otro: los depósitos de humo, los primeros intentos de restauración y las pinturas de restauradores posteriores en un intento de animar la aparición de la obra. Basándose en esta decisión, según los datos de restauración que se han proporcionado, los científicos del equipo de restauración se decidieron por un disolvente, que efectivamente devolvió el techo a su capa de yeso impregnada de pintura. Después de ese tratamiento, sólo lo que se pintó a buon fresco se mantendría.


9 de mayo

1950: Robert Schuman pronuncia el discurso que daría lugar a la "Declaración Schuman" en favor de una Europa organizada

En el edificio del Ministerio de Asuntos Exteriores en el Quai d'Orsay, ubicado cerca del Puente Alejandro III, de la ciudad de Paris (Francia), el ministro de Asuntos Exteriores francés, Robert Schuman, pronuncia un discurso presentando su propuesta para creación de una Europa organizada, requisito imprescindible para el mantenimiento de relaciones pacíficas. Esta propuesta, que pasará a ser conocida como "Declaración Schuman", se considerará el germen del nacimiento de la actual Unión Europea. La declaración se plasmará definitivamente en el Tratado de Paris, que se firmará el 18 de abril de 1951, por el que se creará la Comunidad Europea del Carbón y del Acero (CECA), a la que se adherirán no sólo Francia y Alemania, sino cuatro países más como Bélgica, Italia, Luxemburgo y Países Bajos. Sin duda, este es el primer paso para la creación de una federación europea que con el tiempo desembocará en la Unión Europea.

"La Declaración Schuman" es el título con el que se conoce el discurso pronunciado por el Ministro de Asuntos Exteriores francés Robert Schuman el 9 de mayo de 1950 en el que —tal como lo reconoce oficialmente la Unión Europea (UE)— se dio el primer paso para la formación de esta organización supraestatal, al proponer que el carbón y el acero de Alemania (República Federal Alemana, es decir, la Alemania capitalista) y Francia (y los demás países que se adhirieran) se sometieran a una administración conjunta.

Tras la Segunda Guerra Mundial y las atrocidades que se descubría habían sido cometidas durante su transcurso, se buscaron fórmulas para evitar que se repitiera una guerra en Europa.

Alemania, que había resultado derrotada en el conflicto, se encontraba con su territorio ocupado militarmente por los ejércitos aliados entre los cuales se contaba el francés.

El proyecto de unir la producción del carbón y el acero de Francia y Alemania bajo una alta autoridad común abierta a otros estados europeos fue elaborado en secreto, sin informar a los circuitos ministeriales tradicionales, durante el mes de abril de 1950 por Jean Monnet, comisario general del plan de modernización y equipamiento del Gobierno francés, con la colaboración de su adjunto Étienne Hirsch, del experto en economía Pierre Uri y de Paul Reuter, profesor de derecho internacional.

Jean Monnet se lo hizo llegar a Robert Schuman, Ministro de Asuntos Exteriores, quien, tras estudiarlo durante el fin de semana, le dio su visto bueno. Entonces, Monnet y Schuman buscaron dar a conocer el plan al público de manera espectacular antes de iniciar negociaciones en las que el plan corría el riesgo de estancarse.

En la mañana del 9 de mayo, un miembro del gabinete de Schuman entregó al Canciller de Alemania Konrad Adenauer una carta en la que le informaba del proyecto francés, que el líder alemán acogió con entusiasmo. En París Schuman consigue entre tanto el apoyo del Consejo de Ministros.

Los gobiernos británico, italiano, belga, neerlandés y luxemburgués son informados de la inminencia de una iniciativa francesa. Lo mismo sucedió con el Gobierno de Estados Unidos. Todos ellos mostraron su conformidad.

Los representantes de la prensa nacional y extranjera son convocados a las 18 horas en el Salón del Reloj del Quai d'Orsay (París). Schuman pronunció su discurso, Monnet estaba sentado a su derecha.

Schuman debía viajar a Londres esa noche, lo que le sirvió para esquivar las preguntas de los periodistas. Por su parte, Monnet se encargó de convencer a los grandes editorialistas del contenido político del plan. Ironía de la historia, los fotógrafos y la radio no fueron prevenidos de la reunión, el ministerio debió prestarse varios meses más tarde para una reconstitución de la escena.

Ese día nació la Europa comunitaria, actualmente concretada en la Unión Europea.

En su discurso, Schuman proponía la creación de una comunidad franco-alemana para aprovechar conjuntamente el carbón y el acero de los dos países. Una vez en funcionamiento, se ampliaría la comunidad a otros países europeos para formar un espacio de libre circulación de personas, mercancías y capital. Este sistema cruzado de intereses evitaría la posibilidad de una nueva guerra.

Las bases en las que Schuman plasmaba la oferta del Gobierno francés para la constitución de esta comunidad eran las siguientes:

- Creación de una Alta Autoridad cuyas decisiones obligarían a los países que se adhiriesen a la comunidad.

-  La Alta Autoridad tendría como objetivo: La modernización de la producción del carbón y del acero.

-  El incremento de su calidad.

-  El suministro del carbón y del acero en idénticas condiciones tanto a Francia como a Alemania, así como a los países que se adhiriesen.

-  El desarrollo de un sistema común de exportación hacia los demás países no integrantes.

- La mejora y equiparación de las condiciones de los trabajadores de ambas industrias.


8 de mayo

1933: Gandhi inicia una huelga de hambre en la India durante tres semanas en señal de protesta contra la opresión del gobierno británico en la India

Gandhi, Mohandas Karamchand, líder espiritual y político de la India, filósofo y político, nació en 1869 en Porbandar, en la península de Kathiawar (India) y falleció en Delhi (India) en 1948.

Nació en una familia hindú acomodada, perteneciente a una casta de comerciantes y políticos. Su familia era practicante del brahmanismo. Contrajo matrimonio a los 12 años, mientras cursaba estudios en el colegio colonial. Marchó a Londres, donde cursó la carrera de Derecho, para volver a su patria en 1891. Fue nombrado abogado del Tribunal Supremo en Bombay.

Después de estudiar Derecho en Londres entre 1888 y 1891 y de fracasar en sus primeros pasos como abogado en la India, se estableció en Sudáfrica -también colonia británica- en 1893. Conmocionado por el espectáculo de la discriminación racial, se dedicó a luchar por los derechos de la minoría india en aquel país.

Durante aquella campaña, Gandhi fraguó sus ideales de pacifismo y pureza espiritual: predicó la resistencia pacífica como medio eficaz de reivindicación no violenta, con el que consiguió un acuerdo con las autoridades coloniales que eliminaba las injusticias más flagrantes (Pacto Smuts-Gandhi, 1913).

Completó sus convicciones pacifistas, arraigadas en la religiosidad hindú, con la lectura de escritos occidentales de Thoreau, Ruskin y Tolstoi; en lo sucesivo defendería un ideal de fraternidad universal por encima de toda diferencia de opinión, raza, nacionalidad, religión o condición social.

En 1914 regresa a la India; ya empieza a recibir el nombre de «Mahatma» por sus compatriotas; significa "alma grande". Su propósito era bien definido entonces: la independencia de su país. Trabajó primeramente por la unidad del pueblo indio entre hindúes y musulmanes sin muchos resultados positivos, y encabezó en 1918 el movimiento nacionalista con el constante llamamiento a la desobediencia civil, a la resistencia pasiva una vez más, e insistiendo en una rotunda negativa a la occidentalización. Trabajó también por la abolición de las castas sociales para resumirlas en cuatro con arreglo a sus funciones y no a sus privilegios: los sacerdotes, los militares, los comerciantes y los trabajadores manuales, sin ningún tipo de jerarquía entre ellas.

Gandhi fue rigurosamente vegetariano y, desde 1907, también célibe, después de haber tenido cuatro hijos; había abandonado la vestimenta occidental, simbolizando con su vuelta a la túnica india una actitud de reivindicación de las tradiciones nacionales y de liberación personal de las servidumbres materiales; y era llamado Mahatma ("alma grande"), nombre ideado para él por el poeta Rabindranath Tagore.

Sus esperanzas de que las autoridades británicas reconocieran la colaboración de los indios en el esfuerzo de guerra iniciando un proceso de descolonización, se vieron defraudadas y convencieron a Gandhi en 1920 para ponerse al frente del Partido del Congreso, principal movimiento nacionalista de la India.

En 1921 consiguió que dicho partido aceptara su programa de resistencia pacífica basado en la desobediencia civil y el boicot a las instituciones y productos ingleses. Se inició entonces una lucha en la que Gandhi proclamaba la recuperación de los valores tradicionales de la India perdidos bajo la dominación extranjera, instando a hacerse menos dependientes en todos los aspectos (incluyendo el económico, que simbolizó en la defensa de la artesanía textil tradicional frente a la importación de tejidos industriales ingleses).

Luchó por unificar a la población de la India para formar una verdadera nación: se comprometió personalmente en el ideal de unir en esa lucha a hindúes y musulmanes -las dos comunidades religiosas de la India-, realizando por ello una huelga de hambre que estuvo a punto de costarle la vida; también empleó la huelga de hambre para reivindicar la igualdad de derechos de las castas inferiores, secularmente discriminadas en la India; fomentó la educación de las masas inspirada en las tradiciones culturales propias, pero marcada por la idea de uniformizar a la nación, impulsando el empleo del hindi como lengua común.

Gandhi ya había iniciado sus ayunos de protesta y demás medidas pacíficas, al mismo tiempo políticas y ascéticas. En 1922 es condenado a prisión por las autoridades británicas, que sólo pueden retenerle dos años encarcelado por las presiones que las masas habían realizado, según el aprendizaje recibido de «Mahatma». La no colaboración con el poder, la pasividad, la no violencia, comienzan a dar resultados: el mercado textil de Inglaterra en la India decae aterradoramente, las propuestas británicas de reforma son en absoluto desoídas, las factorías coloniales se paralizan y los impuestos dejan de pagarse.

Su lucha por la independencia estuvo jalonada por acciones de gran poder simbólico en las que incitaba a los indios a valerse por sí mismos: en 1930 organizó la marcha de la sal, una protesta pacífica contra el impuesto colonial que gravaba el consumo de sal, consistente en invitar a la población a fabricar ilegalmente su propia sal con agua del mar.

El éxito de sus campañas dio confianza al movimiento nacionalista. Los ingleses, que inicialmente respondieron encarcelando a Gandhi entre 1922 y 1924 (luego sería detenido y liberado cinco veces más), negociaron con él en 1931 un pacto para liberar a los presos nacionalistas y conceder algunos logros simbólicos, a cambio de detener la campaña de desobediencia civil; la torpeza de Churchill, que despreció la figura de Gandhi y se negó a recibirle, impidió un entendimiento más profundo.

Ello hizo que, al estallar la Segunda Guerra Mundial (1939 - 1945), el Congreso instara a sus seguidores a la no-cooperación con el esfuerzo bélico aliado (entre otras razones, porque nadie había consultado a los indios o a sus representantes si deseaban entrar en guerra). Encarcelado de nuevo desde 1942 hasta 1944, Gandhi siguió apoyando la demanda del Congreso, encabezado ahora por su amigo y colaborador Nehru, de que Gran Bretaña abandonara la India, lo que efectivamente se vio obligada a hacer al terminar la contienda. En ese último avance hacia la independencia, Gandhi concentró sus esfuerzos en tratar de impedir la secesión de los musulmanes, que aspiraban mayoritariamente a la formación de un Estado separado.

Efectivamente, cuando en 1946 los ingleses formaron un primer gobierno indio presidido por Nehru, los musulmanes, encabezados por Jinnah, se negaron a participar en las nuevas instituciones, donde temían ser anulados por la mayoría hindú, e iniciaron una lucha armada. Gandhi fue calmando sucesivos brotes de violencia, a base de autoridad moral, presencia personal en los lugares conflictivos, huelgas de hambre…, pero los enfrentamientos continuaron y el Congreso acabó por aceptar la partición de la India en dos Estados, con un Pakistán independiente para los musulmanes (1947). Defraudado por el comportamiento de su pueblo, Gandhi se negó a participar en las celebraciones de la independencia y siguió haciendo huelgas de hambre en favor de la paz y la unidad. Murió asesinado por un extremista hindú. (Ampliar Su Biografía En Este Sitio).

Las acciones pacifistas de Ghandi materializadas en su campaña para promover la paz mundial, despertaron rencores incluso  en sus propios compañeros de fe hindú. Estos mismos, sentían que Ghandi había traicionado sus principios al criticarlos en sus manifestaciones en contra de los musulmanes. Este resentimiento catapultó a nueve hindúes fanatizados a planificar su asesinato.

Este complot estuvo precedido por Vinayak Damodar Savarkar, de 65 años que había sido el promotor de otro grupo poderoso antimusulmán, contrario a Ghandi. Savarkar reunió a ocho jóvenes. Este grupo decidió realizar su golpe el 19 de enero, sin embargo, no lograron su cometido por mala organización: ya que no estaban estructurados los lugares de cada miembro ni los elementos a utilizar para la misión (granadas o armas de fuego).  Su accionar estuvo cargado de desaciertos y llamaron la atención rápidamente a las fuerzas policiales: uno de ellos alcanzó a ser detenido y hay informes que sugieren que confesó a la policía toda la conspiración, incluso con los nombres de sus compañeros. Si esto es verdad, entonces la policía conocía el peligro que amenazaba al líder de la independencia y nada hizo para alertarlo.

Sin embargo, los hechos frustrados no los detuvieron, y volvieron a reunirse el 29 de enero de 1948, allí eligieron para llevar a cabo el asesinato a Nathuram Godse, hindú extremista y fanático, director del diario Hindi Rastra.

El dia 30 de enero, Ghandi paseaba por los jardines de la Casa Birla, su residencia en Nueva Delhi, estaba acompañado por el Vice Primer Ministro Sardar Patel. Minutos antes de las cuatro de la tarde, miró su reloj y les dijo a sus acompañantes: "Debo irme ahora. Es hora de hacer mis oraciones". Apoyado en sus dos sobrinas nietas, Aya y Manu, se alejó lentamente hacia el pabellón. Subió los tres escalones de la construcción y allí lo esperaba Nathuram Godse.

Llega tarde a sus oraciones —le dijo.

Efectivamente —confirmó el Mahatma.

Nathuram sacó un revolver, que llevaba escondido entre las ropas, e hizo tres disparos. Uno de ellos, alcanzo el pecho de Ghandi, los otros dos se introdujeron en el vientre. De esta manera, sin el menor gesto de dolor, el gran pacifista, unió sus manos en gesto de oración y murmuró “Al Ram, Ram”, una invocación a Rama, una de las manifestaciones hindúes del dios que habita en el interior y en el exterior. Luego cayó de espaldas sin decir una palabra más. Mientras el asesino era arrestado por la policía, Gandhi fue entrado a la casa, donde murió dos horas después.

Godse fue juzgado con sus cómplices cuatro meses después del asesinato. Este personaje, acuso a Ghandi de ser un “un impostor político y moral... una maldición, una fuerza del mal”, dispuesto a permitir el dominio musulmán de la India. Godse fue condenado a la horca, con uno de sus compañeros y ambos ejecutados el 15 de noviembre de 1949. Los restantes fueron condenados a cadena perpetua.

Ante la muerte de Ghandi, el Ministro de la India, Jawaharlal Nehru, comunicó la terrible información al pueblo hindú declarando: “La luz se ha alejado de nuestras vidas”, dijo, “y sólo hay oscuridad en todas partes”. El gobierno decretó trece días de duelo, su cuerpo fue transportado hasta el río sagrado Jumna, en ese sitio se alzaba la pira funeraria armada con maderas de sándalo, incienso, palmas de coco y alcanfor. El fuego fue encendido por su hijo Ramdas. Los últimos pétalos de rosas arrojados sobre el fuego fueron los lanzados por el Primer Ministro Nehru, el Vice Primer Ministro Patel, el último Virrey de la India, Lord Mountbatten, y su mujer, Edwina.

Luego de la cremación de Ghandi, se llenaron unas 20 urnas con las cenizas del líder, las que se distribuyeron por todo el país, cumpliendo con su deseo de que fueran esparcidas en los ríos de su patria. Una de esas urnas fue trasladada a Cuttack, la capital del estado indio de Orisa, donde aparentemente fue colocada en el Tesoro del Banco estatal. Los funcionarios no supieron explicar por qué las cenizas habían permanecido bajo llave de seguridad durante casi cincuenta años. Muchos sugieren que se pensó en levantar un monumento a Gandhi después de su asesinato, pero luego el proyecto fue abandonado y las cenizas olvidadas en el tesoro de ese banco, ya que en 1950 la capital del estado fue trasladada de Cuttack a Bubanshewar.

En el año 1997, 50 años después del fallecimiento de Ghandi, se realizó una ceremonia en su nombre, sobre las aguas del río Ganges, en Allahabad (India). En la misma, Tushar Gandhi, su nieto, estuvo a cargo de la apertura de una urna perdida, dispersando sus cenizas mientras miles de seguidores entonaban cánticos en recuerdo del hombre que había logrado unificar la nación históricamente dividida por divergencias religiosas y étnicas.

La historia de la humanidad, demuestra que los pueblos recuerdan y denominan héroes a aquellos guerreros, militares, a los cuales llaman Héroes Nacionales, que han luchado por la libertad de sus pueblos. Estos hombres acuñados detrás de la violencia de las armas se han forjado un lugar dentro del panteón nacional, sin embargo, Ghandi fue totalmente lo opuesto. Logro la liberación del pueblo hindú a través de la paz, sin dar un solo golpe.

Mahatma dejó impresas miles de huellas dentro de la memoria de todos sus seguidores e incluso en el mismo pueblo hundú. Un ser amable, delicado, devoto del hinduismo. Poseía un caqrácter de hierro, una voluntad gigante y arraigadas convicciones. Esta combinación de características personales hicieron de él un líder indisvutible del movimiento nacionalista de la India. Para algunos fue un maestro de la política, para otros un líder espiritual e incluso un santo.


7 de mayo










1945: Rendición incondicional de Alemania ante los tropas aliadas. Fin de la contienda en Europa
Después que Hitler anuncia su decisión de suicidarse junto con su esposa, la realidad cae como un manto de muerte sobre sus más inmediatos colaboradores. Goebbels y su esposa toman la fatídica decisión de envenenar a sus hijos y luego suicidarse. Los seis niños quedan en sus habitaciones mientras que fuera del Bunker, son cremados los cuatro cadáveres. En sus habitaciones quedan los cuerpos de los seis niños y en otra habitación dos disparos anuncian el suicidio de los generales Burgdorf y Krebs.

Cuando la noche del 30 de abril de 1945 el almirante Dónitz, comandante en jefe de la Kriegsmarine y jefe militar de la Zona Norte del Reich, que para entonces estaba dividido en dos partes por las fuerzas anglo-americanas y soviéticas, volvió a su Cuartel General después de una entrevista con el jefe de las SS Himmler en Lübeck, recibió un mensaje que había llegado de Berlín a las 18:45 horas. Martin Bormann, Jefe de la Cancillería del Partido, comunicaba desde el bunker del Führer, que Hitler había nombrado a Dónitz como su sucesor, en lugar del Mariscal Göring. El almirante recibe con esto, toda la responsabilidad sobre el destino de Alemania. Sabía que sólo podía significar terminar con la guerra que desde hace mucho estaba perdida. Aquella misma noche se entrevistaba de nuevo con Himmler en Plön, pese a la resistencia y desconfianza de éste. Heinrich Himmler era todavía nominalmente el jefe de toda la policía alemana, Comandante Supremo de las SS, Ministro del Interior del Reich y Comandante en Jefe del Ejército de Reserva. Cuando Himmler supo que Dónitz era el sucesor de Hitler, le pidió ser el segundo hombre de su Gobierno. Dónitz rechazó la propuesta de plano y malhumorado Himmler regresó a Lübeck.

En la madrugada del 1 de mayo de 1945, pensando que Hitler aún vivía, Dónitz hizo organizar una manifestación de fidelidad al Führer con el carácter patético que los momentos exigían. La mayoría de los analistas no comprenden por qué lo hizo. Probablemente quería demostrar que había unanimidad entre los miembros del Gobierno, en especial ante las medidas que habían de tomarse, que no eran otras que las negociaciones para la capitulación. Tal vez pensó Dönitz que su nombramiento como sucesor del Führer significaba que probablemente Hitler renunciaría.

Lo cierto es que, en esos momentos, ni Dönitz ni nadie en Plön sabían que Hitler se había suicidado, que los soviéticos se encontraban ya en las cercanías del Bunker Führer y que todo estaba ya perdido. Tampoco sabía que el comandante en Jefe de Policía y de las SS en Italia, Karl Wolff, había tratado por su cuenta una capitulación parcial con los anglo-americanos. El 2 de mayo de 1945, en el Norte de Italia, Tirol del Sur, fueron enviados al cautiverio alrededor de un millón de soldados, todavía con capacidad combativa.

El 1 de mayo de 1945, se recibieron en Plön, desde Berlín, otros dos radiogramas de Bormann que anunciaban, el primero, que el testamento de Hitler, estaba en vigencia, que el Führer había designado Presidente del Reich al Almirante Dónitz y como nuevo Canciller del Reich al Ministro de Propaganda Dr. Goebbels. En el segundo, Bormann anunciaba lacónicamente que el Führer había fallecido el 30 de abril y comunicaba su inminente llegada a Plön.

Nadie en Plön sabía que Goebbels y su familia se suicidaban ese mismo día, ni que el 2 de mayo el General Weidling, último comandante alemán de Berlín, se rendía con el resto de sus tropas y que esa misma noche la bandera con la hoz y el martillo, ondeaba en lo alto del Reichstag. Legalmente, el testamento no llegó nunca a entrar en vigor. Bormann tampoco llegó nunca a Plön, desapareciendo de Berlín la noche del 1 al 2 de mayo de 1945. Por su parte Himmler trató de escapar disfrazado y con documentación falsa en dirección al sur.

Esa noche Dónitz hace anunciar oficialmente por Radio Hamburgo la noticia de la muerte del Führer, que da la vuelta al mundo como reguero de pólvora. No emplea el título de Presidente del Reich, sino que sigue utilizando el de almirante. Un nuevo juramento de la Wehrmacht no se llegó a realizar. Debido al rápido avance inglés hasta Lübeck y el oeste de Mecklenburg, la sede del nuevo directorio del Reich fue trasladada de Plön a Flensburg-Mürwik en la parte más septentrional del Reich. Al frente del nuevo gabinete estaba, a ruegos de Dónitz, el antiguo ministro de Finanzas Graf Schwerin von Krosigk. Se cumplían en parte los telegramas velados de Bormann. Los Aliados no tomaron nota oficial de este Gobierno. Su meta estaba cifrada en el desarme total de la Wehrmacht -por lo que cada unidad tenía que capitular ante la del contrario con la que había luchado- y la completa ocupación militar del territorio del Reich.

En aquellos momentos el almirante regía un imperio totalmente difuso. En Berlín había bolsones de resistencia donde se luchaba sin tregua. Los rusos ya controlaban la capital cuando el general Weidling trató de negociar la capitulación, pero los rusos lo rechazaron. Rendición incondicional o muerte. El General Mohnke fue sacando al personal del bunker en grupos hasta que él mismo fue hecho prisionero. Pero, un importante número de fuerzas alemanas se encontraban todavía luchando en Noruega, los Países Bajos y Dinamarca, que estaban todavía ocupados; en Bohemia y Moravia un Grupo de Ejércitos con un millón doscientos mil hombres luchaba todavía contra los rusos; en el Báltico se defendía el Grupo de Ejércitos Kurland, en la península de Hela el Ejército Ostpreussen. En las costas del Canal y del Atlántico se mantenían la fortaleza de Dunquerque, las islas del Canal, las antiguas bases de submarinos Lorient y La Rochelle. En el Egeo, Creta y Rodas las fuerzas alemanas tenían todavía gran capacidad defensiva. En total seguían en armas alrededor de tres millones de hombres de las fuerzas alemanas entre el Cabo Norte y el Mar Egeo.

Pero, la máxima preocupación del almirante era la evacuación de refugiados, enfermos, soldados heridos o de unidades completas en el Báltico y en Hela, que era en lo que estaba empleada la mayor parte de las fuerzas de la Marina todavía disponibles. Dönitz quería evitar, por medio de capitulaciones parciales, que la mayor parte del Ejército del Este cayera prisionero de los rusos, consiguiendo que los aliados aceptaran la rendición de unidades del frente del Este para ponerlos bajo su custodia. La mejor opción era capitular con el máximo de fuerzas con el Oeste y con el mínimo con el Este. Para ello, tenía que ir obrando estrictamente de acuerdo con el orden previsto. Por ello prohibió al jefe de distrito de Hamburgo, Kaufmann, que capitulara por su cuenta. El 3 de mayo de 1945 el almirante se decidió por comenzar las negociaciones con el comandante en jefe del 21 Grupo de Ejércitos Británico, Mariscal Montgomery, que operaba en el noroeste de Alemania. Designó al recién nombrado Comandante en Jefe de la Kriegsmarine, Almirante von Friedeburg, hasta entonces su sucesor como comandante de la flota submarina. Friedeburg se presentó en el Cuartel General de Montgomery acompañado del Jefe del Estado Mayor de la Zona Norte, General Kinzel y otros oficiales del Estado Mayor.

El británico les recibió de mala modo; después condescendió en escucharlos. Hizo constar en seguida que no estaba autorizado a aceptar la capitulación de tropas que hubieran luchado contra los rusos. Pero, en las negociaciones de los días 3 y 4 de mayo, propuso una capitulación total de las fuerzas alemanas ante sus tropas de los flancos oeste y norte, esto es, en la zona de los Países Bajos, noroeste de Alemania y Dinamarca, incluido el cese inmediato de la guerra submarina y la entrega de la Marina Mercante y de la Kriegsmarine. Friedeburg pidió la autorización y Dönitz asintió de inmediato. El día 4 de mayo regresó Friedeburg al Cuartel General de Montgomery en Lüneburger Heide. El 5 entraba en vigor la llamada capitulación del Noroeste. El Mariscal Montgomery se mostró dispuesto a permitir el paso a su Zona, de militares que huían de los soviéticos, pero en pequeños grupos. Con respecto a los refugiados civiles, que lo hacían en masa, estaba también prohibido el paso de la línea de demarcación, pero puntualizó que reflexionaría sobre ello, ya que no era ningún "desnaturalizado".

En el sentido de la táctica escalonada de Dónitz la capitulación del Noroeste era un triste éxito parcial. El 6 de mayo el Almirante von Friedeburg y el General Kinzel fueron comisionados al Cuartel General de las Fuerzas Expedicionarias Aliadas en Reims para tratar de la proyectada capitulación general del Oeste con el comandante Supremo General Eisenhower. El viaje fue una odisea pues debido al mal tiempo el avión que los conducía hubo de aterrizar en Bruselas.

De allí continuó el viaje a Reims en vehículos de los Aliados. Los "invitados" fueron recibidos por el Jefe del Estado Mayor de Eisenhower, General Walter Bedell Smith, un oficial sensato y de claros criterios. No estuvo descortés, oyó las proposiciones de los alemanes, se dirigió a su superior y volvió con una contestación descorazonadora. El General Dwight D. Eisenhower, obedeciendo la orden intransigente de la superioridad política, se negaba a aprobar cualquier otra solución que no fuera la capitulación total y sin condiciones. Hay que reconocer que ese fue el acuerdo al que llegaron los Aliados en la Conferencia de Yalta y los alemanes lo sabían. El Almirante von Friedeburg llevó este resultado hasta Flensburg. El almirante Dónitz se decidió a enviar a Reims al Jefe de Estado Mayor de la Wehrmacht, General Jodl, para lo cual los ingleses pusieron un avión a su disposición. Jodl trató de conseguir un plazo para la firma de alto el fuego, una pausa al menos de dos días entre la firma y la entrada en vigor o una solución escalonada en cuatro etapas, para ganar tiempo en los movimientos de tropas y huidos del Este al Oeste. En esos momentos Bedell Smith no comprendía en absoluto por qué Jodl se resistía tan obstinadamente a una rendición a los soviéticos. El resultado fue un débil compromiso. Después de la firma del 7 de mayo, a las 00:00 horas habría un plazo de 24 ó 48 horas para que la rendición entrara en efecto. A toda prisa se solicitó el consentimiento del Almirante Dónitz en Flensburg, que sólo podía ser representado oficialmente por el jefe de la comandancia suprema de la Wehrmacht, Mariscal Keitel. A las 01:30 horas del 7 de mayo estaba la autorización en Reims.

El Mariscal Keitel firma la rendición. A las 02:41 horas en la Sala de Conferencias de la Escuela de Oficios de Reims se celebraba la breve ceremonia de la firma. A toda prisa se habían hecho traer desde París 16 corresponsales de prensa, asimismo se había citado al representante de Francia, el General Jefe de Estado Mayor Sevez. El General Eisenhower rehusó su asistencia. Ante el General Bedell Smith, el almirante británico Burroughs, el jefe soviético de misión en el Cuartel General Iván Susloparov y el General Sevez firmaron la Capitulación General de Alemania el General Jodl, el Almirante von Friedeburg y por la Luftwaffe el General Wilhelm Oxenius. A continuación el General Jodl, breve y con su estilo sobrio, apeló a la "magnanimidad de los vencedores". A los corresponsales aliados se les prohibió informar sobre la escena. No se quería hostigar a Stalin con una anticipación de la victoria final por parte de Occidente. Stalin estaba furioso por lo que consideraba que le habían quitado de las manos el derecho a que los alemanes firmaran la capitulación ante los soviéticos e insistió en que la ceremonia tenía que repetirse en el Cuartel General Soviético en Karlshorst (Berlín), ante el Comandante Supremo Soviético en Alemania, Mariscal Zhukov, en presencia de los representantes de los Estados Unidos y Gran Bretaña, aclarando que no deseaba la presencia de un representante de Francia, pues para él ese país no contaba entre las potencias vencedoras.

El 8 de mayo de 1945, los ingleses llevaron en avión a Berlín al Mariscal Keitel en representación de la Wehrmacht, al Almirante von Friedeburg como representante de la Kriegsmarine y representando a la Luftwaffe al General Stumpff, jefe de la Flota Aérea y de la defensa antiaérea, además de algunos oficiales ayudantes. Poco antes de la medianoche del 8 de mayo, en el momento en que entraba en vigor el alto el fuego, comenzó la ceremonia en el antiguo casino de zapadores e ingenieros del Ejército. El Mariscal Keitel firmaba el documento con rostro grávido. A continuación se sirvió una cena en una pequeña villa, junto a la Escuela de Zapadores donde los «invitados» alemanes se hospedaban, con especialidades rusas.

Todavía se encontraban bolsones de resistencia alemana, por aquellos que se negaban a capitular. Pero, la tragedia no había terminado, luego de la firma de la rendición incondicional, los rusos se lanzaron a una orgía de violaciones, saqueos y asesinatos, que el Alto mando Soviético justificó, "como revancha por las atrocidades cometidas por los alemanes en Rusia".

Nadie sabe con certeza cuántos muertos civiles y militares hubo en Berlín entre el 16 de abril y el 2 de mayo de 1945. Muchos estiman en 200.000 civiles y militares alemanes y 150.000 soldados soviéticos, además de decenas de miles de heridos en ambos bandos. La ciudad de Berlín estaba en ruinas y la población en pánico. Cuando las fuerzas francesas, estadounidenses y británicas llegaron a Berlín para ocupar las zonas previamente demarcadas, pudieron comprobar el salvajismo con que los rusos se vengaron. Nada útil quedó para ser utilizado. Fueron arrancadas las tuberías de agua, cables telefónicos, instalaciones eléctricas; fueron saqueadas bibliotecas, hospitales, bancos, universidades; de las casas particulares se llevaron todo cuanto pudieron, aquel que se resistiera era muerto en el acto. Fábricas enteras fueron desmontadas y llevadas a Rusia, dejaron a la ciudad sin alimentos, con una población que vagaba entre las ruinas tratando de protegerse del humo de los incendios. Los berlineses que eran descubiertos tratando de escapar a las zonas que serían ocupadas por los aliados occidentales, eran asesinados sin contemplaciones.

El día de la firma del Acta de Rendición, en Londres, Winston Churchill anunció por la BBC, el fin de la guerra en Europa.  En una parte de su discurso dijo textualmente; "Sin embargo, ahora podemos permitirnos un breve período de regocijo".  Aunque no se refirió a las 100.000 violaciones que cometieron los rusos, resultó irónico, porque en esos momentos en Berlín se desataba una orgía de sangre y muerte.

De cualquier forma, la guerra en Europa había llegado a su fin.


6 de mayo

1856: Nacimiento de Sigmund Freud, padre del Psicoanálisis
Sigmund Freud, médico neurólogo austriaco, padre del psicoanálisis y una de las mayores figuras intelectuales del siglo XX, nació el 6 de mayo de 1856 en Freiberg, Moravia (en la actualidad, República Checa) en el seno de una familia judía y falleció en Londres (Inglaterra) el 23 de septiembre de 1939.

Aunque el nombre que figura en su certificado de nacimiento es "Sigismund", su padre añadió un segundo nombre, de origen hebreo, "Schlomo" o "Shelomoh" (versiones de Salomón) en una inscripción manuscrita en la Biblia de la familia. Un documento de 1871 se refiere a Freud como "Sigmund" aunque él mismo no comienza a firmar "Sigmund" hasta 1875 y nunca usó su segundo nombre. Fue el mayor de seis hermanos (cinco niñas y un niño). Tenía además dos hermanastros de un matrimonio anterior de su padre. En 1860, cuando contaba con tres años de edad, su familia se trasladó a Viena esperando que su padre recobrara la prosperidad perdida en su negocio de lanas.

Su interés científico inicial como investigador se centró en el campo de la neurología, derivando progresivamente sus investigaciones hacia la vertiente psicológica de las afecciones mentales, de la que daría cuenta en su práctica privada. Estudió en París con el neurólogo francés Jean-Martin Charcot las aplicaciones de la hipnosis en el tratamiento de la histeria. De vuelta en Viena y en colaboración con Joseph Breuer desarrolló el método catártico. Paulatinamente, reemplazó tanto la sugestión hipnótica como el método catártico por la asociación libre y la interpretación de los sueños. De igual modo, la búsqueda inicial centrada en la rememoración de los traumas psicógenos como productores de síntomas, fue abriendo paso al desarrollo de una teoría etiológica de las neurosis más diferenciada. Todo esto se convirtió en el punto de partida del psicoanálisis, al que se dedicó ininterrumpidamente el resto de su vida.

Freud postuló la existencia de una sexualidad infantil perversa polimorfa, tesis que causó una intensa polémica en la sociedad puritana de la Viena de principios del siglo XX y por la cual fue acusado de pansexualista. A pesar de la hostilidad que tuvieron que afrontar sus revolucionarias teorías e hipótesis, Freud acabaría por convertirse en una de las figuras más influyentes del siglo XX. Sus teorías, sin embargo, siguen siendo discutidas y criticadas, cuando no simplemente rechazadas. Muchos limitan su aporte al campo del pensamiento y de la cultura en general, existiendo un amplio debate acerca de si el psicoanálisis pertenece o no al ámbito de la ciencia.

La división de opiniones que la figura de Freud suscita podría resumirse del siguiente modo: por un lado, sus seguidores le consideran un gran científico en el campo de la medicina, que descubrió gran parte del funcionamiento psíquico humano; y por otro, sus críticos lo ven como un filósofo que replanteó la naturaleza humana y ayudó a derribar tabúes, pero cuyas teorías, como ciencia, fallan en un examen riguroso.

El 28 de agosto de 1930 Freud fue galardonado con el Premio Goethe de la ciudad de Fráncfort del Meno en honor de su actividad creativa. También en honor de Freud, al que frecuentemente se le denomina el padre del psicoanálisis, se dio la denominación "Freud" a un pequeño cráter de impacto lunar que se encuentra en una meseta dentro de Oceanus Procellarum, en la parte noroeste del lado visible de la luna.

A pesar de que su familia atravesó grandes dificultades económicas, sus padres se esforzaron para que obtuviera una buena educación y en 1873, cuando contaba con 17 años, Freud ingresó en la Universidad de Viena como estudiante de medicina en un ambiente de antisemitismo creciente. Estudiante poco convencional pero brillante, fue asistente del profesor E. Brücke en el Instituto de Fisiología de Viena entre 1876 y 1882.z En 1880 conoció al que sería su colaborador Joseph Breuer.

En 1881 se graduó como médico. Freud trabajó bajo la dirección de Theodor Meynert en el Hospital General de Viena entre los años 1883 y 1885. Como investigador médico, Freud fue un pionero al proponer el uso terapéutico de la cocaína como estimulante y analgésico. Entre 1884 y 1887 escribió muchos artículos sobre las propiedades de dicha droga. En base a los experimentos que él mismo realizaba en el laboratorio de neuroanatomía del notable patólogo austriaco y especialista en histología Salomon Stricker, logró demostrar las propiedades de la cocaína como anestésico local.

En 1884 Freud publicó su trabajo "Über Coca" (Sobre la coca), al que sucedieron varios artículos más sobre el tema. Aplicando los resultados de Freud, pero sin citarlo, Carl Koller utilizó con gran éxito la cocaína en cirugía e intervenciones oftalmológicas publicando al respecto y obteniendo por ello un gran reconocimiento científico. Se ha podido determinar -tras la publicación de las cartas a su entonces prometida y luego esposa, Martha Bernays- que Freud hizo un intento frustrado de curar con cocaína a su amigo Ernst von Fleischl-Marxow, quien era adicto a la morfina, pero el tratamiento sólo agregó una nueva adicción y finalmente falleció. Se le critica a Freud no haber admitido públicamente este fracaso, así como el hecho de que su biógrafo y amigo Ernest Jones tampoco lo haya reportado. Es también conocido que el propio Freud consumió cocaína por algún período de su vida, según se puede leer en la versión completa de su correspondencia con Wilhelm Fliess.

En 1886, Freud se casó con Martha Bernays y abrió una clínica privada especializada en desórdenes nerviosos. Comenzó su práctica para tratar la histeria y la neurosis utilizando la hipnosis y el método catártico que su colaborador Josef Breuer había aplicado con Bertha Pappenheim (Anna O.) obteniendo resultados que en aquel momento parecían sorprendentes, para posteriormente abandonar ambas técnicas en favor de la asociación libre, desarrollada por él entre los años 1895 y 1900 impulsado por las experiencias con sus pacientes histéricas. Freud notó que podía aliviar sus síntomas animándolas a que verbalizaran sin censura cualquier ocurrencia que pasara por su mente.

En 1899 se publicó la que es considerada su obra más importante e influyente, "La Interpretación de los Sueños", inaugurando una nueva disciplina y modo de entender al hombre: el Psicoanálisis. Tras algunos años de aislamiento personal y profesional debido a la incomprensión e indignación que en general sus teorías e ideas provocaron, comenzó a formarse un grupo de adeptos en torno a él, el germen del futuro movimiento psicoanalítico. Sus ideas empezaron a interesar cada vez más al gran público y se fueron divulgando pese a la gran resistencia que suscitaban.

El primer reconocimiento oficial como creador del Psicoanálisis fue en 1902 al recibir el nombramiento imperial como Profesor extraordinario, hecho que Freud comentaría en una carta a Wilhelm Fliess, fechada en Viena el 11 de marzo de 1902, señalando sarcásticamente que esto era "...como si de pronto el papel de la sexualidad fuera reconocido oficialmente por su Majestad...".

Internacionalmente, sin embargo, el primer reconocimiento oficial de su trabajo ocurrió en 1909, cuando la Universidad de Clark, en Worcester, Massachusetts, le concedió el título doctor honoris causa. G. Stanley Hall invitó a Freud a dar una serie de conferencias como parte de las celebraciones con motivo del vigésimo aniversario de la fundación de la universidad que presidía con la intención de divulgar el Psicoanálisis en los Estados Unidos.

Freud experimentó la primera disensión interna a su doctrina en octubre de 1911, cuando Alfred Adler y seis de sus partidarios se dieron de baja de la Asociación Psicoanalítica Vienesa. Por esta época ya estaba en gestación la que en 1914, y con más graves consecuencias, protagonizaría Carl Gustav Jung, que amenazaría con desestabilizar todo el edificio psicoanalítico.

En 1923 le fue diagnosticado un cáncer de paladar, probablemente a consecuencia de su intensa adicción a los puros, por el cual fue operado hasta 33 veces. Su enfermedad, aparte de provocarle un gran sufrimiento, una gran incapacidad y una eventual sordera del oído derecho, lo obligó a usar una serie de incómodas prótesis de paladar que le dificultaron seriamente la capacidad del habla. Nunca dejó de fumar, a pesar de las consecuencias que esto le acarreó. No obstante, Freud continuó trabajando como psicoanalista y, hasta el fin de su vida, no cesó de escribir y publicar un gran número de artículos, ensayos y libros.

Toda la vida de Freud, con la excepción de sus tres primeros años, transcurrió en la ciudad de Viena. Sin embargo, en 1938, tras la anexión de Austria por parte de la Alemania nazi, Freud, en su condición de judío y fundador de la escuela psicoanalítica, fue considerado enemigo del Tercer Reich. Sus libros fueron quemados públicamente y tanto él como su familia sufrieron un intenso acoso. Reacio a abandonar Viena, se vio obligado a escapar del país al quedar claro que el peligro que corría su vida era inminente. En un allanamiento de la casa donde operaba la editorial psicoanalítica y de su vivienda, su hijo Martin fue detenido durante todo un día. Una semana más tarde su hija Anna fue interrogada en el cuartel general de la Gestapo. Estos hechos lo llevaron a convencerse de la necesidad de partir. El hecho de que sus hermanas (cuatro de ellas permanecieron en Viena) fueran apresadas más tarde y murieran en campos de concentración, confirma a posteriori que el riesgo vital era completamente real. Gracias a la intervención in extremis de Marie Bonaparte y Ernest Jones consiguió salir del país y refugiarse en Londres, Inglaterra. En el momento de partir se le exigió que firmara una declaración donde se aseguraba que había sido tratado con respeto por el régimen nazi. Freud consintió en firmarla pero añadió el comentario sarcástico "Recomiendo calurosamente la Gestapo a cualquiera".

En 1939, muy deteriorado físicamente e incapaz de soportar el dolor que le producía la propagación del cáncer de paladar, pidió a su médico personal, Max Shur, que acabara con su sufrimiento. Freud murió después de serle suministradas tres inyecciones de morfina.

A pesar de los implacables y a menudo apremiantes desafíos a los que virtualmente todas sus ideas tuvieron que enfrentarse, tanto en vida como una vez desaparecido, Freud se convirtió y sigue siendo una de las figuras más influyentes del pensamiento contemporáneo.

Su hija Anna Freud fue una destacada psicoanalista, particularmente en el campo de los niños y del desarrollo psicológico. Sigmund Freud es abuelo del pintor Lucian Freud y del escritor Clement Freud. Es bisabuelo de la periodista Emma Freud, de la diseñadora de moda Bella Freud y del relaciones públicas Matthew Freud. Sigmud Freud fue tío de Edward Bernays, conocido como el padre de las relaciones públicas.

Freud innovó en dos campos. Desarrolló simultáneamente por un lado, una teoría de la mente y de la conducta humana, y por otro, una técnica terapéutica para ayudar a personas con afecciones psíquicas. Algunos de sus seguidores afirman estar influidos por uno, pero no por otro campo.

Probablemente, la contribución más significativa que Freud ha hecho al pensamiento moderno es la de intentar darle al concepto de lo inconsciente (que tomó de Eduard von Hartmann, Schopenhauer y Nietzsche) un estatus científico (no compartido por varias ramas de la ciencia y la psicología). Sus conceptos de "inconsciente", "deseo inconsciente" y "represión" fueron revolucionarios; proponen una mente dividida en capas o niveles, dominada en cierta medida por una voluntad primitiva más allá de la esfera consciente y que se manifiesta en producciones tales como chistes, lapsus, actos fallidos, sueños y síntomas.

En su obra más conocida, "La interpretación de los sueños" (1900), Freud explica el argumento para postular el nuevo modelo del "inconsciente" y desarrolla un método para conseguir el acceso al mismo, tomando elementos de sus experiencias previas. Como parte de su teoría, Freud postula también la existencia de un "preconsciente", que describe como la capa entre el consciente y el inconsciente (el término "subconsciente" es utilizado popularmente, pero no forma parte de la terminología psicoanalítica). La "represión", por su parte, tiene gran importancia en el conocimiento de lo "inconsciente". De acuerdo con Freud, las personas experimentan a menudo pensamientos y sentimientos que son tan dolorosos que no pueden soportarlos. Freud se refiere a esta idea a lo largo de toda su obra, principalmente en sus trabajos sobre metapsicología. Estos pensamientos y sentimientos (al igual que los recuerdos asociados a ellos) no pueden, según sostuvo, ser expulsados de la mente, pero sí pueden ser expulsados del "consciente" para formar parte del "inconsciente", manteniendo lo "reprimido" su efectividad psíquica y retornando en forma de alguna de sus producciones.

Aunque a lo largo de su carrera Freud intentó encontrar patrones de "represión" entre sus pacientes que derivasen en un modelo general para la mente, observó que sus distintos pacientes reprimían hechos diferentes. Advirtió, además, que el proceso de la "represión" es en sí mismo un "acto no consciente" (es decir, no ocurriría a través de la intención de los pensamientos o sentimientos conscientes).

Freud buscó una explicación a la forma de operar de la mente. Propuso una estructura de la misma dividida en tres partes: el "Ello", el "Yo" y el "Superyó".

El "Ello" representa las pulsiones o impulsos primigenios y constituye, según Freud, el motor del pensamiento y el comportamiento humano. Contiene nuestros deseos de gratificación más primitivos.

El "Superyó", la parte que contrarresta al "Ello", representa los pensamientos morales y éticos.

El "Yo" permanece entre ambos, mediando entre nuestras necesidades primitivas y nuestras creencias éticas y morales, el "Yo" actúa. No es sinónimo de la "consciencia" (existen partes del "Yo" que son "inconscientes"). Un "Yo" saludable proporciona la habilidad para adaptarse a la realidad e interactuar con el mundo exterior de una manera que represente el mejor compromiso entre los deseos y mociones pulsionales del "Ello" y las demandas restrictivas o punitivas provinientes del "Superyó".

Freud estaba especialmente interesado en la dinámica de estas tres partes de la mente. Argumentó que esa relación está influenciada por factores o energías innatos, que llamó "pulsiones". Describió dos "pulsiones" antagónicas:

"Eros" o "pulsión de vida", una pulsión sexual tendente a la preservación de la vida.

"Tánatos" o "pulsión de muerte". Esta última representa una noción agresiva, aunque a veces se resuelve en una "pulsión" que nos induce a volver a un estado de calma, Principio de nirvana o no existencia, que basó en sus estudios sobre protozoos en "Más Allá del Principio de Placer".

Freud también sostuvo que la libido madura en los individuos por medio del cambio de su objeto. Argumentó que la sexualidad infantil es "polimórficamente perversa", en el sentido de que una gran variedad de objetos pueden ser una fuente de placer. Conforme las personas van desarrollándose, van fijándose sobre diferentes objetos específicos en distintas fases:

1. Fase oral, ejemplificada por el placer de los bebés en la lactancia.

2. Fase anal, ejemplificada por el placer de los niños al controlar sus esfínteres.

3. Fase fálica. Propuso que llega un momento en que los niños pasan a una fase donde se fijan en el progenitor de sexo opuesto (complejo de Edipo) y desarrolló un modelo que explica la forma en que encaja este patrón en el desarrollo de la dinámica de la mente. Cada fase es una progresión hacia la madurez sexual, caracterizada por un fuerte "Yo" y la habilidad para retardar la necesidad de gratificaciones.

4. Fase de latencia, período en que se desarrollan fuerzas psíquicas que inhiben el impulso sexual y reducen su dirección.

5. Fase genital, surge en la adolescencia cuando maduran los órganos genitales. Hay un surgimiento de los deseos sexuales y agresivos.

El modelo psicosexual que desarrolló ha sido criticado desde diferentes frentes. Algunos han atacado la afirmación de Freud sobre la existencia de una sexualidad infantil (e implícitamente la expansión que hizo en la noción de sexualidad). Otros autores, en cambio, consideran que Freud no amplió los conocimientos sobre sexualidad (que tenían antecedentes en la psiquiatría y la filosofía de autores como Schopenhauer); sino que Freud "neurotizó" la sexualidad al relacionarla con conceptos como incesto, perversión y trastornos mentales. Ciencias como la antropología y la sociología argumentan que el patrón de desarrollo propuesto por Freud no es universal ni necesario en el desarrollo de la salud mental, calificándolo de etnocéntrico por omitir determinantes socio-culturales.

Freud esperaba probar que su modelo, basado en observaciones de la clase media austriaca, fuese universalmente válido. Utilizó la mitología griega y la etnografía contemporánea como modelos comparativos. Acudió al "Edipo Rey" de Sófocles para indicar que el ser humano desea el incesto de forma natural y cómo es reprimido ese deseo. El complejo de Edipo fue descrito como una fase del desarrollo psicosexual y de madurez. También se fijó en los estudios antropológicos sobre totemismo, argumentando que reflejan una costumbre ritualizada del complejo de Edipo ("Tótem y Tabú"). Incorporó también en su teoría conceptos de la religión católica y judía; así como principios de la sociedad victoriana sobre represión, sexualidad y moral; y otros de la biología y la hidráulica.

Esperaba que su investigación proporcionara una sólida base científica para su método terapéutico. El objetivo de la terapia freudiana o Psicoanálisis es, relacionando conceptos de la mente cartesiana y de la hidráulica, mover los pensamientos y sentimientos reprimidos (explicados como una forma de energía) hacia el "consciente". Al inicio de sus trabajos con Breuer, Freud pensaba que esto podía realizarse a través de la catarsis y que ello conllevaría automáticamente la cura. Al poco tiempo, sin embargo, Freud abandona ambas ideas en beneficio del método de la asociación libre y de la interpretación de los sueños. Deja con ello atrás también la hipnosis y toda forma de técnica sugestiva, con lo que inaugura la técnica psicoanalítica propiamente dicha, a la que se agrega otro elemento central: a través de la relativamente poca intervención del psicoanalista, que adopta una postura neutral y abstinente, el paciente puede proyectar sus pensamientos y sentimientos sobre él. A través de este proceso, llamado "transferencia", el paciente puede reconstruir y resolver conflictos reprimidos (causantes de su enfermedad), especialmente conflictos de la infancia con sus padres.

Es menos conocido el interés inicial de Freud por la neurología. En los comienzos de su carrera había investigado la parálisis cerebral. Publicó numerosos artículos médicos en este campo. También mostró que la enfermedad existía mucho antes de que otros investigadores de su tiempo tuvieran noticia de ella y la estudiaran. También sugirió que era erróneo que esta enfermedad, que había descrito William Little (cirujano ortopédico británico), tuviera como causa una falta de oxígeno durante el nacimiento. En cambio, dijo que las complicaciones en el parto eran sólo un síntoma del problema. No fue hasta la década de 1980 cuando sus especulaciones fueron confirmadas por investigadores más modernos.

Desde el punto de vista de la medicina, la teoría y práctica freudiana han sido sustituidas por los descubrimientos empíricos a lo largo de los años. La psiquiatría y la psicología como ciencias rechazan hoy la mayor parte del trabajo de Freud. Sin embargo, muchas personas continúan aprendiendo y practicando el psicoanálisis freudiano tradicional. En el ámbito del Psicoanálisis moderno, la palabra de Freud sigue ocupando un lugar determinante, aunque sus teorías aparecen reinterpretadas por autores como Sándor Ferenczi, Jacques Lacan, Melanie Klein y Wilfred Bion.

Las hipótesis y métodos introducidos por Freud fueron polémicos durante su vida y lo siguen siendo en la actualidad, pero pocos discuten su enorme impacto en la psicología y la psiquiatría.

Freud desarrolló la llamada "cura del habla" que posibilitaría la mitigación y desaparición de los síntomas histéricos y neuróticos a través de un monólogo sin censura con el analista. Éste, ubicado fuera de la vista del analizado, atendería con atención flotante y respetaría la reglas de la neutralidad y abstinencia, es decir, evitando juicios morales o de valor y no entregando satisfacciones sustitutas al analizado.

En momentos clave del trabajo asociativo, el analista haría intervenciones para interpretar el material expuesto. En la descripción inicial de la técnica, este proceso no tendría más finalidad que rememorar (hacer "conscientes") ideas o recuerdos de eventos que, por ser dolorosos, humillantes o simplemente intolerables para el sujeto, fueron reprimidos en el "inconsciente". Trayendo todo este material reprimido a la conciencia se le haría perder su poder patógeno y los síntomas desaparecerían. Este proceso, sobre el papel sencillo, supone un esfuerzo intenso para el analizado, ya que, las mismas fuerzas que otrora posibilitaron la represión hacia el "inconsciente" de las ideas y recuerdos traumáticos, se opondrían virulentamente a que sean traídos a la conciencia, es decir, a ser recordados. Estas fuerzas que se oponen al avance de la terapia y mejoramiento del analizado son denominadas "resistencias".

En una época posterior de su trabajo, Freud descubriría que no basta con simplemente "hacer consciente lo inconsciente". En "Los Nuevos Consejos sobre la Técnica del Psicoanálisis" (1914), particularmente en el trabajo "Recordar, Repetir y Reelaborar", introduce el concepto de "reelaboración" de las "resistencias", como otra pieza central del trabajo analítico "...que produce el máximo efecto alterador sobre el paciente y que distingue al tratamiento analítico de todo influjo sugestivo".

Los desarrollos teóricos tras la publicación de "Más Allá del Principio del Placer" en 1920 tendrán nuevas implicaciones para la técnica terapéutica analítica. En esta obra, Freud realiza una redefinición de su primera teoría de las "pulsiones" e introduce ahora la "pulsión de muerte". La inercia del síntoma en la cura analítica queda explicada a partir de allí a través de la compulsión de repetición movilizada por la "pulsión de muerte".

Finalmente, Freud retoma el tema de la técnica en 1937 en los textos "Análisis Terminable e Interminable" (1937) y "Construcciones en el Análisis" (1937) describe de manera más realista los alcances y limitaciones de la técnica por él desarrollada.

La obra de Freud tuvo un enorme impacto en las ciencias sociales, especialmente en la Escuela de Frankfurt y la teoría crítica. Además, muchos filósofos han discutido sus teorías y sus implicaciones en el contexto del pensamiento occidental. El modelo de la mente de Freud se considera a menudo un desafío para la filosofía moderna.

Freud también ha tenido una influencia duradera y de gran alcance en la cultura popular. Muchas de sus ideas generales ganaron su lugar en el pensamiento cotidiano: el "lapsus freudiano" y el "complejo de Edipo", entre otras.

Sigmund Freud y sus teorías han recibido gran cantidad de críticas por parte de diversos autores:

Karl Popper lo critica en su trabajo sobre la filosofía de la ciencia por basar su teoría en hipótesis no falsables y por replantear la evidencia cuando no confirma las hipótesis recurriendo a lo infalsable. En su modelo de demarcación de la ciencia, Karl Popper tomó al psicoanálisis como ejemplo de seudociencia, en contraste con la teoría de la relatividad de Albert Einstein. Popper observó que mientras las condiciones de refutación de las hipótesis de Einstein estaban determinadas con precisión y Einstein estaba dispuesto a empezar de nuevo si la evidencia no las sustentaba, las teorías de Sigmund Freud eran infalsables y le permitían reinterpretar la evidencia para mantener las hipótesis pese a la falta de sustento empírico.

Adolf Grünbaum considera que el psicoanálisis sólo es infalsable en la situación analítica por la relación circular que genera en las explicaciones sobre deseos inconscientes. Grünbaum considera que la teoría sí puede ser falsada y que resulta ser falsa.

En la década de los años 60, Hans Eysenck recopiló y criticó todos los estudios existentes sobre la efectividad del Psicoanálisis. El resultado fue que el tratamiento psicoanalítico no supone ninguna mejora sobre la tasa de remisión espontánea (sin tratamiento) de las neurosis. Eysenck afirmó que Freud "fue, sin duda, un genio; no de la ciencia, sino de la propaganda; no de la prueba rigurosa, sino de la persuasión".

Freud es criticado también por varios autores por haber falseado los resultados de sus investigaciones. Historiadores y periodistas han mostrado que hay una gran divergencia entre la evolución de los casos clínicos tal como Freud los relata en sus textos y los casos reales. Uno de los casos más famosos es el de Sergei Pankejeff (el hombre de los lobos), investigado por la periodista Karin Obholzer, quien habría demostrado que Pankejeff jamás se curó.

Diversos movimientos feministas critican a Freud por definir a la mujer como "un hombre sin falo" y por el concepto de "envidia del pene". Las minorías sexuales critican también su teoría por considerar la homosexualidad como una perversión. No obstante, el término "perversión" dentro del marco teórico freudiano no lleva una carga peyorativa, sino que refiere a cualquier práctica sexual que se "desvíe" o aparte del objetivo de la reproducción, siendo de esta manera un concepto teórico despojado de todo juicio moral. El gran impacto cultural de las teorías de Freud sobre el desarrollo psicosexual y posiblemente una falta de rigor u objetividad en su interpretación popularizó la idea de la homosexualidad como una enfermedad, aumentando en la primera mitad del siglo XX la internación de homosexuales en institutos de salud mental. El tratamiento psicoanalítico fue utilizado durante varias décadas para intentar curar la homosexualidad, promoviendo el surgimiento de varias psicoterapias con este mismo objetivo que se basan en algunas de sus teorías.

Sin embargo, es necesario aclarar que el mismo Freud sostuvo realmente en muchos de sus trabajos explicaciones acerca de la "inversión sexual" como el resultado de una "elección de objeto", que no demanda un juicio moral o ético ni el veredicto de "sanidad o insanidad" al sujeto, y tomando como ejemplo a los antiguos griegos y a grandes figuras de la historia, exime de culpas a los homosexuales limitándose a advertirles sobre los problemas que pueden tener en sociedades cuyos cánones morales les son adversos.

Ciertas corrientes de la psicología moderna (principalmente psicología cognitiva, psicología conductista y psicología biológica) descalifican su trabajo como seudocientífico. Desde este ámbito, gran parte de las teorías de Freud han sido abandonadas al no ser consistentes con los hallazgos de la psicología experimental y la biología.


5 de mayo

2004: La obra "Garçon à la pipe" de Picasso, se convierte en el cuadro más caro de la historia del arte






















"Garçon à la Pipe"
(Pablo Ruiz Picasso)

El 5 de mayo de 2004, la obra del artista español Pablo Ruiz Picasso, "Garçon à la Pipe" se convirtió en el cuadro más caro de la historia del arte, al ser adjudicada en subasta pública en Sotheby's en 104,168 millones de dólares (85,7 millones de euros), incluidas comisiones y tasas.
"Garçon à la pipe" (Muchacho con pipa), pintada en 1905, cuando Picasso tenía 24 años, en pleno Período Rosa del artista (1904-1906) y está considerada en el mercado como "una obra maestra muy rara".
El precio más alto pagado hasta entonces por un Picasso corresponde a una obra del Período Azul (1901-1904), "Femme aux bras croisés", subastada por la firma rival, Christie's, en noviembre de 2000 y que alcanzó los 55 millones de dólares (45,8 millones de euros).
El récord en pintura lo detentaba hasta entonces el "Retrato del doctor Gachet", del artista holandés Vincent Van Gogh, vendido en 1990 por 82,5 millones de dólares (68,7 millones de euros).
El comprador anónimo que fue objeto de una muy animada puja que comenzó en los 55 millones de dólares y se aceleró rápidamente, especialmente con un comunicante anónimo que participó por vía telefónica.
Cuando llegaron a los 75 millones, hubo un momento de duda, pero la puja continuó, si bien a un ritmo algo más lento hasta que al alcanzar los 79 millones se sumó un nuevo comprador potencial en la sala.
Finalmente, fue adjudicado al desconocido del teléfono en 93 millones, mientras que la estimación de los expertos de Sotheby's era de 70 millones de dólares, una cifra que algunos analistas consideraban baja dada la situación del mercado y el valor artístico del cuadro.
El lienzo "Garçon à la pipe" representa a un poético adolescente vestido de azul, con una corona de flores rojas, que sostiene una pipa en su mano izquierda sobre un fondo en tonos rosa-anaranjados.
Los expertos habían avanzado que podía dispararse de precio por su calidad, su importancia histórica y estética, su belleza y por estar considerada una de las mejores piezas previas al cubismo.
Picasso pintó este lienzo tras establecerse en el barrio parisiense de Montmartre y se cree que el modelo fue un muchacho que merodeaba por su estudio.
La obra tuvo sólo un comprador antes de llegar en 1950 a la colección del editor, diplomático y filántropo John Hay Whitney y de su esposa Betsey Whitney, quienes, al morir, en 1998, dejaron un conjunto de obras con un valor de 300 millones de dólares de esa época a varios museos estadounidenses.
El cuadro vendido en la subasta fue donado a la Fundación Greentree, creada por los Whitney, junto con otras obras de arte y el hecho de que pasarea por tan pocas manos era una de sus ventajas para los coleccionistas preocupados por el origen de las piezas que adquieren.


4 de mayo

2000: Propagación mundial del virus informático "I Love You"


El virus "I Love You" se presentó en un principio en forma de mensaje de correo con el asunto "ILOVEYOU" y un archivo adjunto con el nombre "LOVE-LETTER-FOR-YOU.TXT.vbs", que al ser abierto, infectaba el ordenador y se autoenviaba a las direcciones de correo que el usuario tuviera en su agenda de direcciones.

Comenzó en Filipinas y le bastó un sólo día para propagarse por todo el mundo. El virus se propagó rápidamente por todo el mundo. Cinco días más tarde, se reconocían 18 mutaciones del virus. Al multiplicarse explosivamente, este gusano condujo a Internet al colapso. El 13 de mayo de 2000 se habían reportado 50 millones de infecciones alrededor del globo, cifra que representaba al 10 % del total de ordenadores con conexión a Internet en esa época. El virus atacó a El Pentágono, la CIA, el Parlamento Británico y grandes empresas. En España, por ejemplo, el 80 % de las empresas sufrieron los ataques del virus. Se estimó que el monto de los daños causados se encontraba entre los 5,5 y los 8,7 miles de millones de dólares, derivados principalmente del coste de reparación de los equipos y trabajo de eliminación de los gusanos de los sistemas infectados.

Este gusano modificaba las entradas del registro de configuración de Windows y después, se enviaba automáticamente a todas las direcciones que encontraba en la libreta de  direcciones de los programas de correo electrónico de los usuarios afectados, dando comienzo a su efecto más destructivo: la pérdida de toda la información contenida en los archivos modificados.

El día 8 de mayo, Onel Ramones, un empleado bancario de 27 años, fue detenido en Manila por la Oficina Nacional de Investigaciones (NBI) de la policía de Filipinas y acusado preliminarmente de vulnerar la Ley Normativa sobre Instrumentos de Acceso, cuyo principal objetivo es proteger las contraseñas para las tarjetas de crédito. Sin embargo, fue liberado al día siguiente por orden de la justicia filipina, al carecer de pruebas suficientes para mantenerlo bajo custodia. La acusación se había fundamentado en una queja de un proveedor de servicios de Internet de que el virus se había originado en la vivienda de Ramones.

Tres días más tarde, el 11 de mayo, Onel de Guzmán se presentó con su abogado en conferencia de prensa para reconocer que pudo haber trasmitido el virus "accidentalmente". Tomando como base los programas encontrados en el departamento de Guzmán y Ramones por la policía, se dijo en un primer momento que el virus había sido elaborado por un grupo de estudiantes del Colegio de Computación AMACC de Manila, denominado "GRAMMERSoft", grupo al cual pertenecía Guzmán. Sin embargo, éste luego confesaría que había creado el virus por sí solo, y que correspondía a la aplicación de su tesis: una guía sobre cómo robar códigos secretos a través de Internet o cómo introducirse en un ordenador ajeno y tomar su control.

Pese a que en un principio la Oficina Nacional de Investigaciones (NBI) imputó cargos a Guzmán tomando como base la Ley Normativa sobre Instrumentos de Acceso, el 21 de agosto la justicia de Filipinas los desestimó todos, puesto que esta ley no se aplicaba a la intrusión en ordenadores. De hecho, en ese momento Filipinas carecía de leyes sobre delitos informáticos, y por lo mismo, a Guzmán se le retiraron todos los cargos.

Por otra parte, este hecho puso de manifiesto en Filipinas la necesidad de contar con una legislación reguladora de la actividad en Internet. Por lo mismo, el 14 de junio de 2000 se dictó la Ley N°8.792, que, actualmente, en su Sección 33 sanciona la introducción de virus computacionales y otros con el objetivo de dañar mensajes de datos y documentos electrónicos. Con todo, no pudo ser aplicada en contra de Onel de Guzmán, puesto que el hecho tipificado (la liberación del virus) había sido ejecutado antes de la entrada en vigencia de esta ley penal.














3 de mayo

1993: Proclamación del Día Mundial de la Libertad de Prensa


En 1993 la Asamblea General de las Naciones Unidas a iniciativa de los países miembros de la Unesco, proclama el 3 de mayo como Día Mundial de la Libertad de Prensa, con la idea de "fomentar la libertad de prensa en el mundo al reconocer que una prensa libre, pluralista e independiente es un componente esencial de toda sociedad democrática". La fecha recuerda la instauración de la Declaración de Windhoek sobre libertad de ejercicio del periodismo.

Cada año la Unesco conmemora esta fecha rindiendo tributo de esta manera a los numerosos periodistas alrededor del mundo que por decisión profesional ponen en peligro sus vidas en el esfuerzo de informar a sus sociedades y de promover el libre flujo de la información.

La Unesco convoca cada 3 de mayo a todos los países miembros y a sus sociedades a reflexionar sobre la libertad de prensa y los diversos tópicos que atañen a los temas del periodismo, la información y la comunicación.

Entre los asuntos que han sido debatidos en años anteriores se encuentran: “Los medios de comunicación y los conflictos armados”, “Cobertura de guerra contra el terrorismo mundial”, “Los medios de difusión como impulsores del cambio”, “Medios de comunicación y buen gobierno”, “¿Quién decide cuánto se informa?” y "Combatiendo el racismo y promoviendo la diversidad: el papel de la prensa libre".

La actividad más significativa a la que convocan Naciones Unidas y la Unesco con motivo del Día Mundial de la Libertad de Prensa es a la ceremonia de entrega del Premio Mundial de la Libertad de Prensa UNESCO.

















2 de mayo

1808: Levantamiento del Dos de mayo
"Levantamientos del 2 de Mayo"
(Francisco de Goya)

El Levantamiento del dos de mayo, ocurrido en 1808, es el nombre por el que se conocen los hechos acontecidos en Madrid (España) aquella jornada, surgidos por la protesta popular ante la situación de incertidumbre política generada tras el Motín de Aranjuez. Reprimida la protesta por las fuerzas napoleónicas presentes en la ciudad, se extendió por todo el país una ola de proclamas de indignación y llamamientos públicos a la insurrección armada que desembocarían en la Guerra de Independencia Española.

Tras la firma del Tratado de Fontainebleau el 27 de octubre de 1807 y la consiguiente entrada en España de las tropas aliadas francesas de camino hacia Portugal, y los sucesos del Motín de Aranjuez el 17 de marzo de 1808, Madrid fue ocupada por las tropas del general Murat el 23 de marzo. Al día siguiente, se produce la entrada triunfal en la ciudad de Fernando VII y su padre, Carlos IV, que acababa de ser forzado a abdicar a favor del primero. Ambos son obligados a acudir, para reunirse con Napoleón, a Bayona, donde se producirá el hecho histórico conocido como las Abdicaciones de Bayona, que dejarán el trono de España en manos del hermano del emperador, José Bonaparte.

Mientras tanto, en Madrid se constituyó una Junta de Gobierno como representación del rey Fernando VII. Sin embargo, el poder efectivo quedó en manos de Murat, el cual redujo la Junta a un mero títere, simple espectador de los acontecimientos. El 27 de abril Murat solicitó, supuestamente en nombre de Carlos IV, la autorización para el traslado a Bayona de los dos hijos de éste que quedaban en la ciudad, María Luisa, reina de Etruria, y el infante Francisco de Paula. Si bien la Junta se negó en un principio, tras una reunión en la noche del 1 al 2 de mayo, y ante las instrucciones de Fernando VII llegadas a través de un emisario desde Bayona, finalmente cedió.

El 2 de mayo de 1808, a primera hora de la mañana, la multitud comenzó a concentrarse ante el Palacio Real. La muchedumbre vio cómo los soldados franceses sacaban del palacio al infante Francisco de Paula, por lo que, al grito de José Blas de Molina «¡Que nos lo llevan!», el gentío intentó asaltar el palacio. El infante se asomó a un balcón provocando que aumentara el bullicio en la plaza. Este tumulto fue aprovechado por Murat, que mandó rápidamente a unos Guardias Imperiales al palacio, acompañados de artillería, que disparó contra la multitud. Al deseo del pueblo de impedir la salida del infante, se unió el de vengar a los muertos y el de deshacerse de los franceses. Con estos sentimientos, la lucha se extendió por Madrid.

Los madrileños comenzaron así un levantamiento popular espontáneo pero largamente larvado desde la entrada en el país de las tropas francesas, improvisando soluciones a las necesidades de la lucha callejera. Se constituyeron así partidas de barrio comandadas por caudillos espontáneos; se buscó el aprovisionamiento de armas, ya que en un principio las únicas de que dispusieron fueron navajas; se comprendió la necesidad de impedir la entrada en la ciudad de nuevas tropas francesas.

Todo esto no fue suficiente y Murat pudo poner en práctica una táctica tan sencilla como eficaz. Cuando los madrileños quisieron hacerse con las puertas de la ciudad para impedir la llegada de las fuerzas francesas acantonadas en sus afueras, el grueso de las tropas de Murat (unos 30.000 hombres) ya había penetrado, haciendo un movimiento concéntrico para dirigirse hacia el centro. No obstante, la gente siguió luchando durante toda la jornada utilizando cualquier objeto que fuera susceptible de ser utilizado como arma, como piedras, agujas de coser, macetas arrojadas desde los balcones... Así, los acuchillamientos, degollamientos y detenciones se sucedieron en una jornada sangrienta. Mamelucos y lanceros napoleónicos extremaron su crueldad con la población y varios cientos de madrileños, hombres y mujeres, así como soldados franceses, murieron en la refriega. Años después, Goya reflejaría estas luchas en su lienzo "La Carga de los Mamelucos" donde se presentan las principales características de la lucha: profesionales perfectamente equipados (los mamelucos o los coraceros) frente a una multitud prácticamente desarmada; presencia activa en el combate de mujeres, algunas de las cuales perdieron incluso la vida (Manuela Malasaña o Clara del Rey).

Si bien la resistencia al avance francés fue mucho más eficaz de lo que Murat había previsto, especialmente en la Puerta de Toledo, la Puerta del Sol y el Parque de Artillería de Monteleón, su operación de cerco le permitió someter a Madrid bajo la jurisdicción militar y poner bajo sus órdenes a la Junta de Gobierno. Poco a poco, los focos de resistencia popular fueron cayendo.

Mientras se desarrolló la lucha, los militares españoles permanecieron, siguiendo órdenes del capitán general Francisco Javier Negrete, acuartelados y pasivos. Sólo los artilleros del Parque de Artillería en el Palacio de Monteleón desobedecieron las órdenes y se unieron a la insurrección. Los héroes de mayor graduación fueron los capitanes Luis Daoíz y Torres, que asumió el mando de los insurrectos por ser el más veterano, y Pedro Velarde Santillán. Con sus hombres se encerraron en el Parque de Artillería de Monteleón y, tras repeler una primera ofensiva francesa al mando del general Lefranc, murieron luchando heroicamente ante los refuerzos enviados por Murat. Otros jóvenes militares tampoco acataron la orden superior de no intervenir y lucharon junto a Daoíz y Velarde en Monteleón, como los alféreces de fragata Juan Van Halen, que fue herido de gravedad, y José Hezeta.

El Dos de mayo no fue la rebelión del Estado español contra los franceses, sino la de las clases populares de Madrid contra el ocupante tolerado (por indiferencia, miedo o interés) por gran cantidad de miembros de la Administración. De hecho, la entrada de las tropas francesas se había hecho legalmente, al amparo del Tratado de Fontainebleau, cuyos límites sin embargo pronto vulneraron, excediendo el cupo permitido y ocupando plazas que no estaban en camino hacia Portugal, su supuesto objetivo.

La represión fue cruel. Murat, no conforme con haber aplacado el levantamiento, se planteó tres objetivos: controlar la administración y el ejército español, aplicar un riguroso castigo a los rebeldes para escarmiento de todos los españoles y afirmar que él era quien gobernaba España. La tarde del 2 de mayo firmó un decreto que creó una comisión militar, presidida por el general Grouchy, para sentenciar a muerte a todos cuantos hubiesen sido cogidos con las armas en la mano («Serán arcabuceados todos cuantos durante la rebelión han sido presos con armas»).

El Consejo de Castilla publicó una proclama en la que se declaró ilícita cualquier reunión en sitios públicos y se ordenó la entrega de todas las armas, blancas o de fuego. Militares españoles colaboraron con Grouchy en la comisión militar. En estos primeros momentos, las clases pudientes parecieron preferir el triunfo de las armas de Murat antes que el de los patriotas, compuestos únicamente de las clases populares.

En el Salón del Prado y en los campos de La Moncloa se fusiló a centenares de patriotas. Quizá unos mil españoles perdieron la vida en aquel levantamiento y los fusilamientos subsiguientes.

Murat pensaba haber acabado con los ímpetus revolucionarios de los españoles, habiéndoles infundido un miedo pavoroso y garantizando para sí mismo la corona de España. Sin embargo, la sangre derramada no hizo sino inflamar los ánimos de los españoles y dar la señal de comienzo de la lucha en toda España contra las tropas invasoras. El mismo 2 de mayo por la tarde, en la villa de Móstoles, ante las noticias horribles traídas por los fugitivos de la represión en la capital, un destacado político, Juan Pérez Villamil, Secretario del Almirantazgo y Fiscal del Supremo Consejo de Guerra, hizo firmar a los alcaldes del pueblo (Andrés Torrejón y Simón Hernández) un bando en el que se llamaba a todos los españoles a empuñar las armas en contra del invasor, empezando por acudir al socorro de la capital. Dicho bando haría, de un modo indirecto, comenzar el levantamiento general, cuyos primeros movimientos, aunque posteriormente suspendidos, fueron los que promovieron el corregidor de Talavera de la Reina, Pedro Pérez de la Mula, y el alcalde Mayor de Trujillo, Antonio Martín Rivas. Ambas autoridades prepararon alistamientos de voluntarios, con víveres y armas, y la movilización de tropas, para acudir al auxilio de la capital.

Los acontecimientos del Dos de mayo suelen recibir homenajes todos los aniversarios de dicha fecha. Además se celebra el Día de la Comunidad de Madrid.


















1 de mayo
1886: Huelga general de trabajadores en Chicago para demandar la jornada laboral de 8 horas
 "Il Quarto Stato"
 (Giuseppe Pellizza de Volpedo)
 


















El Día Internacional de los Trabajadores o Primero de Mayo, es la fiesta por antonomasia del movimiento obrero mundial.
 
Desde su establecimiento en la mayoría de países (aunque la consideración de día festivo fue en muchos casos tardía) por acuerdo del Congreso Obrero Socialista de la Segunda Internacional, celebrado en París en 1889, es una jornada de lucha reivindicativa y de homenaje a los Mártires de Chicago. Estos sindicalistas anarquistas fueron ejecutados en Estados Unidos por su participación en las jornadas de lucha por la consecución de la jornada laboral de ocho horas, que tuvieron su origen en la huelga iniciada el 1 de mayo de 1886 y su punto álgido tres días más tarde, el 4 de mayo, en la Revuelta de Haymarket. En la actualidad es una fiesta reivindicativa de los derechos de los trabajadores en sentido general, y se celebra en muchos países.
 
Llamativamente, en los Estados Unidos no se celebra esta conmemoración. En su lugar se celebra el Labor Day el primer lunes de septiembre desde 1882 en un desfile realizado en Nueva York y organizado por la Noble Orden de los Caballeros del Trabajo (Knights of Labor, en inglés). El presidente Grover Cleveland, auspició la celebración en septiembre por temor a que la fecha de mayo reforzase el movimiento socialista en los Estados Unidos.
 
Los hechos que dieron lugar a esta celebración están contextualizados en los albores de la revolución industrial en los Estados Unidos. A fines del siglo XIX Chicago era la segunda ciudad en número de habitantes de EE.UU. Del oeste y del sudeste llegaban cada año por ferrocarril miles de ganaderos desocupados, creando las primeras villas humildes que albergarían a cientos de miles de trabajadores. Además, estos centros urbanos acogieron a emigrantes venidos de todo el mundo a lo largo del siglo XIX.
 
Una de las reivindicaciones básicas de los trabajadores era la jornada de 8 horas. El hacer valer la máxima: "ocho horas para el trabajo, ocho horas para el sueño y ocho horas para la casa". En este contexto se produjeron varios movimientos, en 1829 se formó un movimiento para solicitar a la legislatura de Nueva York la jornada de ocho horas. Anteriormente existía una ley que prohibía trabajar más de 18 horas, salvo caso de necesidad. Si no había tal necesidad, cualquier funcionario de una compañía de ferrocarril que hubiese obligado a un maquinista o fogonero a trabajar jornadas de 18 horas diarias debía pagar una multa de 25 dólares.
 
La mayoría de los obreros estaban afiliados a la Noble Orden de los Caballeros del Trabajo, pero tenía más preponderancia la American Federation of Labor (Federación Estadounidense del Trabajo), inicialmente socialista (algunas fuentes señalan el origen anarquista). En su cuarto congreso, realizado el 17 de octubre de 1884, ésta había resuelto que desde el 1 de mayo de 1886 la duración legal de la jornada de trabajo debería ser de ocho horas, yéndose a la huelga si no se obtenía esta reivindicación y recomendándose a todas las uniones sindicales que tratasen de hacer promulgar leyes en ese sentido en sus jurisdicciones. Esta resolución despertó el interés de las organizaciones, que veían la posibilidad de obtener mayor cantidad de puestos de trabajo con la jornada de ocho horas, reduciendo el paro.

En 1868, el presidente Andrew Johnson promulgó la llamada Ley Ingersoll, estableciendo la jornada de ocho horas. Al poco tiempo, diecinueve estados sancionaron leyes con jornadas máximas de ocho y diez horas (aunque siempre con cláusulas que permitían aumentarlas a entre 14 y 18 horas). Aun así, debido a la falta de cumplimiento de la Ley Ingersoll, las organizaciones laborales y sindicales de EE.UU. se movilizaron. La prensa calificaba el movimiento como "indignante e irrespetuoso", "delirio de lunáticos poco patriotas", y manifestando que era "lo mismo que pedir que se pague un salario sin cumplir ninguna hora de trabajo".
 
El Primero de mayo de 1886, 200.000 trabajadores iniciaron la huelga mientras que otros 200.000 obtenían esa conquista con la simple amenaza de paro.

En Chicago donde las condiciones de los trabajadores eran mucho peor que en otras ciudades del país las movilizaciones siguieron los días 2 y 3 de mayo. La única fábrica que trabajaba era la fábrica de maquinaria agrícola McCormik que estaba en huelga desde el 16 de febrero porque querían descontar a los obreros una cantidad para la construcción de una iglesia. La producción se mantenía a base de esquiroles. El día 2 la policía había disuelto violentamente una manifestación de más de 50.000 personas y el día 3 se celebraba una concentración en frente sus puertas, cuando estaba en la tribuna el anarquista August Spies sonó la sirena de salida de un turno de rompehuelgas. Los concentrados se lanzaron sobre los scabs (amarillos) comenzando una pelea campal. Una compañía de policías, sin aviso alguno, procedió a disparar a quemarropa sobre la gente produciendo 6 muertos y varias decenas de heridos.

El redactor del Arbeiter Zeitung Fischer corrió a su periódico donde redacta una proclama (que luego se utilizaría como principal prueba acusatoria en el juicio que le llevó a la horca) imprimiendo 25.000 octavillas. La proclama decía:

"La guerra de clases ha comenzado. Ayer, frente a la fábrica McCormik, se fusiló a los obreros. ¡Su sangre pide venganza! ¿Quién podrá dudar ya que los chacales que nos gobiernan están ávidos de sangre trabajadora? Pero los trabajadores no son un rebaño de carneros. ¡Al terror blanco respondamos con el terror rojo! Es preferible la muerte que la miseria. Si se fusila a los trabajadores, respondamos de tal manera que los amos lo recuerden por mucho tiempo. Es la necesidad lo que nos hace gritar: ¡A las armas!. Ayer, las mujeres y los hijos de los pobres lloraban a sus maridos y a sus padres fusilados, en tanto que en los palacios de los ricos se llenaban vasos de vino costosos y se bebía a la salud de los bandidos del orden... ¡Secad vuestras lágrimas, los que sufrís! ¡Tened coraje, esclavos! ¡Levantaos!".

La proclama terminaba convocando un acto de protesta para el día siguiente, el cuatro, a las cuatro de la tarde, en la plaza Haymarket. Se consiguió un permiso del alcalde Harrison para hacer un acto a las 19.30 en el parque Haymarket. Los hechos que allí sucedieron son conocidos como Revuelta de Haymarket.

Se concentraron en la plaza de Haymarket más de 20.000 personas que fueron reprimidas por 180 policías uniformados. Un artefacto explosivo estalló entre los policías produciendo un muerto y varios heridos. La policía abrió fuego contra la multitud matando e hiriendo a un número desconocido de obreros.

Se declaró el estado de sitio y el toque de queda deteniendo a centenares de trabajadores que fueron golpeados y torturados, acusados del asesinato del policía.

Estos hechos represivos fueron apoyados por una campaña de prensa con citas como:

Qué mejores sospechosos que la plana mayor de los anarquistas. "¡A la horca los brutos asesinos, rufianes rojos comunistas, monstruos sanguinarios, fabricantes de bombas, gentuza que no son otra cosa que el rezago de Europa que buscó nuestras costas para abusar de nuestra hospitalidad y desafiar a la autoridad de nuestra nación, y que en todos estos años no han hecho otra cosa que proclamar doctrinas sediciosas y peligrosas!".

La Prensa reclamaba un juicio sumario por parte de la Corte Suprema, y responsabilizando a ocho anarquistas y a todas las figuras prominentes del movimiento obrero.

El 21 de junio de 1886, se inició la causa contra 31 responsables, que luego quedaron en 8. Las irregularidades en juicio fueron muchas violándose todas las normas procesales de forma y de fondo, tanto que ha llegado a ser calificado de juicio farsa. Los juzgados fueron declarados culpables. Tres de ellos fueron condenados a prisión y cinco a la horca.

Albert Parsons, estadounidense, 39 años, periodista, esposo de la mexicana Lucy González Parsons aunque se probó que no estuvo presente en el lugar, se entregó para estar con sus compañeros y fue juzgado igualmente.

Relato de la ejecución por José Martí, corresponsal en Chicago del periódico La Nación de Buenos Aires (Argentina):

"...salen de sus celdas. Se dan la mano, sonríen. Les leen la sentencia, les sujetan las manos por la espalda con esposas, les ciñen los brazos al cuerpo con una faja de cuero y les ponen una mortaja blanca como la túnica de los catecúmenos cristianos. Abajo está la concurrencia, sentada en hilera de sillas delante del cadalso como en un teatro... Firmeza en el rostro de Fischer, plegaria en el de Spies, orgullo en el del Parsons, Engel hace un chiste a propósito de su capucha, Spies grita: "la voz que vais a sofocar será más poderosa en el futuro que cuantas palabras pudiera yo decir ahora". Les bajan las capuchas, luego una seña, un ruido, la trampa cede, los cuatro cuerpos caen y se balancean en una danza espantable...".

El Crimen de Chicago costó la vida de muchos trabajadores y dirigentes sindicales; no existe un número exacto, pero fueron miles los despedidos, detenidos, procesados, heridos de bala o torturados. La mayoría eran inmigrantes: italianos, españoles, alemanes, irlandeses, rusos, polacos y de otros países eslavos.

A finales de mayo de 1886 varios sectores patronales accedieron a otorgar la jornada de 8 horas a varios centenares de miles de obreros. El éxito fue tal, que la Federación de Gremios y Uniones Organizadas expresó su júbilo con estas palabras: "Jamás en la historia de este país ha habido un levantamiento tan general entre las masas industriales. El deseo de una disminución de la jornada de trabajo ha impulsado a millones de trabajadores a afiliarse a las organizaciones existentes, cuando hasta ahora habían permanecido indiferentes a la agitación sindical".

La hoz y el martillo, símbolo tradicional de los partidos comunistas en el mundo, representa al campesinado y a los trabajadores industriales, respectivamente.

La consecución de la jornada de 8 horas marcó un punto de inflexión en el movimiento obrero mundial. El propio Federico Engels en el prefacio de la edición alemana de 1890 de El manifiesto comunista dice:

"Pues hoy en el momento en que escribo estas líneas, el proletariado de Europa y América pasa revista a sus fuerzas, movilizadas por vez primera en un solo ejército, bajo una sola bandera y para un solo objetivo inmediato: la fijación legal de la jornada normal de ocho horas, proclamada ya en 1866 por el Congreso de la Internacional celebrado en Ginebra y de nuevo en 1889 por el Congreso obrero de París. El espectáculo de hoy demostrara a los capitalistas y a los terratenientes de todos los países que, en efecto, los proletarios de todos los países están unidos. !Oh, si Marx es tuviese a mi lado para verlo con sus propios ojos!".

A lo largo del siglo XX, los progresos laborales se fueron acrecentando con leyes para los trabajadores, para otorgarles derechos de respeto, retribución y amparo social. En la última década del siglo esos progresos retrocedieron bajo la influencia del neoliberalismo.

En la actualidad, muchos países rememoran el Primero de Mayo como el origen del movimiento obrero moderno. Hay algunos que no lo hacen, siendo en general países de colonización británica, como Estados Unidos de Norteamérica y Canadá, que celebran el Labor Day (Día del Trabajo) el primer lunes de septiembre; Nueva Zelanda, el cuarto lunes de octubre. En Australia, cada estado federal decide la fecha de celebración: el primer lunes de octubre en el territorio de la capital Australiana, Nueva Gales del Sur y Australia Meridional; el segundo lunes de marzo, en Victoria y Tasmania; el primer lunes de marzo, en Australia Occidental; y el primero de mayo en Queensland y el Territorio del Norte.

En 1954 el papa católico Pío XII apoyó tácitamente esta jornada de memoria colectiva al declararla como festividad de San José Obrero. Últimamente se viene denominando a este día como Día Internacional del Trabajo.




30 de abril

1945: Suicidio de Adolf Hitler y su Esposa Eva Braun
 
La muerte de Adolf Hitler, jefe del Partido Nazi de 1933 a 1945, se produjo el 30 de abril de 1945; Hitler cometió suicidio por disparo y envenenamiento con cianuro con su amante Eva Braun, con quien había contraído matrimonio pocos días antes. Se supone que fueron incinerados por los oficiales que les acompañaban en su búnker, sin embargo, la falta de información pública concluyente y referente al paradero de sus restos, así como los informes confusos al respecto animaron los rumores de que Hitler podía haber sobrevivido al fin de la Segunda Guerra Mundial. La duda se suscitó intencionadamente por las autoridades de la Unión Soviética, que ocultaban información relevante sobre el suceso.

En 1992, la publicación de los registros mantenidos por la KGB soviética y por la FSB rusa confirmó la versión ampliamente aceptada de la muerte de Hitler, como fue descrita por el historiador británico Hugh Trevor-Roper; sin embargo, los archivos rusos no muestran lo que sucedió con el cadáver de Hitler.

Hitler estableció su residencia en el Führerbunker el 16 de enero de 1945, desde donde ejerció la presidencia de un Tercer Reich en proceso de desintegración, debido a que los Aliados estaban avanzando tanto por el este como por el oeste. Para finales de abril, las fuerzas soviéticas habían ingresado a Berlín y estaban librando una lucha hacia el centro de la ciudad, donde se encontraba la Cancillería.

El 22 de abril, Hitler tuvo lo que algunos historiadores describen como una crisis nerviosa durante una de sus reuniones para examinar la situación militar, al admitir públicamente que la derrota era inminente y que Alemania perdería la guerra. Hizo salir a algunos de la habitación y quedó con Goebbels y Krebs. Hitler entró en un estado de histeria gritando que sus generales lo habían traicionado y que Alemania había sucumbido ante una sarta de traidores y cobardes; después salió de la habitación desmoronado anímicamente. La enfermera Erna Flegel declaró que Hitler parecía quizás 15 ó 20 años mayor tras esa última reunión con sus generales y temblaba fuertemente su mano del lado derecho.

Expresó su intención de matarse y, más tarde, solicitó al médico Werner Haase que le recomendara un método confiable de suicidio. Haase le sugirió combinar una dosis de cianuro seguida de inmediato con un balazo en la cabeza. Hitler tenía una reserva de cápsulas de cianuro que había obtenido por medio de las SS.

El 28 de abril, Hitler se enteró del intento de Heinrich Himmler de negociar independientemente mediante la Cruz Roja Internacional, presidida por el conde Bernadotte, un tratado de paz y lo consideró como una traición; acto seguido ordenó la detención y ajusticiamiento del Hermann Fegelein, enlace de Himmler en el Búnker. Este hecho fue el punto de quiebra emocional para Hitler. Desde entonces, Hitler empezó a mostrar síntomas de paranoia, expresando preocupación sobre la autenticidad de las cápsulas de cianuro que había recibido por medio de las SS de Himmler, por lo que ordenó al doctor Haase que las probara con su perra Blondi. Como resultado, el animal murió de inmediato. Asimismo, se enteró de la ejecución de su aliado Benito Mussolini, víctima del populacho, y juró no compartir su misma suerte.

Después de la medianoche del 29 de abril de 1945, Hitler se casó con Eva Braun en una pequeña ceremonia civil en el interior del Búnker, teniendo como testigos a Magda y Joseph Goebbels, con la presencia de Traudl Junge, su secretaria, quien preparaba lo necesario para el testamento político. Antony Beevor sostiene que, después de tomar un modesto desayuno de bodas con su esposa, Hitler llevó a su secretaria Traudl Junge a otra habitación y le dictó su última voluntad y testamento. La redacción duró algo más de dos horas y se prepararon cuatro copias, que salieron inmediatamente a sus destinos. Firmó estos documentos a las 04:00 y luego se retiró a dormir (algunas fuentes señalan que Hitler dictó su último voluntad y testamento inmediatamente antes de su matrimonio, pero todas las fuentes concuerdan en la hora de la firma).

Al amanecer del 30 de abril de 1945, Hitler pidió reunir a todo el cuerpo médico y se despidió de él, ante la estupefacción y sollozos de los presentes. Recibió a Albert Speer, su ministro de armamento, quien le confesó varios desacatos respecto a sus instrucciones sobre volar fábricas y ciudades; Hitler lo despidió fríamente. Según Junge, Hitler quedó contemplando pensativo un cuadro del Federico el Grande en su despacho y luego a continuación ordenó que el personal que no fuese indispensable abandonara el Búnker. Hizo llamar a Otto Günsche y a Heinz Linge, sus ayudantes, y les dio estrictas instrucciones de cómo debían actuar en el momento del suicidio y qué hacer con su cuerpo y el de Eva Braun. Günsche inició los preparativos y llamó a Erich Kempka, el chófer de Hitler, para que de inmediato subiera bidones de gasolina hacía la salida del jardín de la cancillería.

Hacia el mediodía, se reunió con sus secretarias y almorzó silenciosamente una comida basada en pastas; luego se despidió de cada una de ellas regalándole una cápsula de cianuro. Posteriormente se despidió de la familia Goebbels, sin hacer caso a las peticiones de Magda Goebbels de no cometer suicidio.

Hacia las 15:30 horas, Hitler y Eva Braun se reunieron frente a la sala de mapas contigua al despacho privado y se despidieron de sus edecanes, Heinz Linge y Otto Günsche, quienes cerraron la puerta; un par de minutos después se escuchó un solo disparo ahogado.

Los edecanes esperaron unos 15 minutos y encontraron a Hitler doblado sobre si mismo en un sillón exhibiendo una mueca deformada en su boca, con una pistola Walther PPK de 7,65 mm caída de su mano derecha y con un hilo de sangre manchando la cara del líder. Eva Braun no alcanzó a percutir su arma y estaba tendida a lo largo del diván con los ojos aún abiertos; el efecto del cianuro no le permitió el uso del arma. 

Linge relató de primera mano lo que vio en el despacho de Hitler:

"Cuando abrí la puerta de su habitación, me encontré con una escena que nunca olvidaré: a la izquierda del sofá estaba Hitler, sentado y muerto. A su lado, también muerta, Eva Braun. En la sien derecha de Hitler se podía observar una herida del tamaño de una pequeña moneda y sobre su mejilla corrían dos hilos de sangre. En la alfombra, junto al sofá, se había formado un charco de sangre del tamaño de un plato. Las paredes y el sofá también estaban salpicados con chorros de sangre. La mano derecha de Hitler descansaba sobre la rodilla, con la palma mirando hacia arriba. La mano izquierda colgaba inerte. Junto al pie derecho de Hitler, había una pistola del tipo Walther PPK calibre 7,65 mm. Al lado del pie izquierdo, otra del mismo modelo, pero de calibre 6,35 mm. Hitler vestía su uniforme militar gris y llevaba puestas la insignia de oro del Partido, la Cruz de Hierro de Primera Clase y la medalla de los heridos de la Primera Guerra Mundial; además, llevaba puesta una camisa blanca con corbata negra, un pantalón de color negro, calcetines y zapatos negros de cuero".

De inmediato los asistentes de Hitler sacaron ambos cuerpos envueltos en una alfombra. Linge y Günshe transportaron el cuerpo de Hitler en la alfombra, mientras que Martin Bormann y Erich Kempka trasladaron el cadáver de Eva Braun, aunque Bormann trató con muy poca consideración dicho cuerpo. Los cadáveres fueron subidos hacia el patio de la Cancillería del Reich, siendo depositados en un agujero de obús; Otto Günsche roció ambos cuerpos con unos 200 litros de gasolina sacada de los automóviles que aún se hallaban en los sótanos de la Cancillería. Ante la imposibilidad de acercar un cerillo a causa del fuerte viento, Bormann elaboró una antorcha que prendió y se la pasó a Erich Kempka, con lo cual éste pudo poner fuego a los cadáveres. Estaban presentes Joseph Goebbels y otros dignatarios.

La caída de obuses del Ejército Rojo en el patio impidió a los edecanes seguir en el exterior, por lo cual no pudieron supervisar que los restos se consumieran completamente; ante ello, los jefes nazis allí presentes optaron por enterrar ambos cadáveres, aunque en las prisas del momento sólo lograron hacerlo superficialmente.

Cuando el 1 de mayo el almirante Karl Dönitz anunció por radio la muerte de Hitler en su búnker, Stalin mostró escepticismo y formuló presión directa a la NKVD y al jefe de ésta, Lavrenti Beria, para que las unidades de la NKVD en Berlín hallasen los presuntos restos de Hitler en el plazo más breve posible. Una unidad especial soviética de la SMERSH se encargó de una exhaustiva búsqueda en la Cancillería del Reich y allí lograron encontrar los cadáveres de Hitler y Eva Braun el 9 de mayo. Las piezas dentales de ambos cráneos se hallaban intactas y fueron comparadas con archivos dentales suministrados por una ayudante del dentista de Hitler; asimismo se realizaron interrogatorios detallados a todos los edecanes y ayudantes capturados en el Führerbunker, con lo cual los hallazgos de la SMERSH quedaron ratificados.

De todos modos, el gobierno de la Unión Soviética no divulgó mayor información sobre la muerte de Adolf Hitler, e inclusive Stalin negó ante diplomáticos estadounidenses tener alguna certeza de la muerte de Hitler. El régimen stalinista consideró conveniente mantener dudas sobre el cadáver del líder nazi como arma de propaganda durante la Guerra Fría, acusando a los gobiernos de EE. UU. y Gran Bretaña de ocultar un presunto "escape" de Hitler hacia España o Sudamérica, sea en un submarino o bajo una identidad falsa. Esta incertidumbre, aumentada por el hecho que el gobierno soviético rehusaba dar información detallada sobre el cadáver de Hitler o el de Eva Braun, desencadenó toda suerte de mitos sobre el destino final de Hitler que perduran hasta el día de hoy.

Tras la muerte de Stalin en 1953, la política oficial de la URSS se basó en mantener dudas sobre la muerte de Hitler, en línea con la propaganda del régimen, aunque en 1969 un periodista soviético logró publicar un libro detallado sobre el destino de los cadáveres del Führer y su esposa.

Tras la disolución de la Unión Soviética en 1991 se permitió el acceso de investigadores extranjeros a los archivos soviéticos de la Segunda Guerra Mundial, pero éstos no arrojaron nuevas informaciones en tanto el destino final de los restos de Hitler seguía siendo calificado como información de alto secreto. Paulatinamente, documentos desclasificados de la KGB permitieron reconstruir lo sucedido, y acreditar que la NKVD sí descubrió e identificó los restos de Hitler pocos días después de cesar la Batalla de Berlín, junto a los restos de la familia Goebbels.

Las autoridades de la NKVD ordenaron llevar los restos a un cuartel de la propia NKVD en la ciudad de Magdeburgo (en territorio de Alemania Oriental), junto a los restos de la familia Goebbels, y en febrero de 1946 los enterraron en cajas de madera dentro de un jardín del cuartel. Sólo la máxima jerarquía de la NKVD (y de su sucesora, la KGB) sabían el contenido de esas cajas, así como su ubicación precisa.

En 1970 la KGB cedió el control de sus instalaciones de Magdeburgo al gobierno de Alemania Oriental, pero antes de ejecutar el traslado, el primer ministro soviético Yuri Andropov envió desde la URSS un equipo especial de la KGB a Magdeburgo para destruir secretamente los cadáveres enterrados allí en 1946. Tras desenterrar las cajas en abril de 1970, los agentes soviéticos quemaron los restos de los cadáveres que encontraron dentro, y luego trituraron las cenizas, arrojándolas inmediatamente después al río Biederitz, un afluente del Elba.



29 de abril

1899: Nace el "jazzman" "Duke" Elligton
    
Edward Kennedy "Duke" Ellington, nació en el seno de una familia que nunca pasó necesidades económicas, ya que su padre era mayordomo de una casa de gente adinerada y su madre procedía de una familia negra acomodada. Recibió además de una excelente educación burguesa un porte de elegancia aristocrática que llevaría durante toda su vida, de ahí el apodo de "Duke" (Duque) que le pusieron sus amigos. Su educación musical empezó con el piano de su madre y aunque recibe clases de dos profesores, todavía tardaría bastante tiempo en aprender a leer música. En 1919 abandona los estudios de diseño y decoración, decide casarse con una amiga de la infancia y busca en la música su profesión.

Es en 1921 cuando Duke Ellington, forma su primer y propio grupo con músicos locales al que llamaría "The Duke's Serenaders" primero y luego los famosos "The Washingtonians" con Elmer Snowden, como responsable de la banda. En 1923, deciden dar el salto a New York y la experiencia no es muy positiva, pero logran tocar durante algunas semanas en la banda de Wilbur Sweatman, que actuaba en el "Lafayette Theatre". Tras algunas idas y venidas de Washington a la "Gran Manzana", consiguen un contrato en el club "Hollywood", donde una noche los escucha tocar Bix Beiderbecke quien observa con gran atención el sonido de la sordina "wa-wa" que producen el trompetista, Bubber Miley y el trombonista, Charlie Irvis. Ese particular sonido sería decisivo en la elaboración del discurso musical de Duke Ellington.

En 1924, con los conocimientos musicales muy perfeccionados, la WHN, una emisora de radio local transmite el show desde el "Hollywood Club" que ahora ha cambiado de nombre y se llama "Kentucky Club". La banda comienza a ser conocida y empiezan a salirle contratos en otras ciudades cercanas a New York. Entre 1924 y 1926 se incorporan a la banda músicos decisivos en la orquesta de Ellington, entre ellos, temporalmente el clarinetista, Sidney Bechet y el saxo barítono, Harry Carney, el primer gran especialista de ese instrumento en la historia del jazz y que permanecerá con Ellington toda su vida. Esta es la orquesta que en 1927, con una sólida formación, bien rodada y con sonido propio, daría el gran salto a la fama cuando fueron contratados para tocar en el "Cotton Club" de Harlem, un local regentado por el gangster, Owney Madden, desde 1923 y que se había puesto de moda en New York hasta el punto que era frecuentado por publico exclusivamente blanco, gente de dinero y de la alta sociedad neoyorquina. Allí estuvo cuatro años y cuando salió en 1931, estaba recubierto de gloria.

Entre 1927 y 1945, después de crear para el jazz el "jungle style" Duke Ellington y su orquesta alcanzan en este período la cumbre de su madurez artística y creativa. La orquesta de Duke Ellington en los años cuarenta  era sin duda la que poseía los mejores solistas y los instrumentistas mas virtuosos de la época y la revista Down Beat le situó en varias ocasiones por refrendo popular por encima incluso de la de Benny Goodman. Tras el declive de las bigbands, Ellington, fue el único líder de orquesta que nunca disolvió la suya. A falta de contratos pagaba a sus músicos con los dineros ingresados por sus derechos de autor y utilizaba su orquesta para componer con ella y oír su música. Pero algunos de sus solistas se marcharon entre finales de la década de los cuarenta y principios de los cincuenta para iniciar sus carreras en solitario. A la marcha de Ben Webster, Barney Bigard, Tizol y otros, se unió una definitiva en 1951, la de su amigo, Johnny Hodges. La prensa que antes no le escatimaba elogios, anunciaba casi a diario la desaparición de la orquesta.

En 1955 vuelve  a la banda Johnny Hodges y Ellington respira aliviado y entran en nomina una serie de músicos que darían todavía mucho juego al sonido Ellington. Entre las incorporaciones mas sonadas, están los saxofonistas, Paul Gonsalves y Jimmy Hamilton, el clarinetista, Russell Procope, el trombonista, Quenti Jackson, y los trompetistas, Cat Anderson y Clark Terry. Con estos músicos y cierto escepticismo, Ellington es invitado a actuar en el Festival de Jazz de Newport de 1956. Lo que pasó aquella noche está escrito en los anales del jazz. Duke Ellington, sacó de su chistera creativa dos temas compuestos en 1937, "Diminuendo in Blue" y "Crescendo in blue" y decidió encima del escenario servirlos unidos, separándolos simplemente con un interludio a cargo de Gonsalves. Y ahí se produjo el milagro. Los arrolladores veintisiete "chorus" seguidos de jazz puro y duro que improvisó el saxofonista, empujado por una rítmica ejemplar, le dieron la vuelta al historia. Las sillas volaban por encima de las cabezas de los atónitos y rugientes espectadores y a la mañana siguiente toda la prensa anunciaba en grandes titulares "Ellington ha vuelto".

A partir de ahí comenzaron las giras, los conciertos por todo el mundo, los discos grabados y en los últimos diez años de sus vida se dedicó a componer suites y conciertos sacros y su vida se apagó cuando el 24 de mayo de 1974 un cáncer terminó con su vida. Ellignton ocupa para siempre el trono de los grandes creadores del jazz junto a Louis Armstrong y Charlie Parker, y es sin duda alguna uno de los más grandes compositores del Siglo XX cualquiera que sea la música que se considere y su legado es un herencia cultural que permanececrá siempre entre nosotros.



29 de abril
1995: El Poeta Carlos Bousoño es galardonado con el Premio Príncipe de Asturias de las Letras

Carlos Bousoño nace en Boal (Principado de Asturias) en 1923. Poeta y crítico español cuya formación literaria se forjó entre la influencia poética de Vicente Aleixandre y la erudita de Dámaso Alonso. Cursó la carrera de Filosofía y Letras en Madrid. En 1950 publicó su tesis doctoral sobre Vicente Aleixandre y, a partir de ese mismo año, ejerció la docencia en la Universidad Complutense de Madrid.
Su tarea como crítico, desarrollada en colaboración con Alonso, ha dado importantes obras de estilística, como Seis calas en la expresión literaria española (1951). De sus monografías cabe mencionar La poesía de Vicente Aleixandre (1950), Teoría de la expresión poética (1952), El irracionalismo poético (1977), Superrealismo poético y simbolización (1979) y Épocas literarias y evolución (1980).
La primera producción poética de Bousoño, con libros como Subida al amor (1943), Primavera de la muerte (1946), Hacia otra luz (1952) y Noche del sentido (1957), apareció en los años en los que imperaba la denominada poesía social, pero se alejó de los cánones que definían la poética de aquel período y se caracterizó por una temática marcada por un angustiado individualismo. Era (según definición del propio autor) una poesía existencialista que desembocaba en una especie de búsqueda religiosa. Primavera de la muerte, para Bousoño metáfora de la vida, reflejaba este sentimiento de sufrida e infructuosa busca.
Invasión de la realidad (1962), en cambio, marcó la recuperación del mundo y de la realidad concreta gracias a una nueva actitud, lúdica y gozosa. Oda en la ceniza (1967) testimoniaba el renovado escepticismo del yo creador, que hallaba en la palabra poética la única posibilidad de salvación. Dentro de esta concepción de la poesía, la palabra tiene la función de sustraer al olvido, manteniéndolos vivos, los momentos fugaces que componen la existencia.
En la última etapa de la poesía de Bousoño -con La búsqueda (1971) y Las monedas contra la losa (1973)- se hizo más patente el cambio de estilo que ya se percibía en la anterior, con un lenguaje poético líricamente meditativo, a pesar de la presencia de estructuras en prosa que acentuaban el tono discursivo de las composiciones. Su poesía emocionada y serena manifiesta cada vez más una conciencia profunda de la existencia y del mundo, participando de la creencia de que "la razón debe ser únicamente un alerta y distante centinela de la fluidez poemática". Bousoño, que pertenece a la Real Academia Española desde 1980, fue distinguido con el Premio Nacional de Poesía en 1989.    

Odas celestes
No cantaré, no, la tristeza.
No puedo, no. No he de cantarla,
sino alegría que me sube
en una ola dulce y casta.

Me desarraigo de la tierra.
Voy como un sueño sin mañana.
Vivo en el aire, transparente.
Rozo en los vientos las montañas.

¿Quién puede verme sin delirio
como la suave luz del alba,
tocando leve el ancho cielo,
su ancha tersura delicada?

Vedme animar los bosques puros
y susurrar entre las cañas.
Sonido soy tan sólo, dicha
para las verdes, frescas ramas.

































27 de abril

2007: Fallecimiento de Mstislav Rostropovich































Mstislav Leopóldovich Rostropóvich, nació en Baku, capital de la república ex soviética de Azerbaiyán el 27 de marzo de 1927. Nacido en el seno de una familia de violoncelistas, ocupa un puesto preeminente en la historia de la interpretación del violoncelo en el siglo XX, no sólo por su talento extraordinario, sino también por haber incitado a algunos de los mejores compositores contemporáneos a escribir para su instrumento músico, entre ellos sus amigos Shostakovich, Prokofiev y Schnittke.

Niño prodigio, se formó en Moscú, debutando en 1942; la consecución tres años más tarde del primer premio en el Concurso de Moscú significó el inicio de una carrera de éxitos. Recibió su primer aprendizaje musical de sus padres, un violoncelista discípulo del español Pau Casals y una pianista. Estudió con el maestro Dmitri Shostakovich en el Conservatorio de Moscú (1943-1948), en el que años después, desde 1953 a 1974, ejercería la docencia. Rostropóvich ofreció su primer concierto a los quince años, y ya al cumplir los 18 consiguió el primer premio en el Concurso Internacional de Praga.

A partir de 1968, Rostropóvich, considerado por muchos como el mejor violoncelista del mundo, se convirtió también en director de orquesta, alternando con éxito esta faceta con la práctica del violoncelo. Como pianista se prodigó como acompañante de las actuaciones de su esposa, la soprano y actriz rusa Galina Vizhnevskaia.

Su oposición al régimen soviético, que se manifestó en una carta abierta al dirigente Leonid Brézhnev, su apoyo a destacados disidentes como el escritor Alexandr Solzhenitsin, su amistad con compositores critados por Stalin como Prokofiev o Shostakovich,  y su defensa de la libertad y los derechos humanos, le supusieron una creciente marginación, lo que lo llevó a abandonar la Unión Soviética en 1975. En 1977 fijó su residencia en Washington y aceptó la dirección de la Orquesta Sinfónica Nacional de los Estados Unidos con la que, hasta 1994, viajó por todo el mundo como director y como violoncelista, instrumento con el que dio cada año una gran cantidad de conciertos.

En 1978, las autoridades soviéticas le retiraron la nacionalidad rusa hasta 1990, dos años después de regresar a su país.

Superado el período de tensas relaciones con las autoridades rusas, un día memorable en la vida de Rostropóvich fue el 10 de noviembre de 1995, cuando dirigió la ópera Jovanschina de Modest Musorgski en el Teatro Bolshoi de Moscú.

En 1989 celebró la caída del muro de Berlín con un concierto improvisado junto a los restos del muro. Ya reconciliado con las nuevas autoridades rusas, en marzo del mismo año fue homenajeado en el Kremlin con motivo de su 80 cumpleaños en presencia del presidente ruso, Vladímir Putin, y de más de 500 invitados.

Obtuvo prestigiosos premios internacionales de música, como el Premio Stalin (1951 y 1953), el Premio Lenin, máximo galardón soviético en 1964,  o el Premio al Artista del Pueblo de la URSS en 1966. En el año 1995 recibió el Polar Music Prize, un premio concedido por la Real Academia de Suecia de Música. En 2004 le fue concedido el Premio de la Fundación Wolf de las Artes de Jerusalén. Además, fue premio Príncipe de Asturias de la Concordia de 1997, compartido con el violinista británico Yehudi Menuhin, por su trayectoria musical y su compromiso con la defensa de la libertad y los derechos humanos.

Era padre de dos hijos y creó con su mujer una fundación a favor de los niños y era representante especial del programa de la ONU para la lucha contra el SIDA.

Rostropovich, enfermo desde hacía meses, pasó por varios ingresos hospitalarios, hasta el último que tuvo lugar el 12 de abril de 2007, cuando fue internado en el Centro Oncológico de Moscú para realizarle una intervención quirúrgica de urgencia, tras la que falleció el día 27 del mismo mes.


26 de abril
1986: Tragedia Nuclear de Chernóbil



El 26 de abril de 1986, hace 26 años, ocurrió uno de los mayores desastres medioambientales de la historia: el accidente de la central nuclear de Chernóbil (Ucrania).

Durante una prueba en la que se simulaba un corte de suministro eléctrico, un aumento súbito de potencia en el reactor 4 de esta central nuclear, produjo el sobrecalentamiento del núcleo del reactor nuclear, lo que terminó provocando la explosión del hidrógeno acumulado en su interior. Se estimó que la cantidad de radioactividad liberada a la atmósfera (dióxido de uranio, carburo de boro, óxido de europio, erbio, aleaciones de circonio y grafito expulsados, materiales radiactivos y/o tóxicos) fue unas 500 veces mayor que la liberada por las bombas atómicas arrojadas en 1945 en Hiroshima y Nagasaki juntas.

Causó directamente la muerte de 31 personas y forzó al gobierno de la Unión Soviética a la evacuación de 116.000 personas provocando una alarma internacional al detectarse radiactividad en, al menos, 13 países de Europa central y oriental.

Después del accidente, se inició un proceso masivo de descontaminación, contención y mitigación que desempeñaron aproximadamente 600.000 personas, denominadas "liquidadores", en las zonas circundantes al lugar del accidente y se aisló un área de 30 Km. de radio alrededor de la central nuclear, conocida como "Zona de Alienación", que sigue aún vigente. Sólo una pequeña parte de los "liquidadores" se vieron expuestos a altos índices de radiactividad. Los trabajos de contención sobre el reactor afectado evitaron una segunda explosión de consecuencias dramáticas que podría haber dejado inhabitable a toda Europa.

En total, 600.000 personas recibieron dosis de radiación por los trabajos de descontaminación posteriores al accidente. 5.000.000 de personas vivieron en áreas contaminadas y 400.000 en áreas gravemente contaminadas; 135.000 personas fueron evacuadas y 215.000 reubicadas con posterioridad. Hasta hoy no existen cifras concluyentes sobre la incidencia real dele accidente en la mortalidad poblacional, pero se estima que más de 30.000 personas murieron en los 10 años sucesivos a consecuencia de la radiación.

Tras prolongadas negociaciones con el gobierno ucraniano, la comunidad internacional financió los costes del cierre definitivo de la central, completado en diciembre de 2000. Inmediatamente después del accidente se construyó un "sarcófago", para aislar el exterior, que se ha visto degradado en el tiempo por diversos fenómenos naturales por lo que corre riesgo de desplomarse. Desde 2004 se lleva a cabo la construcción de un nuevo "sarcófago" para el reactor.

25 de abril
































1563: Nacimiento de William Shakespeare

 
“Aprenderás” . Carta de William Shakespeare
Después de algún tiempo aprenderás la diferencia entre dar la mano y socorrer a un alma, aprenderás que amar no significa apoyarse, y que compañía no siempre significa seguridad.

Comenzarás a aprender que los besos no son contratos, ni regalos, ni promesas.

Comenzarás a aceptar tus derrotas con la cabeza erguida y la mirada al frente, con la gracia de un niño y no con la tristeza de un adulo, y aprenderás a construir hoy todos tus caminos, porque el término mañana es incierto para los proyectos y el futuro tiene la costumbre de caer en vacío. Después de un tiempo aprenderás que el sol quema si te expones demasiado. Aceptarás incluso que las personas buenas podrían herirte alguna vez y necesitarás perdonarlas.

Aprenderás que hablar puede aliviar los dolores del alma...

Descubrirás que lleva años construir confianza y apenas unos segundos para destruirla y que también podrás hacer cosas de las que te arrepentirás el restos de tu vida.

Aprenderás que las nuevas amistades continúan creciendo a pesar de las distancias y que no importa que es lo que tienes en la vida sino a quien tienes en la vida, y que los buenos amigos son la familia que nos permitimos elegir. Aprenderás que no tenemos que cambiar de amigos, si estamos dispuestos a aceptar que los amigos cambian. Te darás cuenta de que puedes pasar buenos momentos con tu mejor amigo, haciendo cualquier cosa o simplemente nada, sólo por el hecho de disfrutar su compañía.

Descubrirás que muchas veces tomas a la ligera a las personas que más te importan y por eso siempre debemos decirlas a esas personas que las amamos, porque nunca estaremos seguros de cuando será la última vez que las veamos. Aprenderás que las circunstancias que nos rodean tienen influencia sobre nosotros, pero nosotros somos los únicos responsables de lo que hacemos.

Comenzarás a aprender que no nos debemos comparar con los demás, salvo cuando queremos imitarlas para mejorar. Descubrirás que lleva mucho tiempo llegar a ser la persona que quieres ser, y que el tiempo es corto.

Aprenderás que no importa a dónde llegaste sino a dónde te diriges, y si no lo sabes cualquier lugar sirve.

Aprenderás que si no controlas tus actos ellos te controlan y que ser flexible no significa ser débil o no tener personalidad, porque no importa cuán delicada o frágil sea una situación: siempre existen dos lados.

Aprenderás que héroes son las personas que hicieron lo que era necesario, enfrentando las consecuencias...

Aprenderás que la paciencia requiere mucha práctica. Descubrirás que algunas veces la persona que esperas que te patee cuando te caes, tal vez, sea una de las pocas que te ayuden a levantarte.

Madurar tiene más que ver con lo que has aprendido, que con los años vividos.

Aprenderás que hay mucho más de tus padres en ti que lo que supones.

Aprenderás que nunca se debe decir a un niño que sus sueños son tonterías, porque pocas cosas son tan humillantes, y sería una tragedia que se lo creyese porque le estarás quitando la esperanza.

Aprenderás que cuando sientas rabia, tienes derecho a tenerla, pero eso no te da derecho a ser cruel. Descubrirás que sólo porque alguien no te ama de la forma que quieres, no significa que no te ame con todo lo que puede. Porque hay personas que nos aman, pero que no saben cómo demostrarlo...

No siempre es suficiente ser perdonado por alguien, algunas veces tendrás que aprender a perdonarte a ti mismo.

Aprenderás que con la misma severidad con la que juzgas, también serás juzgado y en algún momento ordenado.

Aprenderás que no importa en cuántos pedazos tu corazón se partió, el mundo no se detiene para que los arregles.

Aprenderás que el tiempo no es algo que puedes volver atrás, por lo tanto debes cultivar tu propio jardín y decorar tu alma, en vez de esperar que alguien te traiga flores.

Entonces y sólo entonces, sabrás realmente lo que puedes soportar, que eres fuerte y que podrás ir mucho más lejos que cuando creías que no se podía más.

Es que realmente la vida vale más cuando tienes el valor de enfrentarla.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por dejar aquí tus comentarios.