martes, 29 de mayo de 2012

El Rosa, ¿Color de la Tranquilidad?



Celda pintada de rosa en una cárcel de Suiza
Varios internos violentos que incendiaron una prisión fueron separados del resto. Pero cuando volvieron a sus celdas, los esperaba una sorpresa: las paredes fueron pintadas de rosa para tranquilizarlos. “Eso sí es rosado”, dijo sorprendido uno de los ocho reclusos que había vuelto a la prisión ubicada en la zona rural de los Estados Unidos. Los internos habían incendiado una cárcel el mes anteior en Missouri y, tras ser separados del resto, volvieron al centro de reclusión. Allí se llevaron la sorpresa: las autoridades habían pintado las paredes de sus celdas de rosa con ositos azules.

El comisario del condado de Dallas, Mike Rackley, dijo que esperaba que el nuevo color, “rosado Pepto-Bismol”, tuviera un efecto tranquilizante en los internos, cuyas celdas también estaban ornamentadas con ositos azules pintados en las paredes.

Hubo muchos estudios realizados por algunas universidades y han determinado que el rosa es un color tranquilizante“, dijo Rackley a la agencia AFP. "Esperamos que tendrá el mismo efecto en los internos”.

Rackley dijo que un total de 34 internos, desde asesinos, violadores y farmacodependientes hasta traficantes, serían hospedados en la prisión una vez terminada la remodelación.

No soy necesariamente un fanático del color rosa pero usaremos cualquier cosa que haya sido demostrado que funciona”, dijo. “Somos una guardería para adultos y básicamente son incapaces de controlar su comportamiento en público, así que debemos recluirlos aquí para controlar su comportamiento”.

"Estoy seguro que el color rosa tendrá un efecto calmante en ellos”, concluyó. Sin embargo, experimentos posteriores demostraron que la variable determinante no era el color sino el cambio (pintar las celdas aunque fuese de otros colores).

Fuera por la serenidad que aportaba el color, por la paredes recién pintadas o por la sensación de higiene y limpieza, el experimento demostró que los presos se encontraban más calmados y muchos de ellos, al salir de prisión, no volvían a delinquir. Luego, de una forma u otra, el experimento parece que tuvo éxito y a los reclusos les benefició.

video


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por dejar aquí tus comentarios.