lunes, 30 de julio de 2012

Alimentación Arcoiris o Dieta Delta



 


Como parte de los cambios en los paradigmas, la alimentación del nuevo milenio se basará en principios muy diferentes a los que aprendimos en las escuelas. 
 
En medicina integral quántica se habla ahora de la “frecuencia vibratoria” de los alimentos, más que de su contenido en proteínas, grasas y carbohidratos. Es una nueva concepción de la alimentación que toma en cuenta nuestra "otra mitad", es decir, la parte energética del cuerpo humano. 
 
Se parte de la idea de mantener un sano equilibrio energético para garantizar la salud del cuerpo físico. Todo comienza en el “cuerpo de energía” para luego, reflejarse en la realidad física, en los órganos, en el funcionamiento orgánico de nuestro cuerpo. En base a esta nueva concepción, los alimentos son clasificados en siete grupos, según su contenido energético o, para mayor precisión, por su "frecuencia vibratoria". 
 
La dieta Delta es similar a la antidieta, ya que se basa en la combinación de alimentos de acuerdo al grupo al que estos pertenecen. Con ella se alimenta cada órgano del cuerpo, brindándole energía y rejuveneciendo la piel. 
 
Cada grupo de alimentos nutre un conjunto de órganos o funciones del cuerpo físico, es por ello que, para mantener el cuerpo completamente nutrido, es necesario ingerir una ración de cada uno de los siete tipos de alimentos, durante el día. Respetando los biorritmos del organismo, la dieta diaria se programa de la siguiente manera:

Desayuno: grupos azul y morado "energía de arranque".
Comida: grupos anaranjado, amarillo, verde y rojo "energía de mantenimiento". 
Cena: grupo blanco "energía de relajación".
Los alimentos no tienen por qué tener necesariamente el color del grupo al que pertenecen, sino que estos van en relación al color del chakra al que se les asocia.
Es posible mezclar una pequeña cantidad de los otros grupos dentro de cualquier comida, por ejemplo, en la cena: un poco de queso con pan.
Los expertos recomiendan consumir al menos dos litros de agua al día.
Esta tabla ilustra la clasificación de los alimentos de acuerdo a su "frecuencia vibratoria":
 Colores de los Alimentos y Órganos que Nutren
Rojo. Alimentos que incluye: Proteínas animales (pollo, pescado, huevos, leche, queso), germinados, azúcar morena.
Órganos que nutre: Corazón, arterias, venas, boca, médula ósea, vagina, cuello uterino, pene, plasma sanguíneo, sistema circulatorio y muscular.
Chakra con el que se corresponde: Chakra raíz, primer generador de energía.
 
Verde. Alimentos que incluye: Todos los vegetales y verduras verdes (acelgas, espinacas, berros, lechuga, etc)
Órganos que nutre: Oído, vejiga, riñones, próstata, uréteres, uretra, testículos, glándulas suprarrenales, piel, sistema nervioso central y cerebro.
Chakra con el que se corresponde: Chakra corazón, segundo generador de energía.
 
Amarillo. Alimentos que incluye: Legumbres (alubias negras, rojas y blancas, lentejas, garbanzos, etc.).
Órganos que nutre: Tubo digestivo, hígado, colon, duodeno, intestino delgado, ovarios, útero, vesícula biliar y aporta colágeno.
Chakra con el que se corresponde: Chakra del plexo solar, tercer generador de energía.
 
Blanco. Alimentos que incluye: Cereales (trigo, avena, centeno, cebada) , pan, pastas, arroz, etc.
Órganos que nutre: Pulmones, bronquios, tráquea, timo, apéndice, páncreas, huesos, piel, faringe, glándula tiroides, sistemas linfático y nervioso.
Chakra con el que se corresponde: Chakra corona, cuarto generador de energía.
 
Azul. Alimentos que incluye: Todas las frutas frescas, secas o deshidratadas.
Órganos que nutre: Sistema cardiaco, ligamentos, hipotálamo, píloro, tendones, ojos y sistema linfático.
Chakra con el que se corresponde: Chakra de la garganta, quinto generador de energía.

Naranja. Alimentos que incluye: Los vegetales y hortalizas que no son de color verde (patatas, calabaza, remolacha, zanahorias, etc.).
Órganos que nutre: Endometrio, hipófisis y mucosas.
Chakra con el que se corresponde: Segundo chakra, sexto generador de energía.
 
Violeta. Alimentos que incluye: Oleaginosas: maíz, pistacho, almendras, nueces; yogurt (lacto bacilos), miel de abejas, coco.
Órganos que nutre: Glándula pineal, células, hipotálamo y piel.
Chakra con el que se corresponde: Chakra del tercer ojo, séptimo generador de energía.
 
En esta tabla observamos que cada grupo alimenticio está relacionado con uno de los centros energéticos de nuestro cuerpo, los chakras. Cada uno de ellos regula ciertas emociones del individuo, por lo que una alimentación equilibrada garantiza el equilibrio emocional de la persona. Además, cada chakra controla las funciones de los órganos descritos en cada grupo, por lo que la condición energética de estos centros es fundamental para preservar la salud del individuo.

Atendiendo a los conceptos expuestos, comeremos "sin dañar el delicado equilibrio de la vida", garantizándonos con ello, una vida más plena y llena de salud. El proceso de envejecimiento será más lento, las emociones serán más equilibradas y la vitalidad regresará a nuestro organismo.


Crea tu Propio Menú
 
Desayuno
Deben ingerirse alimentos de los grupos violeta y azul de las 6 a las 8 de la mañana, que nos aportarán energía pulsante y lumínica, es decir, la necesaria para arrancar el día.

P. Ej.:  Frutas + yogurt + miel de abeja y un zumo, si se desea.






Comida
Deben ingerirse alimentos de los grupos rojo, naranja, amarillo y verde de las 12 a las 13 horas, cuando se requiere la energía para mantenernos.

P. Ej.: Lentejas + pollo con puré de patatas + ensalada que combine los grupos verde y naranja a nuestro gusto.



Cena
Deben ingerirse alimentos del grupo blanco antes de las 18 horas, para obtener la energía que nos ayude a relajarnos y a descansar.

P. Ej.: Arroz o pasta, queso y 60 gr. de pan.







Por: Nuria Roig Bachs

FUENTE:


domingo, 29 de julio de 2012

IDA: Ingesta Diaria Admisible y Grado de Peligrosidad de los Alimentos que Ingerimos




Leyendo sobre el nuevo libro de Marie-Monique Robin, de Ediciones Península, titulado "Nuestro Veneno Cotidiano, cómo la Industria Química Envenena Nuestro Plato", me llegó el concepto IDA (Ingesta diaria admisible, grado de peligrosidad de los alimentos que ingerimos).

Adquirimos los productos de alimentación sin reparar en que, probablemente, si los centros comerciales nos facilitaran la información visible de los aditivos químicos disfrazados que incluye cada producto, como el dimetilpolisiloxano, -un derivado de la silicona que, disfrazado de etiquetas como "E900", se incluye en muchos zumos de fruta o  en ciertos vinos, medicación de uso cotidiano e incluso productos infantiles como lociones antipiojos- las ventas de algún producto que compramos diariamente bajarían.

Todo ello me lleva a pensar en una gran paradoja de esta "sociedad del conocimiento" que vivimos.  Llegar a cierta información no es tan fácil como parece, a veces requiere una dosis de intensa investigación que no todo el mundo está dispuesto a "perder".

Por mi parte, os recomiendo ver este interesante documental:

Robin reflexiona sobre la relación entre la exposición a estas sustancias químicas y la actual "epidemia de enfermedades crónicas prevenibles" que tenemos en los países llamados "'desarrollados".

Estos términos los define  la OMS (ciertos tipos de cánceres, disfunciones reproductivas, diabetes, obesidad, enfermedades neurodegenerativas...).

Volviendo al libro, Robin se pregunta sobre los sistemas de evaluación y reglamentación de los productos químicos de nuestra industria alimentaria, lo que se introducen desde el huerto (pesticidas) hasta nuestro plato (aditivos y plásticos alimentarios).

Hace ya varios años, desde la editorial Ceac, se publicó un interesante título, "Eres lo que Comes", en el que se puede encontrar un glosario de términos imprescindibles para saber lo comemos.

Por: Pilar Zaragoza de Pedro

FUENTE:

Documental Nuestro Veneno Cotidiano
El documental Nuestro Veneno Cotidiano fue presentado oficialmente a la prensa el 17 de enero de 2011 en Paris y posteriormente al público en general, mediante la cadena franco alemana Arte, el 15 de Marzo del 2011, simultáneamente en Francia, Alemania y Bélgica.



 Ingredientes de los Cheetos
Circula por la red un video con más de 630.000 visitas en Youtube , emitido por la televisión estatal venezolana, donde se dice que los Cheetos están supuestamente elaborados con cartón y petróleo.

Según el supuesto ingeniero de alimentos y el investigador naturista, los Cheetos no están elaborados con maíz, sino con petróleo, concretamente con carboximetilcelulosa (CMC) y con acetona, que, según ellos, son sustancias derivadas del petróleo y del cartón. Para demostrarlo acercan una llama a los Cheetos que comienzan a arder en pocos segundos. Según ellos, otro peligroso ingrediente que contienen es un colorante: la tartracina.

En primer lugar, en la imagen podéis apreciar la lista de ingredientes que aparece en el etiquetado de los Cheetos que se fabrican en España, en la que no hay ni rastro de petróleo (como ya os decía aquí, el petróleo no se emplea en alimentos porque es tóxico), ni de acetona (ésta  también es tóxica, a pesar de que en muy bajas concentraciones es metabolizada por el organismo), ni de carboximetilcelulosa, ni de tartracina, ni de nitratos (conservante que solamente se emplea en productos cárnicos). De hecho, en el etiquetado figura que los Cheetos contienen un 75% de maíz, los colorantes son naturales y no contienen conservantes.

En segundo lugar, la materia orgánica arde con relativa facilidad. La efectista puesta en escena en la que se muestra que los Cheetos arden al acercarles una llama no demuestra en absoluto que estén elaborados con petróleo. Arden con facilidad por su estructura hueca, por su bajo contenido en agua y porque, evidentemente, el maíz arde. Podéis probar (con precaución) a quemar una palomita de maíz, o cualquier otro alimento, como un espagueti o un poco de aceite.

A pesar de que los Cheetos no llevan las sustancias que se dice en el vídeo, muchas de ellas son seguras para la salud. Por ello están recogidas en la legislación alimentaria y se emplean con frecuencia para la elaboración de alimentos.

Tartracina
La tartracina (o tartrazina), es un colorante sintético empleado en una gran variedad de alimentos con el fin de proporcionarles un color que va desde el naranja hasta el amarillo, en función de lo diluido que esté. Además se puede mezclar con otros colorantes para que los alimentos adquieran color azul o color verde. Se emplea en muchos lugares del mundo para dar color a alimentos tan diversos como nachos, refrescos, yogures, aperitivos, etc. En España, por ejemplo, es el colorante que mucha gente emplea para cocinar la paella.

Este colorante está permitido por la legislación europea, donde aparece con el código "E-102". Como todos los aditivos que están recogidos en la legislación alimentaria, superó unos estrictos controles para conocer si era seguro para la salud; concretamente, fue evaluado por el Comité Mixto FAO/ OMS de Expertos en Aditivos Alimentarios (JECFA) en el año 1966 y por el Comité Científico de la Unión Europea para la Alimentación Humana (SCF) en el año 1975 y en el año 1984. Ambos comités establecieron una ingesta diaria admisible (IDA) de 0-7,5 mg/ Kg. de peso corporal/ día, lo que supone que una persona de 70 Kg. de peso podría ingerir como máximo 525 mg. de tartracina durante todos los días de su vida antes de que su organismo manifestara cualquier reacción adversa. Aunque 525 mg. (un poco más de medio gramo) puede parecer poco, en realidad no lo es: hay que tener en cuenta que no todos los alimentos contienen este aditivo, y, sobre todo, que en los que sí aparece, lo hace en pequeñas cantidades, dado su poder colorante.

Es cierto que existe cierta controversia en torno a este aditivo. Sin ir más lejos, en el vídeo, el supuesto ingeniero de alimentos dice que este colorante produce alergias, rinitis, migraña, dolor de cabeza (que viene a ser lo mismo), estreñimiento y, por si fuera poco, se pega a las paredes intestinales. Existen estudios científicos serios que mostraron resultados inquietantes acerca de este colorante. Concretamente, algunos científicos observaron que la tartracina podría provocar cambios en el ADN, algo que podría desembocar en un cáncer, mientras que otros observaron que podría aumentar la hiperactividad en niños pequeños. En el etiquetado del colorante que se muestra en la imagen se advierte sobre ello, a pesar de que la Agencia Europea de Seguridad Alimentaria considera que es seguro en las dosis indicadas. Sin embargo, según la legislación europea, es obligatorio incluir esta advertencia en los alimentos que contengan tartracina.

A la vista de los resultados de estos estudios, la Agencia Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) decidió reevaluar este colorante, de manera que en el año 2009 publicaron los resultados obtenidos. El comité de expertos de la EFSA llegó a la conclusión de que la tartracina no es cancerígena. En cuanto a los estudios relacionados con la hiperactividad infantil, los expertos de la EFSA consideraron que no era necesario modificar la IDA de 7,5 mg/ Kg. de peso corporal/ día porque se trata de una dosis segura. Eso sí, la EFSA admite que la tartracina podría provocar reacciones de intolerancia (alergia) en un pequeño porcentaje de la población y podría agravar algunos síntomas en personas alérgicas, como asma, rinitis o urticaria (incluso por debajo de la IDA). Por otra parte, un reciente estudio en el que se administró una cantidad importante de tartracina a personas alérgicas, mostró que dichas personas no presentaron ningún tipo de reacción adversa frente a este colorante (ni cutánea, ni respiratoria ni cardiovascular).

Carboximetilcelulosa (CMC)
La carboximetilcelulosa (CMC) es un espesante totalmente inocuo, permitido por la legislación para su uso en alimentos (código europeo "E-466"). La CMC obtiene a partir de la celulosa que está presente en la pared celular de las células vegetales (nótese que las células vegetales forman parte de todos los vegetales: desde una lechuga hasta una zanahoria). Como espesante que es, la CMC se emplea para espesar, estabilizar y gelificar disoluciones acuosas. Es decir, se utiliza en alimentos más o menos líquidos para que sean más espesos y estables, ya que la CMC tiene la capacidad de retener agua. Como comprenderéis, no tiene ningún sentido utilizar este aditivo en los Cheetos.

FUENTE:




Ingerir bebidas energéticas es equivalente a consumir 20 tazas de café al día
Expertos australianos pidieron que las bebidas energéticas incluyan avisos sobre nocividad después de detectarse un aumento de casos de toxicidad entre los jóvenes consumidores de este producto, según informaron fuentes médicas.

Según investigaciones unas 65 personas llamaron al Centro de Venenos del estado de Nueva Gales del Sur con problemas causados por bebidas energéticas en 2010, mientras en 2004 sólo fueron 12 casos.

Los jóvenes son los más perjudicados, puesto que la edad media de las personas afectadas era de 17 años, principalmente varones, de acuerdo a la investigación conjunta de ese centro y la Universidad de Sídney.

La mayoría de los casos de sobredosis reportados se dieron cuando las personas afectadas injirieron este producto en situaciones recreativas como fiestas o reuniones junto a bebidas alcohólicas, pastillas de cafeína y sustancias ilícitas.

Los síntomas más comunes fueron palpitaciones, agitación, temblores y molestias gastrointestinales, pero en algunos casos se produjeron alucinaciones y problemas cardíacos.

El director médico del Centro de Venenos, Naren Gunja, dijo que "la gente cree que las bebidas energéticas son buenas por la marca y el empaque, pero éstas son tan malas como 20 tazas de café".

En épocas de exámenes, trabajo o cansancio muchos son los que recurren al maravilloso mundo de las bebidas energéticas. Quizás la marca más conocida sea Red Bull, que en esas noches en vela de trabajo, estudio o fiesta da el empujoncito de energía necesario para aguantar y darlo todo.

No considero que sean adecuados para nuestra salud estos recursos para aumentar la energía o mantenerse activo, más aún si se consumen de forma reiterada o se mezclan con alcohol. Forzar los límites del organismo con sustancias no pasará factura si se hace de vez en cuando, pero convertirlo en un ritual para aguantar el tirón puede tener consecuencias para la salud.

No obstante siempre es interesante analizar este tipo de bebidas para ver qué sustancias son las responsables del aumento de energía. Analicemos los principales componentes del Red Bull y veamos sus efectos.

- Azúcares (11%): una fuente rápida de obtención de energía para las células que es lo que dará el empujón energético a corto plazo. No contiene nada de grasa ni proteínas, por lo que debería de llamarse bebida estimulante en lugar de energética.

- Taurina (1.000 mg.): es un ácido orgánico que interviene en la excitación nerviosa a modo de neurotransmisor, de ahí su efecto energizante al estimular al sistema nervioso. Se le atribuyen mejoras de rendimiento psicomotriz. Sus teóricos y polémicos efectos negativos (arritmias y taquicardias) dependen de la susceptibilidad de la persona que la tome, de las cantidades, frecuencia de consumo y sobre todo si se mezcla con depresores como el alcohol.

- Cafeína (85 mg.): también un estimulante del sistema nervioso. La cantidad que contiene equivale a un par de tazas de café.

- Glucuronolactona: es una sustancia química precursora de la taurina. Mejora la memoria y la concentración y también tiene efectos antidepresivos.

- Inositol: neurotransmisor con efecto psicoactivo que mejora el estado anímico al incrementar el rendimiento del uso de serotonina por parte del cerebro e inhibe la sensación de sueño.

- Vitaminas: sobre todo vitaminas hidrosolubles como son las vitaminas B3 y B5 (útiles en las rutas metabólicas relacionadas con la obtención de energía), vitamina B6 (incrementa la producción de energía al favorecer la liberación de glucógeno) y vitamina B12.

Como hemos dicho antes, no nos va a hacer mal usar este tipo de productos muy de vez en cuando, sin embargo, acostumbrarnos a su consumo es como anestesiar constantemente al cuerpo contra la fatiga y el cansancio, llevando al organismo a trabajar en estados límites, y esto a la larga acaba pasando factura. Sin contar con que cada persona es un mundo y reaccionará de diferente manera ante los efectos de tales bebidas.

Nada mejor que un buen descanso y un completo desayuno para empezar el día como un toro, no lo olvides.

FUENTE:




Pepsi usa restos de fetos humanos como edulcorante, ¡¡¡Y lo admiten!!!
El canal de televisión Intereconomía, en su programa "Ciencia con paciencia", informa que Pepsi usa restos de fetos humanos abortados para edulcorar sus productos.

Esto no sorprende, puesto que a partir de estudios e investigaciones con respecto a las tóxicas y peligrosísimas vacunas, sabemos que la gran industria farmacológica emplea fetos humanos abortados para la fabricación de vacunas. Sólo basta leer la composición de las vacunas en los mismos folletos informativos que entregan sus fabricantes, donde figura:tejido diploide humano”.

La industria cosmética también los utiliza para elaborar sus productos. Todo esto nos lleva a otra gran aberración: al ser "materia prima", ha de haber una fabricación permanente de éstas. Pero en este tema nadie se pronuncia. A la producción, uso y abuso de animales para la industria farmacéutica, de cosméticos y alimentos no se le presta atención, salvo con éste tipo de denuncias.

¿Y dónde están los férreos defensores de la vida? Considerando que si se aceptan vacunas, alimentos, bebidas y cosméticos que usen estos fetos, se está avalando esta práctica y, por lo tanto, se es cómplice de esta verdadera mafia de la que no se habla, la del tráfico de órganos, fetos y seres humanos en este planeta, es decir, de la ya habitual doble moralidad que impera en nuestra sociedad y, principalmente, en los intereses económicos que mantienen permanentemente en marcha el motor que la sustenta.

FUENTE:




En contrapartida, encontramos una serie de alimentos naturales que favorecen nuestras facultades e incluso nuestro estado de ánimo.

Alimentos nos hacen más listos
Podemos alimentar nuestro cerebro para colaborar con sus funciones y su salud, pero también, hay nutrientes o sustancias que presentan los alimentos que nos ayudan a ser más inteligentes por su efecto sobre las conexiones nerviosas o la actividad mental, a continuación te mostramos tres de ellos que podemos incorporar fácilmente a la dieta para volvernos más listos.

Un estudio realizado hace unos años por científicos del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT), en Estados Unidos, revelaba que existen tres componentes de los alimentos que fortalecen las sinapsis -conexiones entre neuronas- y aumentan las habilidades cognitivas tras consumirlos habitualmente durante tan sólo cuatro semanas. Se trata de:


Colina, presente en los huevos; La colina es una sustancia que fortalece la sinapsis, conexión nerviosa de las neuronas que permiten transmitir emociones, ideas y demás.


Monofosfato de Uridina, contenido en la remolacha. Favorece la sinapsis y aumenta las habilidades cognitivas.


Ácido Docosahexaenoico (DHA), un ácido graso esencial poliinsaturado (ácido graso Omega 3) que ingenirmos a través de pescados grasos como el salmón y la sardina, así como en algunas algas, y que posee iguales efectos que los alimentos anteriores sobre la actividad del cerebro.

En experimentos con roedores, los investigadores comprobaron que el consumo de estos tres ingredientes a diario no sólo mejoraba el desempeño de tareas y las capacidades cognitivas, sino que producía cambios bioquímicos evidentes en las sinapsis neuronales que implicaban un aumento de la inteligencia.

Consumir estos tres alimentos a diario durante cuatro semanas, mejora el desempeño en tareas y en capacidades cognitivas y además, favorece cambios químicos en el cerebro que permiten aumentar la inteligencia, según lo han comprobado investigadores en un estudio reciente.

Por supuesto, debemos tener las habilidades para aprender a usar nuestras capacidades cerebrales, por eso, los alimentos por sí sólo ayudan, pero no hacen milagros. Es decir, sin ejercitar el cerebro, sin leer ni estudiar, las habilidades de aprender, memorizar u otras no pueden probarse más allá del consumo de estos alimentos que ayudan a aumentar la inteligencia.

Podemos consumir a diario un huevo, una ración de pescado azul y remolacha en diferentes preparaciones, como purés, pasteles, ensaladas, aperitivos, sopas frías, zumos entre otras.

FUENTE:

Alimentos que nos hacen felices
¿Eres lo que comes? Nutricionistas y neurobiólogos unen ahora sus voces al coro que defiende esta antigua aseveración. Gracias a las sustancias que contienen y a sus interacciones con otros productos alimenticios, algunos alimentos y bebidas pueden tener un efecto sobre el estado de ánimo.

En todo el mundo, los consumidores prestan cada vez mayor atención a las cuestiones que afectan a su salud, y junto a ello existe un creciente interés por los “alimentos que influyen en el estado de ánimo”, alimentos que de forma natural elevan el ánimo.

El sector de alimentación internacional envasa ahora estos pequeños “rayos de sol” naturales, solos o como añadido extra en productos de alimentación que ofrecen un “buen snack para levantar el ánimo” entre las comidas.

Los neurobiólogos han analizado los vínculos entre lo que comemos y la psicología humana, y han hallado que una combinación de hormonas determina el grado de bienestar de un individuo.

Se ha demostrado científicamente que la serotonina y las endorfinas son las sustancias clave que generan sensaciones de felicidad, bienestar y sueño reparador; y, sobre todo, que actúan como analgésicos naturales.

El cuerpo humano produce serotonina y endorfinas por sí mismo, pero la producción natural de estas sustancias se ve estimulada por ciertos nutrientes que se absorben a partir de lo que comemos, en lugar de ser generados directamente por el cuerpo.

De todo ello lo principal es la proteína triptófano, un aminoácido que es vital para la producción de serotonina. Entre los alimentos que incluyen un alto contenido en triptófano se encuentran el queso, la carne magra, el pescado, las legumbres y las nueces.

Sin embargo, comer gran cantidad de esta selección de alimentos no basta para hacernos felices. El cerebro sólo puede absorber triptófano cuando se combina con carbohidratos, que son convertidos en azúcar en el intestino.

Un nivel incrementado de azúcar en sangre estimula la producción de insulina, y la insulina a su vez hace que las neuronas del cerebro sean receptivas al triptófano, a partir del cual el cerebro crea la serotonina, la hormona para sentirse bien.

Cuando nos sentimos frustrados, es nuestro cuerpo el que impulsa las ganas de tomar como “estimulante” una pizza rica en carbohidratos o un pastel de chocolate, para satisfacer su necesidad de despejar el torrente sanguíneo y hacer que nuestro cerebro sea receptivo a la absorción del triptófano que crea la serotonina.

En la realidad, a corto plazo, nuestro estado de ánimo lo puede determinar una comida. A largo plazo, organizar de forma sistemática nuestra ingesta nutricional es la mejor forma de mantener constante el nivel de azúcar en sangre, mantenernos de buen humor y no ganar peso en el proceso.

La mejor forma de conseguirlo es seguir una dieta que sea lo más equilibrada posible: una mezcla variada y colorida de alimentos que contengan una amplia gama de distintos componentes.

Esto debería permitirnos evitar los picos y caídas de fluctuaciones en el nivel de azúcar en sangre, y las variaciones anímicas que causan. Y la palabra “colorida” debería tomarse muy en serio: los colores específicos de los alimentos tienen un efecto beneficioso sobre nuestra mente; así, los alimentos naranjas y rojos estimulan, los azules calman, los amarillos animan, y los verdes ayudan a la concentración.

Si adoptamos una dieta equilibrada, hay algunos potenciadores naturales de la felicidad que podemos permitirnos para darle a nuestro estado de ánimo un impulso extra.
Los cuatro “alimentos felices” naturales más efectivos son el chocolate, los plátanos, la piña y el chile o el pimiento.


El placer del chocolate
Con sus cinco acciones diferentes, el chocolate es perfecto para brindar un pequeño estímulo entre las comidas. El azúcar y la manteca de cacao hacen que el cuerpo sea receptivo a absorber triptófano, aumentando así el nivel de serotonina en el cerebro. El contenido de cacao en el chocolate también proporciona estimulante cafeína. Otro ingrediente en el cóctel de felicidad del chocolate es la feniletilamina, un derivado de la fermentación de los granos de cacao, que también eleva el nivel de azúcar en sangre y tiene un efecto excitante, estimulante.
Al chocolate se le considera una “droga del amor” natural, porque el organismo humano puede fabricar por sí mismo esta hormona, que libera en mayores cantidades en estados de excitación. Otra ventaja es que la proteína de la leche en el chocolate proporciona exorfina, un analgésico natural, y teobromina, una sustancia similar a la cafeína, que potencia aún más el rendimiento y estimula la circulación.


La energía del plátano
Más proclive a preservar la silueta que el chocolate, aunque no menos eficaz para la activa “gestión emocional” natural; veamos: los plátanos están llenos de nutrientes y fibras y contienen muy poca grasa en comparación con el chocolate; también son ricos en vitaminas, minerales y oligoelementos, y proporcionan al organismo un rápido aporte de energía.

Además, los plátanos son fácilmente digeribles y pueden reequilibrar los niveles de ácido en el organismo. Y el triptófano que contienen ayuda a producir serotonina, la hormona de la felicidad, que tiene un efecto calmante sobre el sistema nervioso y fomenta el pensamiento positivo y un estado de ánimo optimista.



Estimulante piña
La piña es otro estimulante del bienestar físico, y un aliado contra la frustración. Esta delicia llena de energía es rica en minerales y vitaminas y contiene compuestos activos que estimulan la producción de serotonina, generando una optimista vitalidad. Al mismo tiempo, otros componentes calman la ansiedad y alivian la agitación nerviosa.

La vitamina C que contienen las piñas también estimula la circulación y el metabolismo; la combinación de componentes activos fomenta la capacidad que tiene el cuerpo de autocuración, calma los nervios y ayuda en problemas de concentración y motivación.

Y si tomas piña por la noche, te estarás administrando una pastilla natural para dormir: por la noche, el cerebro convierte el triptófano en melatonina, la hormona del sueño.



El gran efecto del pimiento
Capsaicina es el nombre de la sustancia milagrosa que combate la frustración, la ira y la depresión. Se encuentra en el chile (pimiento picante) y produce una ligera sensación de quemazón en la lengua.

El cerebro percibe este calor picante como si fuera dolor y para contrarrestarlo responde liberando endorfinas que potencian las sensaciones de bienestar. Este efecto se conoce en biología como el “gran efecto del pimiento”.

Como puedes ver, quien no se consuela es porque no quiere. Está claro que nunca antes los fabricantes de alimentación habían mostrado tanto interés por los alimentos que influyen en el estado de ánimo de las personas.

Tras los productos y alimentos de belleza orientados fundamentalmente a mejorar la forma física, los alimentos que influyen en el estado de ánimo podrían ocupar otro nicho en el campo de productos de valor añadido.

Y ya es evidente que los fabricantes ligan el mensaje “bueno para el ánimo…,bueno para nosotros”.

FUENTE:


Con toda esta información, la polémica sobre la alimentación de nuestro mundo occidental acelerado e industrializado está servida.


Los Niños y la Jardinería



Los Niños que practican la jardinería aumentan sus capacidades intelectuales.

Una de las preocupaciones más presentes en el desarrollo de los niños ha sido, al menos en las últimas décadas, la que concierne a sus capacidades intelectuales. Y entre las muchas opciones y actividades que se han dado para mejorar este aspecto de los infantes —cierto tipo de alimentación, de música, etc.— ahora destaca uno del que quizá no se esperarían estos resultados: la jardinería.

Muchos padres están muy preocupados del desarrollo cognitivo de sus hijos desde la gestación. Que la madre tenga una buena alimentación, que se exponga a música clásica, que el parto sea en las mejores condiciones. Una vez nacidos, la estimulación sigue siendo más que nunca, una de las preocupaciones más importantes para que el niño sea además de fuerte y sano, también inteligente.

En el Reino Unido la National Foundation for Educational Research realizó un estudio publicado por la Royal Hoticultural Society, que concluye que los niños que practican la jardinería, aumentan su desarrollo cognitivo, mejoran sus habilidades intelectuales, sociales y físicas; se vinculan con una vida más consciente de la salud física gracias a la buena alimentación, y socialmente adquieren conciencia ambiental, y al trabajar en grupo, una buena relación con sus pares y mejor autoestima.

De acuerdo a esta investigación, los niños que se forman en escuelas que incluyen en su programa educativo actividades de jardinería presentan sensibles mejoras en sus capacidades académicas e intelectuales, sociales y físicas, y, en general, un carácter inclinado al bienestar emocional.

El estudio consistió en entrevistar a 1.300 profesores y examinar 10 escuelas del Reino Unido, tanto de grandes como de pequeñas ciudades, encontrando que los niños que en sus colegios tenían programas de jardinería comprendían científicamente los procesos de las plantas y tenían un rico vocabulario. La motricidad fina, el sentido de la responsabilidad, la alimentación sostenible y sana, eran otros de los valores adquiridos por los niños mediante la práctica de la jardinería.


Ya lo sabes. Si tienes un hijo pequeño, haz que sea tu ayudante en la implementación de un huerto urbano. De esta manera se verá estimulado por la naturaleza, cuestión que con el éxodo del campo a la ciudad, se ha perdido casi hasta la extinción, porque se ha subvalorado el aporte que tiene la tierra en nosotros. Un error que debemos superarlo, para que las futuras generaciones se beneficien de él.

Sin duda, una buena opción a considerar en el desarrollo integral de los niños.





FUENTE:


Ser o No Ser


Ser o no ser, esa es la cuestión:
si es más noble para el alma soportar
las flechas y pedradas de la áspera Fortuna
o armarse contra un mar de adversidades
y darles fin en el encuentro. Morir: dormir,
nada más. Y si durmiendo terminaran
las angustias y los mil ataques naturales
herencia de la carne, sería una conclusión
seriamente deseable. Morir, dormir:
dormir, tal vez soñar. Sí, ese es el estorbo;
pues qué podríamos soñar en nuestro sueño eterno
ya libres del agobio terrenal,
es una consideración que frena el juicio
y da tan larga vida a la desgracia. Pues, ¿quién
soportaría los azotes e injurias de este mundo,
el desmán del tirano, la afrenta del soberbio,
las penas del amor menospreciado,
la tardanza de la ley, la arrogancia del cargo,
los insultos que sufre la paciencia,
pudiendo cerrar cuentas uno mismo
con un simple puñal? ¿Quién lleva esas cargas,
gimiendo y sudando bajo el peso de esta vida,
si no es porque el temor al más allá,
la tierra inexplorada de cuyas fronteras
ningún viajero vuelve, detiene los sentidos
y nos hace soportar los males que tenemos
antes que huir hacia otros que ignoramos?
La conciencia nos vuelve unos cobardes,
el color natural de nuestro ánimo
se mustia con el pálido matiz del pensamiento,
y empresas de gran peso y entidad
por tal motivo se desvían de su curso
y ya no son acción.

("Hamlet", William Shakespeare)






El Campesino y las Tormentas


Cuentan que un día un campesino le pidió a Dios le permitiera mandar sobre la naturaleza para que, según él, le produjeran mejor sus cosechas. ¡Y Dios se lo concedió!

Entonces, cuando el campesino quería lluvia ligera, así sucedía; cuando pedía sol, éste brillaba en su esplendor; si necesitaba más agua, llovía más regularmente y así sucesivamente.

Pero cuando llegó el tiempo de la cosecha, su sorpresa y estupor fueron grandes porque resultó un total fracaso. Desconcertado y medio molesto le preguntó a Dios por qué salió así la cosa, si él había puesto los climas que creyó convenientes. Pero Dios le contestó:

"Tú pediste lo que quisiste, más no lo que de verdad convenía. Nunca pediste tormentas, y éstas son muy necesarias para limpiar la siembra, ahuyentar aves y animales que la consuman, y purificarla de plagas que la destruyan".

Así nos pasa. Queremos que nuestra vida sea puro amor y dulzura, nada de problemas.

El optimista no es aquel que no ve las dificultades, sino aquel que no se asusta ante ellas, no se echa para atrás. Por eso podemos afirmar que las dificultades son ventajas, las dificultades maduran a las personas, las hacen crecer.

Por eso hace falta una verdadera tormenta en la vida de una persona, para hacerla comprender cuánto se ha preocupado por tonterías, por chubascos pasajeros.

LO IMPORTANTE NO ES HUIR DE LAS TORMENTAS SINO TENER CONFIANZA EN QUE PRONTO PASARÁN Y NOS DEJARÁN UNA BUENA COSECHA EN NUESTRAS VIDAS.



martes, 24 de julio de 2012

La Rosa del Desierto, Generador de Energía Psíquica



"La belleza de cualquier clase,

en su manifestación suprema,

excita inevitablemente el alma sensitiva

hasta hacerle derramar lágrimas."

(Edgar Allan Poe)









Siguiendo con un tema ya tratado con anterioridad en el blog, la Gemoterapia, hoy me voy a centrar en otro mineral: la frágil y resistente, confusa y hermosa a la vez, rosa del desierto. Una multiplicidad de formas dignas de admiración y contemplación, procedente de un mundo donde las arenas del tiempo y el desierto bailan al compás del viento, llenando la vida de color, formas y exóticos aromas, creando esta extraordinaria roca.


Sin duda, todos hemos oído hablar de ella y hemos visto este bonito mineral muy solicitado por los coleccionistas. Las rosas del desierto o drusas cristalinas, presente en zonas desérticas, principalmente, en el desierto del Sahara, en Túnez y Argelia, están compuestas por granos de arena y tienen gran interés mineralógico, ya que se trata de una roca sedimentaria detrítica formada por diversas capas de yeso, agua y arena. Este conjunto de formas lenticulares entrelazadas forma cristales muy bellos que recuerdan la forma de una rosa, en este caso pétrea, de ahí la denominación de "rosa del desierto".

El yeso del cual están constituidas cristaliza de muchas formas y una de ellas es haciendo este tipo de rosas o rosetones tan bonitos. Las rosas se forman entrando en contacto unas con otras, formando a veces, repletos "racimos" que en mineralogía se les llama agregados de yeso espático, aunque comercialmente en muchos lugares les siguen llamando selenita, o rosa de selenita.

Es muy blanda y suele ser de color arena oscura. Por su composición sería apta para usarse en la construcción, pero su contenido en arena hace inviable este uso, por lo que su interés es plenamente ornamental y/ o decorativo.

Tiene dimensiones muy variables. Existen ejemplares de pocos centímetros de diámetro y otros que pueden llegar a pesar decenas de kilos y que presentan un espectacular efecto estético.

Son de origen sedimentario, formado en ambiente evaporítico por precipitación directa de soluciones en conexión con rocas calcáreas y arcillas en depósitos evaporíticos asociados a antiguos mares o lagos salados, por hidratación directa de la anhidrita. También se puede formar en filones de yeso cuando en áreas volcánicas, cuando por acción fumarólica de aguas sulfurosas, los vapores de ácido sulfúrico reaccionan con las capas de caliza de las rocas encajantes y, también por la acción del ácido sulfúrico procedente de las piritas al actuar sobre la calcita de margas y arcillas calcáreas.

Para que se formen estos tipos de concreciones, son necesarias al menos dos condiciones esenciales: la presencia de un yacimiento evaporítico en profundidad y un clima árido. En el depósito evaporítico en profundidad, en efecto, el yeso es alcanzado por las aguas freáticas y meteóricas, lo que origina una solución de sulfato de calcio. Esta solución tiende poco a poco a ascender hacia la superficie, mediante el fenómeno físico de la capilaridad. Una vez alcanza cierto nivel, comienza a evaporarse, lo que hace cristalizar el yeso que contiene. Se forma así un agregado cristalino lenticular (es decir, una extensa lámina yesosa) en los terrenos próximos a la superficie, constituidos por arenas. Será el viento, mediante su acción excavadora sobre las arenas, el que hará emerger a la superficie el yacimiento de rosa del desierto.

Su aspecto exterior depende del desierto o lugar en donde se forman, Las hay marrones, más rojizas, grisáceas, más blancas y amarillentas. El aspecto terroso, es porque con los vientos, las finas arenas del desierto, quedan incrustadas en el yeso, formando esta capa de "rebozado" llamado “ aspecto sacaroideo”, o también, porque al cristalizar el yeso dentro de la arena porosa, al ir evaporándose el agua de las sales, éste no siempre es capaz de echar toda la arena fuera de sus cristales laminares. Se conocen más de 70 formas distintitas y se pueden encontrar por todo el mundo, en España son bonitas las rosas de Ulldemolins (Tarragona).

En ocasiones se confunde con la Baritina, que es sulfato de Bario que su nombre proviene de la Barita que es un óxido de Bario (BaO), porque ésta última a veces también cristaliza en forma de rosetas, aunque son distintas y, como puede encontrarse en desiertos de Oklahoma y en el Sáhara, comercialmente en estos lugares le hayan podido llamar Rosa del desierto también, lo que le debe de haber llevado a la confusión.










En resumen, sus propiedades fisicas son:

Sistema Cristalográfico
Monoclítico
Dureza
Muy blanda (de 1,5 a 2)
Fractura
Geométrica
Exfoliación
Laminar perfecta
Blanca
Fórmula
CaSO4·2H2O
Color
Suele ser de incolora, blanca o de color arena oscura
Brillo
Vítreo y perlino
Morfología
Cristales muy bellos parecidos a la forma de una flor
Fórmula
CaSO4·2H2O
Tipo Básico
Pétrea
Grupo
Sulfatos de Calcio
Textura
Grueso y Rasposo, aunque tiene un tacto suave y más cálido que el cuarzo debido a su baja conductividad térmica
Densidad
2.32 g./cm.3
Propiedades
La forma típica de presentarse es en macla punta de flecha o como un amasijo lenticular
Usos
Componentes de pinturas, esmaltes y vidrios

La Leyenda de la Rosa del Desierto
Son tantas las cualidades y la belleza de la rosa del desierto que llegó a inspirar una sencilla leyenda que dice que hace mucho tiempo un explorador descubrió por primera vez la rosa del desierto, ese mineral tan extraño que era muy hermoso, que decidió hacer un estudio acerca de él, después de salir del desierto andaba muy débil y fue llevado al hospital.

Tres días después un joven interesado por ese mineral decidió hacerle una entrevista sobre la rosa del desierto.

El explorador le dijo las características del mineral: la densidad es relativa, es de color blanca o incolora tiene mucho brillo y es muy pesada. El joven se despidió y le dijo que cuando tuviera su edad quería ser como él.

El señor ya murió y el joven también pero le contó a su hijo la leyenda para que se la dijera a su hijo y así sucesivamente, no se ha sabido más de la rosa del desierto.

El Poder Energético de la Rosa del Desierto
Las piedras, gemas  y minerales son llaves que podemos utilizar para abrir nuestro potencial como seres humanos. Expanden nuestra energía y nos ofrecen posibilidades curativas insospechadas. Nos hacen estar en armonía con los poderes creadores de las piedras, con nosotros mismos, con la Tierra y con el Universo.

El poder de las piedras comenzó cuando los primeros seres humanos sintieron alguna fuerza o poder de atracción en su interior. Inicialmente fueron usados como amuletos para desviar el mal.

El ser humano, además de un cuerpo físico, posee otros cuerpos energéticos mucho más sutiles que no pueden ser apreciados por nuestra visión actual. Estos cuerpos son:

- Vital o Etérico: Proporciona la actividad y vitalidad al cuerpo físico.
- Astral o Emocional: Genera nuestros deseos, sentimientos y emociones.
- Mental: Donde se originan todas nuestras ideas y pensamientos.

El principal uso que se le da a la rosa del desierto es el de generador de energía psíquica. Esta gema estimula la percepción telepática y es excelente para el tratamiento de la ansiedad, enseña a moderar las pasiones, aportando dulzura y fortaleza para hacer frente a situaciones difíciles, lo que la hace ideal para el tratamiento de cuadros depresivos y en crisis de ira. Ayuda a disolver las "programaciones" autoimpuestas que han estado operando en nosotros durante mucho tiempo, liberando el "programa" y ayudando a encontrar el sustituto adecuado a éste. Puede usarse para fortalecer las afirmaciones de nuestros propósitos.

Además, la rosa del desierto, puede ayudarnos a lo siguiente:

- Aliviar dolores de espalda, especialmente lumbalgias.
- Vencer el estrés, enfermedades nerviosas y mentales.
- Alejar la negatividad y los resentimientos.
- Vencer los celos y la envidia.
- Despertar en nosotros el don de la creatividad.
- Vencer los complejos de inferioridad o timidez.
- Prevenir problemas de riñón, aparato reproductor y urinario.
- Resolver problemas de relación social que nos impiden relacionarnos cordialmente con los demás.
- Aliviar dolores e infecciones que originan los cálculos en la vesícula y riñón.
- Vencer problemas mentales o psicológicos, especialmente depresión y neurosis.
- Fortalecer el poder y la fuerza de voluntad.
- Vencer pensamientos pesimistas.
- Aliviar enfermedades crónicas psicológicas.
- Aliviar dolores producidos en las extremidades por mala circulación, artrosis o artritis.
- Aumentar la concentración y conseguir el equilibrio físico, psíquico y espiritual.
- Aumentar la creatividad.
- Eliminar miedos, temores, angustia y ansiedad.
- Eliminar la tristeza y la depresión, potenciando el equilibrio mental, la memoria y la inteligencia.
- Protección del aura, impidiendo que espectros astrales se adhieran a ella.
- Mejorar enfermedades digestivas.

Para que surtan efecto estos beneficios es indispensable tenerla cerca, pues su poder alcanza un perímetro de 90 cm. Para preservarlos en buen estado, los ejemplares deben protegerse del polvo y nunca deben lavarse con agua caliente debido a la fácil exfoliación del yeso.


FUENTES: